SÓLO necesito que me entiendan

 

Cuando estamos embarazadas cambia nuestra percepción, somos más sensibles, más abiertas al mundo interno y más receptivas.

Y estas nuevas percepciones pueden chocar con nuestro  entorno, con las personas que viven a nuestro alrededor.

 

-SÓLO necesito que me entiendan- me dijo una mamá primeriza embarazada el otro día, entre lágrimas.

 

Mi respuesta fue un abrazo, un abrazo sentido, un abrazo verdadero, un abrazo que demostraba que YO sí la entendía.

 

sólo necesito que me entiendanphoto credit: Heike Giesler (slow) via photopin cc

 

Pero ¿por qué los demás no?

¿Por qué no se saben meter en su piel, por qué no saben entender que esa mamá SÓLO necesita empatía, sólo necesita que la entiendan?

Ni más dinero, ni más tiempo, ni más palabras … SÓLO empatía.

 

¿Por qué muchas, demasiadas madres embarazadas, están en estas condiciones?

¿Por qué para muchos es difícil entenderlas, y incluso, incluso, las tachan de locas?

 

Ay, si lo que están haciendo es CREAR Y CRECER DENTRO DE ELLAS UNA NUEVA VIDA.

¿No merecen todo el respeto del mundo?

¿No merecen toda la empatía de las personas que están a su lado?

Maridos, padres, médicos, profesionales y incluso vecinos … esa mamá SÓLO quiere que la entendéis.

SÓLO pide eso, sólo pide comprensión y cariño, sólo pide ser apoyada y ayudada en este momento tan importante y a la vez tan difícil de su vida.

 

Más empatía hacia las madres embarazadas.
SÓLO esto pido, SÓLO esto piden.

 

 

 

Con un corcho y unas chinchetas aprendes colores, números y letras

Muchas veces cuando me planto delante del ordenador para contarte actividades para tus hijos tengo la mente como el papel, en blanco. Aunque no te lo creas, no soy una fuente inagotable de ideas (¡ojalá!) y aunque en la red hay muchas actividades, me gusta haberlas disfrutado con mis hijos para contarte mi experiencia. Y me pasa como a ti, que soy madre y no tengo mucho tiempo en el día a día para preparar una actividad.

Afortunadamente, mi hijo de 5 años es una fuente de ideas excepcional. Yo puedo estar doblando la ropa, por ejemplo, y él sólo elige algo entre todo el material que tengo amontonado en estanterías y se pone a jugar. La última vez eligió un salvamantel de corcho con unas chinchetas (es un material preparado para facilitar la memorización de las tablas de multiplicar) pero él lo usó para otra cosa y es lo que quiero compartir contigo en este artículo.

En la imagen puedes ver el material que eligió mi hijo.

Corcho y chinchetas

No tiene que ser exactamente este material, puedes utilizar:

  • un tablón de corcho rectangular de los que usamos para colgar notas
  • un trozo de cartón más o menos grueso y grande, como los de las cajas que se utilizan en el envío de paquetes
  • si tienes en casa, el corcho blanco para proteger lo que va dentro de las cajas
  • bandejas de polispan de las que utilizan en la frutería, por ejemplo
  • cartón pluma
  • en general, cualquier material sobre el que se puedan clavar las chinchetas fácilmente

Lo primero que hizo fue quitar todas la chinchetas de su sitio, las clasificó por colores, y luego las puso nuevamente en el corcho. Con esta actividad tan sencilla está reforzando el pensamiento lógico, fijándose en una cualidad de los objetos para clasificarlos, desde el estilo de aprendizaje visual y kinestésico. Para incorporar la parte auditiva en esta actividad, simplemente nombra el color.

Mi hijo ya reconoce perfectamente los colores pero le sigue gustando clasificar los objetos por de esta forma. Para que tu hijo juegue a aprender los colores te aconsejo que hagas unas etiquetas en tres partes Montessori de los colores como las que te muestro en la imagen.

Etiquetas en tres partes Montessori de los colores

Como trabajar con las etiquetas en 3 partes Montessori

Puedes empezar de la forma más sencilla, con la etiqueta (3) que contiene sólo el color del objeto.

Aprendizaje de los colores de forma visual, auditiva y kinestésica con la etiqueta color

Si ya reconoces letras y va leyendo poco a poco, puedes cambiar la etiqueta (3) por la etiqueta (4) que es la que contiene el nombre del color.

Aprendizaje de los colores de forma visual, auditiva y kinestésica con el nombre

La etiqueta (1) la puedes utilizar de dos formas. La primera igual que en los casos anteriores para que vaya asociando el color con su nombre.

Aprendizaje de los colores de forma visual, auditiva y kinestésica con el nombre y el color

Pero también puedes utilizar la etiqueta (1) como etiqueta de control para que tu hijo juegue él solo a esta actividad con la etiqueta que tiene el nombre del color, la etiqueta (4), y se autocorrija al finalizar la actividad comparando la etiqueta del nombre, la (4), con la que tiene el nombre y el color, la (1).

Esta forma de aprender, con materiales autocorrectivos, es la mejor porque:

  • le permite al niño realizar a él solo la actividad fomentando su autonomía
  • respeta su ritmo de aprendizaje porque él decide cuántas veces repetir la actividad
  • le permite evaluarse a sí mismo y no depender de un adulto, por lo que refuerza su autoestima al no oír comentarios externos como “lo has hecho mal”.

Después de clasificar las chinchetas por colores, las quitó del corcho y las colocó nuevamente. Yo le veía y parecía que no seguía un orden pero, cuando acabó, me enseñó todo orgulloso su trabajo.

– Mamá, mira. ¿Qué es?

– Mmmm. Parece una letra, ¿no?

– ¡Que noooo! Es un 4.

– ¡Anda! ¿Haces otro a ver si lo adivino?

Aprendizaje visual, auditivo y kinestésico de los números con chinchetas

Así estuvimos jugando un buen rato. De esta forma estuvo aprendiendo a escribir los números del 0 al 9 de una forma visual y kinestésica. La parte auditiva era la propia adivinanza 😉

Cuando se cansó de escribir números, le propuse que escribiera letras. Así, con un mismo material también reforzó la lectoescritura de forma visual, auditiva y kinestésica.

Aprendizaje visual, auditivo y kinestésico de las letras con chinchetas

¿Qué pasa si tu hijo no conoce los números o las letras y no sabe escribirlos? Puedes ayudarle escribiendo el número o la letra con rotulador en el corcho (o en el material que has elegido). En esta forma de jugar es mejor que utilices el cartón en vez de el corcho para poder reciclar el corcho en otras actividades.

Con el número o la letra ya trazada, le explicas que tiene que colocar las chinchetas sobre la línea o hacer agujeros con un punzón para escolares y, de una forma tan sencilla, tienes una actividad visual y kinestésica de lectoescritura de números y letras. Si nombras la letra o el número a medida que pica con las chinchetas o el punzón, conectas con el estilo de aprendizaje auditivo.

¿Vas a jugar con tu hijo y a aprender los colores, los números y las letras respetando su estilo de aprendizaje, ya sea visual, auditivo o kinestésico?

¿Qué más actividades se te ocurren con estos materiales (corcho, cartón, chinchetas, punzón, etc.)? ¡Escribe tus ideas en los comentarios!

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Fatiga por compasión

Los profesionales que trabajamos ayudando a aliviar el sufrimiento  a los demás podemos ser victimas de  FATIGA POR COMPASIÓN.

Según Figley, psicólogo, terapeuta familiar y profesor universitario, la empatía es la clave para trabajar con personas dolidas a nivel físico-emocional sin embargo también es una conducta que puede lastimar a nivel interno a los terapeutas.

Los terapeutas automáticamente absorben informaciones sobre el sufrimiento, el dolor, el miedo, la desesperanza …reviven  los sentimientos de las personas que apoyan y se cargan con sus problemas.

Cuanto más el terapeuta es empático, más es el riesgo de que padezca fatiga por compasión.

 

fatiga por compasión photo credit: AveLardo via photopin cc

La fatiga por compasión se  manifiesta como un estrés que afecta diferentes áreas de la vida del terapeuta y sus síntomas pueden ser :

– palpitaciones

– dolores de cabeza

– tensiones musculares

– cansancio

– desconfianza

– aislamiento

– vulnerabilidad

– dificultad de atención

– miedo

– tristeza

– ira

– desesperanza

– pesimismo

– ansiedad

 

A menudo el terapeuta se ve entre 2 fuegos, de un lado siente que las personas a las que apoya lo necesitan, a menudo se expresa con frases como – me necesitan- – nadie puede ayudarlos como lo hago yo- y no quiere reducir su  compromiso con su trabajo pero por otro lado se enfrenta a su propio estrés, a la desgana, a la falta de concentración que le empujan  a desconectar del trabajo y/o dar menos de si mismo.

La fatiga por compasión afecta a la resilencia dificultando la recuperación emocional de terapeuta y le lleva a poner el práctica  respuestas silenciadoras, es decir, en lugar de empujar a sus pacientes (o clientes) a desahogarse para aliviar sus problemas, tiende a redirigirlos hacia temas menos estresantes, a minimizar, a distraerse … lo que afecta directamente el trabajo con las personas a las que apoya.

 

Así, de una forma inconsciente, el exceso de empatía se convierte en frialdad, en indiferencia.

 

Es entonces extremadamente importante para los profesionales cuyo trabajo se basa en la empatía establecer sus propios  límites, internos y externos, para evitar la  fatiga por compasión  y poder seguir nuestro trabajo de forma activa y constructiva.

Si te interesa ampliar este tema y controlar si sufres o no fatiga por compasión, te invito a descargar el  pdf

ProQOL -vIV
PROFESSIONAL QUALITY OF LIFE
Cuestionario de Fatiga de Compasión y Satisfacción

 

 

 

Creando veo-veo historias

Me gusta adaptar actividades que he visto en otros blogs a los gustos de mis hijos, o juntar ideas que descubro mientras deambulo por la red, tomar un poco de allí y de allá, probar el resultado, cambiar lo que no les convence… Al final, es como elaborar una buena comida, ¿no crees?

En el tema de la diversión y el aprendizaje me considero el equivalente a una persona <<cocinillas>>, una de esas personas que disfrutan realmente de lo que están preparando en la cocina y del resultado. Es un proceso con unas cuantas fases, en el que la imaginación y la creatividad intervienen y mucho. No me gusta mucho cocinar, la verdad, yo soy de las personas que siguen una receta paso a paso y sin saltarme ninguno para que el resultado sea comestible. En cambio, los <<cocinillas>> hacen maravillas con una simple receta: cambian algunos ingredientes para probar nuevos sabores, lo hacen al horno en vez de a la plancha (es un ejemplo), le añaden otro acompañamiento, lo decoran de otra forma… Y saben disfrutar de cada paso.

En este caso he preparado una actividad “cocinilla”, he juntado unas cuantas ideas para que los niños de 3 a 8 años jueguen y aprendan las letras, estimulen la concentración y la imaginación, practiquen la escritura creativa y refuercen la expresión oral y la lateralidad. La actividad se llama “Creando veo-veo historias” y es adecuada para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico).

Materiales que necesitas:

  • Trozos de cartón. Los puedes conseguir recortando las cajas de cereales.
  • Tijeras
  • Cinta de carrocero
  • Lápiz

Materiales para crear veo-veo historias

La actividad se basa en el juego del veo-veo clásico y es preferible que el primer jugador seas tú para que tus hijos vean cómo se juega.

– Veo, veo.

– ¿Qué ves?

– Una cosita.

– ¿Y qué cosita es?

– Empieza, empieza por… “m” (con niños pequeños de 3 a 5 años es conveniente que digas el sonido de la letra en vez de su nombre; es decir, que digas “mmm” en vez de “eme”) (aprendizaje auditivo de las letras)

Corta un trozo pequeño de cinta de carrocero y pégala en el extremo superior izquierda del cartón. Es conveniente pegarlo en ese sitio para trabajar la lateralidad (te indico cómo más adelante). Escribe en ese trozo “m”.

Ahora, por cada palabra que diga otro jugador intentando adivinar la que has pensado, se corta un trozo de cinta de carrocero y se pega a continuación de la anterior hasta llegar al extremo derecho del cartón. Cuando ya no quepa un nuevo trozo, se pega en la segunda fila del extremo izquierdo. De esta forma refuerzas la lateralidad porque trabajas la idea de que se escribe de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

El jugador que dice la palabra la escribe en la cinta de carrocero. Con esto, estás reforzando la lectoescritura en niños auditivos (dicen la palabra), visuales (la ven escrita) y kinestésicos (la trazan).

Si algún jugador no sabe escribir o no conoce todas las letras de la palabra, ayúdale tú: puedes escribir la palabra en un folio aparte y que él la copie, o podéis formar juntos la palabra con un alfabeto de madera o magnético o con el alfabeto móvil Montessori y tú la escribes en la cinta de carrocero, etc.

El juego sigue hasta que un jugador adivina la palabra que has pensado. Y será el último trozo de cinta de carrocero que se pega en el cartón.

Ahora volved a jugar varias rondas, procurando que todos los niños que participan hayan pensado una palabra. Jugad todas las veces que queráis pero no tires las tarjetas de cartón porque os van a servir para seguir jugando.

Jugando a crear veo-veo historias

Te propongo una segunda actividad para jugar con las palabras de las tarjetas de cartón. Puedes optar por escoger únicamente las palabras adivinadas (las últimas escritas en cada tarjeta) o todas las palabras que habéis ido diciendo para averiguar la palabra pensada.

Para que sea más fácil jugar, escribe cada palabra de forma separada en una tarjeta. Si tenéis muchas tarjetas, las puedes dividir en grupos para jugar varias veces. O si hay muchos jugadores, repartir un grupo de tarjetas a cada uno. También podéis formar equipos de 2-3 jugadores para esta actividad.

Con cada grupo de tarjetas, colócalas sobre una superficie (la mesa, el suelo) de forma desordenada. El juego consiste en que cada jugador/equipo invente una historia con las palabras de las tarjetas (escritura creativa). Puedes dibujar también la imagen que corresponde a cada palabra para facilitar el juego a los niños de 3 a 5 años.

Por ejemplo, con las siguientes palabras

Palabras e imágenes para crear veo-veo historias

se puede jugar de varias formas:

  • Cada jugador/equipo piensa y escribe su propia historia en la que aparecen esas palabras y, por turnos, la cuenta a los demás (expresión oral).

Para el primer grupo de palabras, por ejemplo:

Estaba sentado en el sofá comiendo una manzana para merendar. En la tele salía un coche y esquivaba un árbol para no chocarse.

Si los niños son pequeños ayúdales tú y creáis un cuento con pictogramas. Tú escribes las frases y ellos pegan en el sitio adecuado las imágenes.

A los chicos mayores puedes proponerles que dibujen la historia como en un cómic, mezclando ilustraciones con textos.

  • Jugáis todos con todos. El primer jugador/equipo dice una frase en la que aparezca la primera palabra; el segundo jugador/equipo, otra frase con la segunda palabra; etc.

Primer jugador/equipo: Estaba sentado en el sofá.

Segundo jugador/equipo: La farola de la calle no se encendió.

Primer jugador/equipo: Mi merienda es una manzana.

Segundo jugador/equipo: El césped estaba mojado porque habían regado.

Etc.

Habéis escrito muchas frases con la que tenéis que escribir la historia. La historia la podéis escribir, dibujar o hacer un cómic como antes.

No hace falta que las frases aparezcan en el orden en el que las habéis dicho y escrito, aunque es lo más natural y es lo que van a hacer los niños. Así
que explícales este dato, que las frases pueden colocarlas en cualquier orden.

Po último, te propongo la tercera actividad para reforzar la expresión oral, la memoria visual, la imaginación y reconocer y cumplir las normas “atípicas” de un juego. Se elige un jugador que se coloca en el centro. El resto de los jugadores eligen una de las tarjetas al azar y la pegan con cinta de carrocero a la espalda de este jugador.

El juego consiste en que el jugador del centro debe adivinar la palabra de su espalda haciendo preguntas a los otros jugadores pero sólo pueden responder “sí” o “no” a las preguntas y con mímica. Lo más fácil para empezar este juego es empezar a preguntar por cosas generales para ir delimitando poco a poco. Por ejemplo:

  • ¿Es una persona? (No)
  • ¿Es una cosa que se come? (No)
  • ¿Es una cosa grande? (con las manos pueden decir lo grande que es)
  • Etc.

¿Qué te parecen las actividades de esta semana? ¿Cuántas más se te ocurren? Cuéntame todo lo que quieras en los comentarios.

 

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Empatía no es compasión

 

Como ya te dije en el post Empatía no es simpatía, son muchos los sentimientos que se pueden confundir con la empatía y es esencial, especialmente para las profesionales que trabajan con madres, tener bien clara la diferencias entre los varios conceptos.

A veces pensamos que sentir empatía es sentir compasión … no hay nada más equivocado.

 

La empatía tiene como base la conexión con el otro, es decir, el sentimiento IMPLICA la participación activa de las 2 personas.

Empatía es SENTIR con el otro. 

 

La compasión no conecta, es decir,  sólo  nutre a nosotras mismas que sentimos pena o lástima por la persona que sufre.

Compasión es sentir A TRAVÉS del otro. 

empatia no es compasionphoto credit: Pensiero via photopin cc

 

A menudo apoyamos madres que han sufrido violencia (física, emocional, doméstica, obstétrica…) y necesitan desahogar  sus sentimientos, la actitud ideal en estos casos es trabajar desde la empatía y NO desde la compasión.

Las personas que se desahogan con nosotras no buscan dar pena, simplemente buscan alguien que las entienda, que le ofrezca su hombro para llorar, que las abrace y sienta con ellas.

 

Simplemente buscan empatía … 

 

Es entonces ESENCIAL para nosotras, profesionales que trabajamos con madres, tener BIEN claras estas diferencias para ayudarlas  de forma activa. 

 

 

Saber mirar entre lineas

Cuando estamos embarazadas o tenemos un bebés parece que la sociedad nos obliga a ser felices.

Cualquiera nos pregunta por nuestra barriga o nuestro bebé y estamos obligadas a decir que todo está genial.

No sólo la maternidad en sí, sino también las relaciones con nuestra pareja, nuestra familia, nuestro médico …

Parece que las madres embarazadas o puérperas deberíamos ser  inmunes a los problemas.

Cuando en realidad es justamente lo contrario, en esta fase de nuestras vidas nos basamos mucho en nuestro lado emocional, no sólo el más pequeño problema puede hundirnos, sino que además nos damos mucha más cuenta de las faltas de respeto, de las incomprensiones, de las actitudes patriarcales.

… pero no podemos decirlo porque esa NO es la imagen de mamá que tenemos, ni nosotras ni la sociedad.

No podemos decirlo porque seríamos diferentes, haríamos algo que va en contra de lo bien visto. 

saber leer entre lineasphoto credit: Melissa Segal via photopin cc

Y esta actitud la mantenemos constantemente, tragamos las contestaciones tajantes, tragamos las lágrimas y los desahogos y nos pegamos en la cara nuestra mejor sonrisa.

Por esto es TAN importante para las profesionales empáticas que trabajan con madres SABER MIRAR ENTRE LINEAS.

 

Saber indagar con preguntas acertadas, saber detectar inflexiones en la voz, saber analizar el lenguaje de las madres que nos consultan para descubrir unos problemas o unas dudas que la misma madre no había visto o no  había querido ver.

Gracias a nuestro apoyo y a nuestra empatía podemos abrir los ojos y la mente de esta mamá para empujarla no sólo a vivir la maternidad que quieres sino a abrirse a su propio crecimiento personal como persona.

Ayudándola en este momento a indagar en ella misma, le estamos enseñando como hacerlo para aplicarlo en cualquier momento de su vida.

Enseñándole a aceptarse y quererse cuando más le necesita, le estamos trasmitiendo la importancia de su propia autoestima.

Apoyándola a crecer como persona para vivir una maternidad más consciente y positiva, la estamos conscienciando para que aplique su amor incondicional en ella misma y en su entorno.

Saber mirar entre lineas es fundamental  para dar un apoyo empático y real a las madres.

 

 

 

 

Marcadores de las tallas de la ropa (III)

Este artículo es el tercero y el último de la serie que he preparado con el recurso “marcadores de plástico de las tallas de la ropa” y en él te cuento actividades para jugar con las matemáticas para niños de 6 a 8 años y para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico).

Nota: Los dos artículos anteriores (el I y el II) están centrados en actividades matemáticas, de lectoescritura, de psicomotricidad fina y de concentración para niños de 3 a 5 años.

Los materiales que necesitas para que tu hijo juegue son:

  • Los marcadores de plástico de las tallas de la ropa
  • Folios o pizarra
  • Lápices, rotuladores, etc
  • Un cordel de lana o un cordón de un zapato
  • Un dado
  • Gomets (pegatinas de colores)

PRIMERA ACTIVIDAD. Te muestro los marcadores que tengo yo para que adaptes la actividad a los que tú tienes.

marcadores_de_tallas_clasificacion_mda_opt

El juego consiste en hacer una tabla de doble entrada (área de matemáticas, razonamiento lógico) clasificando los marcadores e indicando la cantidad de marcadores que hay de cada tipo. Para que sea más fácil, tu hijo puede ir colocando dentro de la celda correspondiente los marcadores y, después, contarlos y anotar el número. Además, de esta forma favoreces el estilo de aprendizaje visual y kinestésico.

Te incluyo la tabla que queda con mis marcadores:

tabla_de_doble_entrada

 

La SEGUNDA ACTIVIDAD que te propongo es muy similar a una que ya te propuse para los niños de 3 a 5 años, y es la decrear series lógicas con los marcadores de plástico (área de matemáticas, razonamiento lógico, estilos de aprendizaje visual y kinestésico), pero para niños de 6 a 8 años te sugiero que mezcles colores y letras o números. Es decir, que combines ambas cualidades a la hora de crear la serie.

Para esta actividad fíjate en la tabla de doble entrada y escoge aquellos marcadores con más de unidad.

Además, podéis intercambiar los papeles. Unas veces eres tú el que propones y otras veces es tu hijo el que prepara la serie para tú adivinar cuál es el siguiente. Así estás trabajando el razonamiento directo y el inverso.

 

La TERCERA ACTIVIDAD  la he pensado para jugar y calcular los complementarios del 10 o los amigos del 10 (área de matemáticas) de una forma visual, auditiva y kinestésica. Para esta actividad
necesitas 10 marcadores de la ropa y un trozo de lana o un cordón de un zapato. Para que sea más fácil manipular los marcadores puedes atar los extremos entre dos patas de una silla como te muestro en la imagen.

El juego consiste en distribuir los 10 marcadores entre ambos extremos de tal forma que la suma siempre es 10. Podéis jugar de la siguiente manera.

  • A la izquierda tener 0 marcadores y a la derecha 10. Por tanto tenemos la combinación 0 + 10 = 10
  • A la izquierda tener 1 marcador, a la derecha 9 marcadores. 1 + 9 = 10
  • Y seguir en secuencia hasta formar 10 + 0 = 10

Es conveniente que tu hijo vaya diciendo en voz alta lo que ve y que, posteriormente, escriba en un papel o en una pizarra la operación que está realizando.

Si ves que de esta forma lo hace bien, puedes complicarlo un poco. Dejar a la izquierda un número aleatorio de marcadores y tapa con la mano el número que hay a la derecha. Ahora tu hijo te debe decir diga cuántos hay a la derecha, pero sin contarlos (cálculo mental). Para reforzar el conocimiento te aconsejo que lo siga escribiendo.

 

La CUARTA ACTIVIDAD es muy similar a la anterior y consiste en realizar sumas sencillas mediante cálculo mental (área de matemáticas, aprendizaje visual, auditivo y kinestésico). Necesitas tarjetas de números, como las tabillas de madera Montessori, o las puedes crear tú perfectamente.

Escoges un número y el juego consiste en distribuir de 2 o 3 formas distintas un número de marcadores a la izquierda y a la derecha cuya suma sea el que hay en la tarjeta del número. Es conveniente que tu hijo vaya escribiendo la operación que está realizando.

 

QUINTA ACTIVIDAD. Tienes que fabricar tarjetas de atributos similares a las tarjetas de atributos de los bloques lógicos de Dienes pero teniendo en cuenta las cualidades de los marcadores de plástico que tengas.


Nota: Los bloques lógicos de Dienes son 48 piezas definidas por cuatro cualidades: color, forma, tamaño y grosor. Hay tres colores (amarillo, rojo y azul), cuatro formas (círculo, cuadrado, triángulo y rectángulo), dos tamaños (grande y pequeño) y dos grosores (grueso y fino).

Es fácil crear las tarjetas fijándote en la tabla de doble entrada. A modo de ejemplo, puedes descargarte mis tarjetas de atributos con los marcadores que yo tengo para crear las tuyas.

El juego que te propongo es para reforzar el razonamiento lógico de forma visual, auditiva y kinestésica. Dibuja en un folio o en una cartulina un círculo en grande (o un óvalo). Escoge una tarjeta y ponla dentro del círculo.

Tu hijo te debe decir si hay marcadores con ese atributo y colocar todos los marcadores que cumplan con esa cualidad dentro del círculo, y colocar los marcadores que no la cumplan fuera del círculo pero dentro del folio (el folio delimita el espacio de trabajo).

 

Y la SEXTA ACTIVIDAD, la última. Esta actividad es una ampliación del juego de mesa que te propuse para los niños de 3 a 5 años. El juego es el mismo y simplemente, al final de cada partida, tenéis que anotar el número de marcadores que habéis utilizado para formar la torre más alta sin que se caiga (ya sea con la versión del juego formando la torre en el centro o formando cada jugador la suya).

Una vez que habéis hayáis jugado varias rondas (lo ideal es que juguéis muchas rondas para que esta actividad se pueda realizar mejor) y tengáis anotados muchos números, debéis reflejarlos en un diagrama de barras.

Por ejemplo, si tenéis los números 3, 4, 6, 7, 6, 5, 8, 7, 6, 4, 9, 5, 5, 8, el diagrama de barras que obtenéis es el siguiente:

Diagramas de barras contabilizando los resultados

Nota: Podéis dibujar cualquiera en cualquier orientación, te indico unos ejemplos. Lo ideal es que no dibujéis el diagrama siempre en la misma orientación para reforzar la visión espacial.

Sobre el diagrama de barras puedes hacer muchas preguntas:

  • ¿cuál es la torre más frecuente?
  • ¿cuál es la menos frecuente?
  • ¿cuál ha sido la más alta, o la más baja?
  • ¿ha ganado una partida alguna torre con 2 marcadores?
  • etc.

 
Como ves, este recurso nos ha permitido aprender matemáticas de una forma visual, auditiva y kinestésica. ¿Se te ocurren más actividades? ¡Cuéntalas en los comentarios!
 

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Las mamíferas SABEMOS parir

Los humanos somos animales mamíferos … NO HAY DUDAS sobre esto.

Pero nuestra cultura lo acepta cada vez MENOS  porque siempre más a menudo  filtra las experiencia y las sensaciones a través de los pensamientos  racionales en lugar de usar los instintos básicos.

Es el precio que hemos pagado por tener tantos adelantos técnicos … nos hemos OLVIDADO que SABEMOS hacer las cosas GRACIAS a nuestros instinto … simplemente como animales que somos.

Lo vemos cada día y en todas las situaciones de la vida pero especialmente en las ocasiones en que nuestras actitudes y reacciones SE BASAN en el instinto, como es el caso del parto.

Las mamíferas SABEMOS parir. 

el parto

Todos los miedos y dudas que tenemos, especialmente en el primer parto, DESAPARECEN si tenemos MUY claro el hecho de que sabemos parir como lo hacen todas las mamíferas.

Si tienes en casa una gata o una perra sabes de que estoy hablando, cuando la mamífera siente acercarse el parto busca un lugar lo más oscuro y alejado posible y …. simplemente …  pare a sus pequeños, INCLUSO si no ha parido antes.

INSTINTIVAMENTE sabe lo que tiene que hacer: cuando empujar, cuando descansar, como limpiar a los pequeños y como cortarle el cordón umbilical.

NUNCA ha visto hacerlo pero SABE hacerlo porque el instinto la guía y porque nació de esta forma, es decir, conserva en si misma un recuerdo primario de esta experiencia en la que basa sus acciones.

¿Y las humanas? ¿Por qué es tan difícil para nosotras tener un parto mamífero?

Por varias causas:

– la excesiva medicalización en los embarazo y partos que nos ha convencido de la inutilidad de nuestro instinto

– la infantilización que subimos como madres embarazadas que permite a los médicos asustarnos sobre las consecuencias de un parto mamífero

– la idealización de embarazo y parto que aprendemos  por los medios de comunicación (lee El modelo televisivo ficticio del embarazo)

– el olvido primario del instinto porque hemos nacido de una forma NO mamífera

– la perdida de los círculos de mujeres donde se expandía la sabiduría sobre este tema

– la fe excesiva en los pensamientos racionales que vienen a ahogar el instinto en el momento en que más lo necesitamos

 

Analizando DESDE FUERA estas causas y apoyadas por personas empáticas podemos volver a encontrar nuestros instinto olvidados y RECUPERAR nuestros partos mamíferos.

 

 

 

Empatía NO ES simpatía

 

Son muchos los conceptos parecidos a la empatía pero que NO reflejan todas las connotaciones de una actitud empatica.

El concepto más similar es la simpatía, sin embargo EMPATÍA NO ES SIMPATÍA.

 

Y esto es algo que tenemos que tener BIEN CLARO, especialmente en la relación con nuestros clientes.

¿Qué diferencias hay entre empatía y simpatía?

La empatía nos ayuda a entrar en el terreno emocional de una persona y comprender su estado de animo.

La simpatía, de otro lado, tiene más en cuenta la aprobación recíproca entre las personas y la conveniencia.

Estas 2  actitudes obligan a dejar a un lado la comprensión intima y libre de juicios propia de la empatía porque el límite entre sí mismo  y otra persona está menos marcado.

El afecto recíproco nos impide tener una visión desde fuera de la situaciones .

 

En este video una explicación entrañable de la diferencia entre empatía y simpatía.

Las profesionales que usamos empatía con nuestros clientes tenemos que tener CLARAS  estas diferencia y poner mucha atención en no pasar de la empatía a la simpatía en el trato con las personas que  piden nuestra ayuda y consejos.

Probar simpatía nos lleva a identificarnos con la otra persona y nos impide ver los problemas desde una perspectiva exterior.

 

No podemos ayudar de forma EFECTIVA si  nos IDENTIFICAMOS con la otra persona, algo típico del simpatía.

 

El sentimientos CLAVE es la COMPRENSIÓN del otro que obtenemos gracias a la empatía. 

 

 

 

 

 

El modelo televisivo ficticio del embarazo

Una mamá primeriza embarazada puedes tener muchas más dudas y miedos que una madre que ya tiene hijos, aunque cada hijo, cada embarazo, cada parto y cada crianza son diferentes, una mamá que está embarazada del segundo hijo  YA SABE que le espera y normalmente vive un embarazo más tranquilo.

 

Lo que debería ser una fuente de alegría, la creación de una nueva vida, se oscurece con miedos, preguntas sin respuestas, dudas, sensaciones desconocidas .. 

Estos sentimientos son algo totalmente normal, que todas las madres sienten pero  de que poco se habla, así que muchas mamás  piensan de ser las únicas que prueban estos sentimientos y se sienten culpables.

 

TODAS las mamás tienes momentos malos en el embarazo, especialmente si son primerizas.

 

Antiguamente los humanos vivían en hogares muy amplios y las niñas aprendían nociones sobre embarazo, parto y crianza de sus madres, tías y parientes, ahora nuestra sociedad está estructurada de forma diferente y muchas madres llegan al embarazo sin tener idea de lo que la espera y sin tener un modelo para seguir.

 

El único modelo de mamá embarazada que tenemos a disposición de la sociedad moderna son  los medios de comunicación.

En los anuncios y en las películas nos venden la imagen de una mamá embarazada, feliz, que cuida de su casa, de su cuerpo y nunca abandona su sonrisa …. esta imagen es SÓLO ESTO: una publicidad, un cuento, algo irreal.

 

Ver esas imágenes nos confunde porque  presenta un modelo televisivo FICTICIO del embarazo…sin embargo muchas de nosotras creen que es REAL.

 

Teniendo esta convicción, la mamá primeriza refleja la imagen del modelo sobre su vida real y se siente inferior, incapaz, lejana del modelo, DIFERENTE … cuando en realidad es que el modelo en que nos basamos para comparar  NO ES la vida normal de una mamá embarazada.

 

Es decir, no somos nosotras las que hacemos algo mal, es el modelo que es equivocado.

 

Todas las mamás embarazadas tenemos nuestros momentos tristes, estamos cansadas, la casa nos desborda, el trabajo nos agobia y muchas veces al final del día lloramos o nos enfadamos … NOS PASA A TODAS.

 

El OBJETIVO es DESTERRAR este modelo televisivo FICTICIO del embarazo de nuestro interior y darnos cuenta que lo que sentimos es NORMAL.

 

Cumpleaños 2010 Miriamphoto credit: [nelo] via photopin cc

 

Si eres una mamá ya experimentada con tus otros hijos te has dado cuenta ya de esto pero si eres primeriza es más difícil porque ese modelo es lo ÚNICO en que te puedes basar para comparar.

Para desterrar este modelo necesitas en primer lugar darte cuenta tú misma que   ES  un modelo FICTICIO.

 

Y para ayudarte en esta toma de consciencia  las personas de tu entorno pueden ayudarte demostrando su empatía:

– dándose cuenta ellos también de la irrealidad del modelo

– comprendiendo tus sentimientos

– acompañando sin juzgar

– rebajando expectativas hacia ti

–  ayudándo a derribar mitos

 – trasmitiéndo seguridad

– buscando contigo información REAL (puedes encontrar muchos blogs de información real sobre crianza, uno de ellos mi blog MadresNaturales)

 

Mi consejo a ti, mamá primeriza, es que OLVIDES el modelo televisivo ficticio del embarazo y que gracias a la empatia de las personas de tu entorno y  a tu propia toma de consciencia vivas un embarazo A TU MEDIDA, centrado en TUS NECESIDADES y sin crear EXPECTATIVAS IMPOSIBLES.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies