Me siento fea

 

Después de la gran acogida del artículo de la semana pasada “Nuestra dejadez refleja un patriarcado intrínseco”, me gustaría enfrentar una vez más el tema de nuestro físico, ese “envoltorio” que nos compone, lo único que los demás ven de nosotras.

Muchas mamás se sienten feas, se ven al espejo y no se gustan, por cuanto intenten maquillarse, adelgazar y adornar su físico con ropas a la ultima moda.

 

me siento fea

“Me siento fea” es la frase que muchas de nostras repetimos mirándonos en el espejo.

Si nos sentimos feas, si nosotras mismas nos vemos feas … lamentablemente siempre lo seremos por cuanto intentemos adornar y modificar nuestro cuerpo.

 

Esta fealdad que vemos reflejada en el espejo se basa en unos cánones que hemos aprendido en los medios de comunicación; la televisión y la publicidades nos presentan mujeres preciosas, finamente vestidas, excesivamente maquilladas, delgadas, con senos turgentes y caderas sutiles.

 

¿Quién ha establecido estos cánones si no una sociedad aún íntimamente machista?

 

Nosotras NO somos así.

 

Nosotras somos REALES.

 

Y en nuestra realidad caben nuestros cabellos desarreglados y no cortados a la última moda, caben nuestras barrigas abultadas de mamás y no los vientres planos de las publicidades de yogures, caben nuestra caderas anchas de paridoras y no las figuras filiformes de las modelos, caben nuestras caras limpias de maquillaje y no las mascaras que vemos a las presentadoras de la televisión.

 

Dejemos de mostrarnos ante el mundo como muñecas, como objetos, como maniquí que intentan disfrazar su cuerpo y su “fealdad”.

 

Dejemos de sentirnos juzgadas por una sociedad machista que nos quiere ver perfectas.

 

Porque nosotras somos preciosas, somos bonitas, somos guapas.

 

Somos guapas así como somos.

 

Arreglamos entonces nuestros cuerpos a nuestro proprio gusto para sentirnos íntimamente guapa siendo nosotras mismas.

 

Dejemos de buscar la aprobación de los demás para amarnos a nostras mismas tal y como somos.

 

Si aprendemos a sentirnos guapas nosotras mismas, seremos guapas para todas las personas que nos quieren y que viven a nuestro alrededor, especialmente para nuestros hijos.

 

Nuestros hijos que no quieren una mamá muñeca sino una mamá entera, segura de si misma y guapa en su propria realidad.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies