Inunda tu hijo de palabras bonitas

 

Está claro que los padres amamos a nuestros hijos, pero ¿cuántas veces lo decimos?

En el día a día se presentan muchas ocasiones para criticar a nuestros hijos: que no comen bien, que no duermen bine, que no va bien al colegio … sin embargo las ocasiones para manifestar nuestro amor parecen muy pocas.

 

Si aprendemos a inundar a nuestros hijos con palabras bonitas, crecerá en la felicidad.

 

 

Los niños necesitan sentirse queridos.

Querer a un niño no es sólo alimentarle, cuidar por su salud, su sueño y su educación.

 

Querer es educar a la felicidad.

 

Querer es inundar de palabras bonitas.

 

Muchos adultos no recuerdan palabras de cariño en la infancia, no recuerdan que sus padres nunca le hayan dicho –te quiero, hijo mio

 

Pero recuerdan las críticas, recuerdan los comentarios sarcásticos, recuerdan los -¿eres tonta?- y los -¡eres mala!

 

Las palabras que recordamos de nuestra infancia han marcado nuestra actitud y manera de vivir.

 

Para los niños lo que dice el adulto es LA VERDAD, su vida se construye en los comentarios de sus padres.

 

Algunas de las que somos madres ahora, han sido educadas así.

 

Nos vemos entonces en una lucha interior muy importante.

 

Si de un lado vemos los fallos de nuestros hijos y nos esforzamos cada día para no repetir el error de nuestros cuidadores y no reprocharle con comentarios negativos, del otros necesitamos expresar amor a nuestros hijos y no sabemos.

 

No conocemos palabras para expresar amor a los niños porque nunca la hemos escuchadas.

 

Como madres respetuosas, madres que quieren que su hijo viva feliz, debemos aprender estas palabras de cariño.

 

Debemos aprender a inundar nuestros hijos de palabras bonitas.

 

Buscar en nuestros corazones las palabras más guapas, limpiarlas del resentimiento y del rencor que hemos acumulado en nuestra misma infancia y regalaras a nuestros hijos como joyas.

 

Si re-descubrimos juntos a nuestros hijos el verdadero significado de las palabras – te quiero, hijo mio– ,no sólo nuestros hijos se sentirán más amados y crecerán en la felicidad, sino que nosotras mismas re-descubriremos en nuestro interior unos sentimientos acallados desde hace años.

 

Podemos encender la felicidad en nuestras vidas y en la vida de nuestros hijos … que aprenderán así todas las palabras bonitas para expresar su amor a sus proprios hijos … , en generaciones….

 

Encontramos todos los días muchas razones para alabar a nuestros hijos, para maternar, para manifestar  que es querido, amado, respetado….

 

Tendremos mejores adultos en el mundo de mañana.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies