Marcadores de las tallas de la ropa (III)

Este artículo es el tercero y el último de la serie que he preparado con el recurso “marcadores de plástico de las tallas de la ropa” y en él te cuento actividades para jugar con las matemáticas para niños de 6 a 8 años y para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico).

Nota: Los dos artículos anteriores (el I y el II) están centrados en actividades matemáticas, de lectoescritura, de psicomotricidad fina y de concentración para niños de 3 a 5 años.

Los materiales que necesitas para que tu hijo juegue son:

  • Los marcadores de plástico de las tallas de la ropa
  • Folios o pizarra
  • Lápices, rotuladores, etc
  • Un cordel de lana o un cordón de un zapato
  • Un dado
  • Gomets (pegatinas de colores)

PRIMERA ACTIVIDAD. Te muestro los marcadores que tengo yo para que adaptes la actividad a los que tú tienes.

marcadores_de_tallas_clasificacion_mda_opt

El juego consiste en hacer una tabla de doble entrada (área de matemáticas, razonamiento lógico) clasificando los marcadores e indicando la cantidad de marcadores que hay de cada tipo. Para que sea más fácil, tu hijo puede ir colocando dentro de la celda correspondiente los marcadores y, después, contarlos y anotar el número. Además, de esta forma favoreces el estilo de aprendizaje visual y kinestésico.

Te incluyo la tabla que queda con mis marcadores:

tabla_de_doble_entrada

 

La SEGUNDA ACTIVIDAD que te propongo es muy similar a una que ya te propuse para los niños de 3 a 5 años, y es la decrear series lógicas con los marcadores de plástico (área de matemáticas, razonamiento lógico, estilos de aprendizaje visual y kinestésico), pero para niños de 6 a 8 años te sugiero que mezcles colores y letras o números. Es decir, que combines ambas cualidades a la hora de crear la serie.

Para esta actividad fíjate en la tabla de doble entrada y escoge aquellos marcadores con más de unidad.

Además, podéis intercambiar los papeles. Unas veces eres tú el que propones y otras veces es tu hijo el que prepara la serie para tú adivinar cuál es el siguiente. Así estás trabajando el razonamiento directo y el inverso.

 

La TERCERA ACTIVIDAD  la he pensado para jugar y calcular los complementarios del 10 o los amigos del 10 (área de matemáticas) de una forma visual, auditiva y kinestésica. Para esta actividad
necesitas 10 marcadores de la ropa y un trozo de lana o un cordón de un zapato. Para que sea más fácil manipular los marcadores puedes atar los extremos entre dos patas de una silla como te muestro en la imagen.

El juego consiste en distribuir los 10 marcadores entre ambos extremos de tal forma que la suma siempre es 10. Podéis jugar de la siguiente manera.

  • A la izquierda tener 0 marcadores y a la derecha 10. Por tanto tenemos la combinación 0 + 10 = 10
  • A la izquierda tener 1 marcador, a la derecha 9 marcadores. 1 + 9 = 10
  • Y seguir en secuencia hasta formar 10 + 0 = 10

Es conveniente que tu hijo vaya diciendo en voz alta lo que ve y que, posteriormente, escriba en un papel o en una pizarra la operación que está realizando.

Si ves que de esta forma lo hace bien, puedes complicarlo un poco. Dejar a la izquierda un número aleatorio de marcadores y tapa con la mano el número que hay a la derecha. Ahora tu hijo te debe decir diga cuántos hay a la derecha, pero sin contarlos (cálculo mental). Para reforzar el conocimiento te aconsejo que lo siga escribiendo.

 

La CUARTA ACTIVIDAD es muy similar a la anterior y consiste en realizar sumas sencillas mediante cálculo mental (área de matemáticas, aprendizaje visual, auditivo y kinestésico). Necesitas tarjetas de números, como las tabillas de madera Montessori, o las puedes crear tú perfectamente.

Escoges un número y el juego consiste en distribuir de 2 o 3 formas distintas un número de marcadores a la izquierda y a la derecha cuya suma sea el que hay en la tarjeta del número. Es conveniente que tu hijo vaya escribiendo la operación que está realizando.

 

QUINTA ACTIVIDAD. Tienes que fabricar tarjetas de atributos similares a las tarjetas de atributos de los bloques lógicos de Dienes pero teniendo en cuenta las cualidades de los marcadores de plástico que tengas.


Nota: Los bloques lógicos de Dienes son 48 piezas definidas por cuatro cualidades: color, forma, tamaño y grosor. Hay tres colores (amarillo, rojo y azul), cuatro formas (círculo, cuadrado, triángulo y rectángulo), dos tamaños (grande y pequeño) y dos grosores (grueso y fino).

Es fácil crear las tarjetas fijándote en la tabla de doble entrada. A modo de ejemplo, puedes descargarte mis tarjetas de atributos con los marcadores que yo tengo para crear las tuyas.

El juego que te propongo es para reforzar el razonamiento lógico de forma visual, auditiva y kinestésica. Dibuja en un folio o en una cartulina un círculo en grande (o un óvalo). Escoge una tarjeta y ponla dentro del círculo.

Tu hijo te debe decir si hay marcadores con ese atributo y colocar todos los marcadores que cumplan con esa cualidad dentro del círculo, y colocar los marcadores que no la cumplan fuera del círculo pero dentro del folio (el folio delimita el espacio de trabajo).

 

Y la SEXTA ACTIVIDAD, la última. Esta actividad es una ampliación del juego de mesa que te propuse para los niños de 3 a 5 años. El juego es el mismo y simplemente, al final de cada partida, tenéis que anotar el número de marcadores que habéis utilizado para formar la torre más alta sin que se caiga (ya sea con la versión del juego formando la torre en el centro o formando cada jugador la suya).

Una vez que habéis hayáis jugado varias rondas (lo ideal es que juguéis muchas rondas para que esta actividad se pueda realizar mejor) y tengáis anotados muchos números, debéis reflejarlos en un diagrama de barras.

Por ejemplo, si tenéis los números 3, 4, 6, 7, 6, 5, 8, 7, 6, 4, 9, 5, 5, 8, el diagrama de barras que obtenéis es el siguiente:

Diagramas de barras contabilizando los resultados

Nota: Podéis dibujar cualquiera en cualquier orientación, te indico unos ejemplos. Lo ideal es que no dibujéis el diagrama siempre en la misma orientación para reforzar la visión espacial.

Sobre el diagrama de barras puedes hacer muchas preguntas:

  • ¿cuál es la torre más frecuente?
  • ¿cuál es la menos frecuente?
  • ¿cuál ha sido la más alta, o la más baja?
  • ¿ha ganado una partida alguna torre con 2 marcadores?
  • etc.

 
Como ves, este recurso nos ha permitido aprender matemáticas de una forma visual, auditiva y kinestésica. ¿Se te ocurren más actividades? ¡Cuéntalas en los comentarios!
 

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Diferentes fuentes de input: libros en inglés

En la entrega anterior analicé los libros de cuentos como fuente de input. Me pareció importante ponerlos por separado porque los cuentos tienen una estructura única que es digno de analizar por sus propios méritos. En esta entrega voy a analizar los libros en inglés que no entran en el género cuento.

Aquí podemos encontrar todos aquellos libros en inglés con rimas, canciones, libros que sirven para introducir vocabulario como los típicos libros que presentan cosas que vuelan, cosas que se encuentran en la naturaleza, los animales de la granja, los colores, las texturas, etc. Estos libros se pueden conseguir en inglés y en español y de ambos se puede sacar provecho para realizar actividades en inglés.

Estos libros que describen categorías de objetos y cosas tienen la ventaja de ser muy sencillos ya que están pensados para niños pequeños, para introducirles distintas categorías de vocabulario de una forma simple y descriptiva. Son ideales para aquellos papás cuyo nivel de inglés no es muy alto ya que no tienen que saber tanto del idioma para entenderlos, con un diccionario de pronunciación, tanto físico como online, es suficiente para que puedan sacarle provecho y divertirse con sus hijos.

Los libros en inglés que contienen canciones o rimas son ideales para enseñar la pronunciación ya que como dijimos con las canciones, son pegadizas y además ayudan a predecir la pronunciación de lo que viene a continuación.

La desventaja más grande de estos libros (los de rimas y los que presentan objetos) es que generalmente al no contener una historia, un hilo conductor, los niños se aburren enseguida. Mi hijo por ejemplo con estos libros los mira un rato y después quiere que le cuente un cuento. Además cuando los agarra muchas veces quiere que se lo cuente como los cuentos y no que le muestre las imágenes.

Por ello una de las actividades que se pueden hacer con esto libros, además de introducir el vocabulario en inglés, es tratar de contar una historia. Si nuestros hijos son aún pequeños la historia la podemos inventar nosotros. Pero si nuestros hijos son grandes y ya se desenvuelven desplegando toda su imaginación, la historia la pueden inventar ellos. Dependiendo del nivel de inglés que tengamos nosotros y nuestros hijos, podremos inventar la historia en inglés o en español. Luego se pueden realizar actividades en inglés.

En caso de que no tengamos libros en inglés de este tipo, podemos utilizar libros en español que sirvan para presentar objetos. Como actividad podemos imprimir y plastificar los nombres de esos objetos en inglés y etiquetarlos en las distintas páginas, poniendo los nombres en inglés al lado del nombre en español. Para no arruinar el libro y para hacer la actividad interesante, es mejor que no los peguemos. De esa manera cada vez que busquen el libro pueden optar por volver a etiquetar los objetos con los nombres en inglés.

Espero que les sirva y que les haya gustado esta entrada y ya saben que espero sus comentarios.

Leila Maia Godino

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

El juego ES aprendizaje

 

 

Como ves en este video, mi gato juega atrapando el calcetín como si fuera un ratón, experimenta de pequeño lo que será su función en el futuro como gato, , es decir, APRENDE JUGANDO.

Nadie le ha enseñado, simplemente sigue su instinto que le empuja a seguir y atrapar las cosas que se mueven.

Su juego de hoy es el aprendizaje para su vida de mañana.

Para los humanos es lo mismo … exactamente lo mismo.

Si queremos podemos buscar los beneficios del juego sobre las neuronas del cerebro en formación que defienda el científico de turno … y vamos a encontrar informaciones, claro … también podemos buscar la opinión del psicólogo o del pedagogo y también vamos a encontrar…

Lo que pone de manifiesto lo ALEJADOS que estamos de nuestro instinto natural y lo INSEGUROS que nos sentimos como padres cuando estamos buscando respuestas científica y políticamente correcta hacia una actitud tan NATURAL como es el juego como MÉTODO DE APRENDIZAJE.

Mira el gato del video … no se cuestiona si es bueno o malo correr los calcetines … no se pregunta si le ayudará a desarrollar su cerebro o si es políticamente correcto morder y romper los calcetines … SIMPLEMENTE JUEGA Y APRENDE.

Y ESTA es la actitud que tenemos que tomar con nuestros hijos:

– tomar consciencia de nuestro instinto

– estar seguros de lo que probamos

– proporcionar al niño todos los materiales que sirvan como juego.

El JUEGO es APRENDIZAJE, lo tenemos escrito en nuestros genes … no dudemos de ello y dejamos que nuestros hijos aprendan jugando como todo pequeño. 

Diferentes fuentes de input: Cuentos

Los libros de cuentos son una fuente muy buena de vocabulario y gramática. Sirven para presentar el pasado como tiempo verbal y además el lenguaje hablado a través de los diálogos. Los cuentos tienen una estructura única en la forma que se desarrollan que por un lado atrapa al lector con su trama y por otro le da una estabilidad ya que la forma en la que se van escalonando los hechos hace que uno pueda predecir lo que va a suceder. Esto es lo más importante de los libros de cuentos, la trama que te atrapa y que hace que quieras seguir leyendo para poder saber qué es lo que va a pasar después.

Los libros de cuentos, ya sea que se lean en vos alta o que se compren y escuchen como audio-cuentos, son una gran ayuda para practicar la pronunciación. Además, y lo más importante, es que ayudan a aprender la entonación del idioma. El inglés tiene una peculiaridad y es que la entonación aporta mucho significado a lo que se dice. Nosotros, los hispano-hablantes, otorgamos significado a través de la entonación pero no es tan importante como en el idioma inglés. En este último, el cómo se dice es igual o más importante que el qué se dice.

Como verán lo que se puede aprender de los cuentos es mucho. Además de las posibilidades de aprendizaje, podemos citar las siguientes ventajas:

  • Ayudan a fomentar la imaginación en nuestros hijos. A los niños les encanta escuchar cuentos lo que a la vez ayuda a mejorar su concentración. Les ayuda a poder desarrollar sus propias habilidades de narración ya que ellos van aprendiendo a contar historias. Si los cuentos tienen imágenes, éstas ayudan a hilar la historia del cuento y a predecir lo que va a pasar.
  • Las imágenes también ayudan a nuestros hijos a aprender a describir. Si utilizamos las imágenes para contar el cuento y dejamos a nuestros hijos interactuar con ellas podremos observar como ellos empiezan a describirlas y a usarlas para recrear la historia.

Las desventajas de los cuentos son pocas, pero podríamos mencionar, como ya lo venimos mencionando antes, que tenemos que tener en cuenta el contenido del cuento que planeamos usar. Resulta increíble, pero muchos contenidos para niños no son tan apropiados, incluso en cuentos. Si tomamos los cuentos clásicos tenemos que considerar muchos aspectos de los mismos y ver si queremos que nuestros hijos estén expuestos a ellos, como por ejemplo la violencia. De todas maneras, dependiendo de la edad de nuestros hijos, podemos utilizarlos como disparador para poder hablar de esos temas y analizarlos juntos.

Otra desventaja de los cuentos es que tenemos que tener un nivel de inglés de medio para arriba para poder aprovecharlo al máximo. De todas maneras hay formas de utilizar los libros de cuento de manera que podamos aprender de ellos aunque no tengamos mucho nivel de inglés. A continuación voy a describir algunas formas de utilizarlos que van de lo más simple a lo más complejo:

  • Podemos optar por utilizar un cuento bilingüe o incluso uno en español pero que tenga imágenes para utilizar las mismas para describirlas en inglés. Una vez que nuestros hijos estén familiarizados con el cuento (porque lo conocen en español) podemos empezar a describir las imágenes en inglés. Sólo utilizando las imágenes para describirlas aprovecharemos una gran fuente de vocabulario para enseñar. Desde descripciones físicas, de lugares, de emociones. Mirando las caras de los personajes podremos introducir las emociones y como se sienten en inglés. También podremos aprender vocabulario sobre vestimenta, comida, animales, etc.
  • Otra forma de utilizar las imágenes es contando la historia a través de la descripción de las mismas. Ahí incluiríamos parte del vocabulario descripto en el apartado anterior, pero agregando la complejidad de hilar la historia con una narrativa simple. De esta manera podemos introducir tiempos verbales a la vez que le damos entonación a la narrativa.
  • Una alternativa a lo mencionado anteriormente es que se utilicen las imágenes del cuento con su descripción para contar una historia totalmente diferente a la que está escrita en el cuento. Esto puede hacerse con un cuento que ya conozcan porque ya se contó la historia o con un cuento totalmente nuevo. La verdad es muy divertido y es un disparador a la imaginación de nuestros hijos, especialmente cuando son pequeños y todavía no leen. Yo me asombro a diario con la capacidad de describir e hilar historias de mi peque con apenas dos años y medio.
  • La última y más compleja es contar el cuento tal cual está en inglés, utilizar las imágenes como apoyo visual y utilizando la entonación adecuada. Esto es lo más complejo no solo para el niño, sino para la persona que lo cuenta ya que necesita perfeccionar su pronunciación, su entonación y tener un nivel de inglés que le permita entender lo que lee para poder transmitirlo.

Como verán es mucho el provecho que pueden sacarle a los cuentos y es mucho lo que se puede aprender de ellos.

Y ustedes cuéntenme, ¿qué libros de cuentos tienen en casa?, ¿tienen cuentos en inglés, español o bilingües?, ¿cuáles son los cuentos que más les gusta a sus hijos?, ¿les gusta hacer actividades con los cuentos que leen o sólo les gusta escucharlos?

Leila Godino

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

Marcadores de las tallas de la ropa (II)

Esta semana continúo contándote actividades para los niños de 3 a 5 años, las 5 últimas actividades, con un material muy sencillo como son los marcadores de plástico de las tallas de la ropa (las 5 primeras actividades las tienes publicadas también en el blog).

Te recuerdo que son actividades multisensoriales para niños de 3 a 5 años, para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico) y, con ellas, jugarás con tu hijo y reforzarás diversas áreas como matemáticas, psicomotricidad fina y la concentración.

Empezamos entonces con la sexta actividad. Necesitas un trozo de lana de cualquier color o un cordón de zapato, y algo a lo que puedas atar los dos extremos de la lana y que quede a cierta altura como el respaldo de dos sillas, o dos sujetarollos verticales de papel de cocina o entre dos patas de una mesa o de una silla…

La actividad es para aprender la secuencia de los primeros números naturales (área de matemáticas) y reforzar la psicomotricidad fina de manera visual, auditiva y kinestésica.

Elige tantos marcadores de plástico como el número al que quieres llegar, por ejemplo 10, pero adáptalo al conocimiento de tu hijo. Enhebra el trozo de lana a través de los 10 marcadores y ata los extremos al respaldo de dos sillas o lo que hayas elegido. Coloca todos los marcadores a la izquierda.

marcadores_de_tallas_abaco_mda_opt

 

El juego consiste en ir deslizando de uno en uno cada marcador hacia la derecha al mismo tiempo que va contando en voz alta “uno, dos,…”.

En la séptima actividad eres tú el que desliza hacia la derecha un número aleatorio de marcadores y le pides a tu hijo que busque tantas pinturas (coches, clips, etc.) como marcadores hay a la derecha, pero sin tú decir el número que hay. Tu hijo es el que tiene que decir cuántos marcadores hay (aprendizaje visual y kinestésico de los números naturales).

En esta actividad, si tienes números de madera o magnéticos o tablillas de madera Montessori o perlas Montessori o regletas de Cuisenaire o cualquier otro material manipulativo puedes utilizarlo. Cuando tu hijo averigüe el número de marcadores que hay debe elegir el número correspondiente en el material manipulativo elegido.

marcadores_de_tallas_numerosmontessori_mda_opt

 

Octava actividad: puedes utilizar este juego para las primeras sumas de forma visual, auditiva y kinestésica. Coloca todos los marcadores a la izquierda.

Escribe en un papel o tarjeta una suma muy sencilla, cuyo resultado no sea superior a 10 que son los marcadores que hay en el trozo de lana.

Di en voz alta el primer sumando y desliza a la derecha el número adecuado de marcadores. Señala el signo “+” diciendo que es “añadir”. Di en voz alta el segundo sumando y vuelve a deslizar el número de marcadores necesario. Pídele a tu hijo que te diga el resultado y lo escribís en la tarjeta o lo indicáis con el material manipulativo elegido.

En la novena actividad vais a construir un juego de mesa. Necesitas los marcadores de plástico, un dado y gomets de los colores de los marcadores. También puedes dibujar círculos de colores con rotuladores y recortarlos, cuyo tamaño quepa en la cara del dado que tienes.

Pega un gomet en cada cara del dado (o los círculos recortados) para crear un dado de colores.

El juego consiste en dejar todos los marcadores en el centro de la mesa y disponer a los jugadores en círculo.

El primer jugador tira el dado y coloca en el centro el marcador del color que indica el dado. El segundo jugador vuelve a tirar y coloca encima del primer marcador el marcador que indica el dado en la segunda tirada. Y así sucesivamente hasta que la torre se caiga.

¿Cuántos marcadores tenía la torre más alta que habéis conseguido en todas las rondas del juego?

Una variante del juego es que cada jugador construya su propia torre y van quedando eliminados los jugadores a los que se le caiga la torre.

Y la décima actividad es la mejor de todas para mi gusto. Mientras preparaba las actividades para poder hacer las fotos, se acercó mi hijo de 5 años y se puso a jugar con el material. Y sin él saberlo, realizó trasvases entre dos cuencos al estilo Montessori con las pinzas y se dedicó a elegir todos los marcadores de color rosa. ¿Qué reforzó con ello? Psicomotricidad fina, el razonamiento lógico y la concentración.

marcadores_de_tallas_trasvases_montessori_opt

 

En el próximo artículo compartiré contigo actividades para los niños de 6 a 8 años con este material. ¡Es muy versátil! Y es lo bueno de los materiales caseros, con ellos puedes realizar muchas actividades, sencillas de preparar y sin realizar grandes esfuerzos económicos.

Pero hasta el siguiente artículo te invito a que comentes lo que quieras sobre estas cinco actividades. ¿Te ha gustado una más que otra especialmente?

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Diferentes fuentes de input: Canciones

Seguimos analizando las diferentes fuentes de input que se pueden encontrar en los hogares. En esta entrega vamos a ver en profundidad las canciones.

Las canciones son una inmejorable fuente de input a la hora de aprender un idioma. Tienen la ventaja de que es casi imposible encontrar a una persona que no le gusten las canciones, de hecho forman parte de nuestra vida cotidiana.

Las canciones tienen la ventaja de ser pegadizas (“catchy”) lo que hace que nos guste escucharlas una y otra vez por lo cual ayudan a aprender la pronunciación además de ser una fuente de vocabulario increíble.

Las canciones tienen rima. La rima ayuda muchísimo a poder predecir la pronunciación de una palabra ya que podemos anticipar cuál será el sonido con el que termina la siguiente estrofa.

Las canciones por supuesto también tienen algunas desventajas. Una de ellas es que las letras a menudo incluyen expresiones y gramática poco habituales que se consideran como “licencia artística”, es decir, que la expresión artística prima por sobre la veracidad de una obra. Por esta razón se pueden encontrar algunas expresiones gramaticales o fonéticas que son consideran incorrectas pero que son aceptadas como parte de la licencia artística.

Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en la canción de Shania Twain: “That don’t impress me much”. Esta expresión es incorrecta. “That” está en tercera persona del singular por lo que el verbo auxiliar en presente simple no debería ser “don’t” y en su lugar debería utilizarse “doesn’t”. La expresión correcta debería ser “That doesn’t impress me much”, pero como verán escrito de esta forma no hay forma que la expresión entre en la métrica de la canción. Por ello, tanto las canciones como los poemas gozan de licencia artística.

Esto puede resultar contraproducente a la hora de aprender ya que como dijimos las canciones son pegadizas y pueden contribuir a que formemos ciertos vicios al aprender otro idioma, o sea expresiones o palabras que no son correctas pero que tenemos incorporadas por la repetición continua y que luego son difíciles de erradicar.

Teniendo en cuenta estos factores las canciones pueden resultar muy beneficiosas a la hora de aprender una lengua. Para elegir que canciones utilizar tenemos que basarnos en los gustos e intereses de nuestros hijos. Los dos aspectos que se pueden aprovechar mejor en las canciones son la pronunciación y el vocabulario. Yo todavía guardo una carpeta enorme con letras de canciones en inglés que me gustaba en mi adolescencia (muchas de las cuales me siguen gustando) y recuerdo el gran interés que tenía por tratar de saber que era lo que decían. Además como ya manejaba el inglés me gustaba utilizarlas para poder asociar la lectura de la letra con la pronunciación.

En el caso de canciones para niños siempre me gusta pensar en canciones originales de cada lengua, los llamados clásicos ya que están pensadas para chicos y por ello gustan mucho. A continuación les doy algunos ejemplos:

  • Este canal en youtube tiene muchas canciones infantiles como “Twinkle, twinkle Little star”, “Old McDonald had a farm”, etc. Lo bueno que con este canal pueden poner los subtítulos en inglés para poder leer la canción mientras la cantan.

En el caso de canciones para adolescentes no puedo recomendarle ya que los adolescentes tienen cada uno su gusto ya definido por lo que el material a utilizar va a depender de cada hijo en particular. Lo que puedo recomendar acá son páginas donde pueden encontrar las letras de las canciones que les gustan. Estas páginas las usaba yo cuando era adolescente y seguro que sus hijos ya la descubrieron también, jejeje!:

  • http://www.lyrics.com/
  • http://www.azlyrics.com/
  • http://www.metrolyrics.com/

Espero que les gusten mis recomendaciones y ya saben que espero sus comentarios.

 

Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Educación Primaria: Las monedas y los números (II)

¿Tu hijo tiene problemas al hacer la conversión de euros a céntimos, o viceversa?

Pues atento/a al artículo de hoy porque te voy a dejar material para que la conversión sea más fácil de aprender y muy divertida. Además con un material manipulativo para evitar que tu hijo se aburra y juegue mientras aprende los euros y céntimos.

En el anterior artículo, Introducción a las monedas y los números, te ofrecí de forma gratuita un mural con el que el niño debería de empezar a tomar contacto con el valor de las monedas y además, con unas actividades en las que de manera real, el niño comprueba para qué sirven las monedas y de qué manera las podemos utilizar.

Pues bien, esta semana pasamos a la conversión, es decir, ¿cuántos euros son 100 céntimos o cuántos céntimos son 1 euro?

Para jugar a comprender este difícil y complicado concepto, te aconsejo jugar con este material de la siguiente manera:

 

MATERIALES:

  • Imprimibles de las actividades DESCARGAR AQUÍ.
  • Plastifica los imprimibles o bien fórralos con forro autoadhesivo
  • Monedas reales
    money-209722_150

    • 10 monedas de 10 céntimos
    • 5 monedas de 20 céntimos
    • 10 monedas de 10 céntimos
    • 20 monedas de 5 céntimos
  • Rotulador para pizarra blanca
  • Toallitas húmedas o un trapo con un poco de agua

 

PREPARACIÓN:

  • Imprime las dos hojas de actividades, si puede ser a color mucho mejor 😉
  • Plastifica las hojas imprimidas.
  • Sitúa a tu hijo en un sitio con mucha luz natural, sin tele y dónde se quiera poner a trabajar, es decir, si quiere hacer esto en el suelo, ¡¡Perfecto!! Y si quiere hacerlo sentado, pues también va estupendo.
  • Dejar a manos del niño las monedas reales.
  • Ahora, dejarle que lea todo los enunciados e intente comprender, si no es así, pues que te pregunte todo lo que necesite y si le tienes que ayudar ¡!adelante!!

 

Cuando tengas todo el material preparado, ¿cómo puede tu hijo utilizar el material para sacar el mayor partido?

Pues de la mejor manera posible y la que más funciona: ¡¡Jugando!! , así que al suelo a jugar a pasar de euros a céntimos y de céntimos a euros.

Utiliza el primer cartel para ir colocando cada moneda real encima de la suya propia, haciéndole comprender cuántas monedas de diferentes cantidades de céntimos necesitan para formar 1 euro, y/ o al contrario.

foto retocada

 

De esta manera además de lo que valen las monedas, tu hijo trabajará:

  • Atención (buscar la moneda modelo en el cartel y colocar la moneda real)
  • Percepción (empieza a reconocer el valor de la moneda por su forma y número)
  • Número y su grafía (la cantidad escrita tanto de euros como de céntimos en las monedas)

 

Con el segundo imprimible, deja al niño utilizar los rotuladores de pizarra blanca para completar las actividades, además de utilizar las monedas reales para hacer cada inversión.

Muy importante para que sea todo un éxito:

  • Presenta el material de manera divertida. Contágiale las ganas de aprender el mundo de las monedas.
  • Nada de castigo, ni chantajes emocionales si hoy no tiene ganas de hacer este proyecto.
  • Todo el material es manipulativo, y como tal, debes dejar que él juegue y se divierta jugando.
  • Ten este material bien organizado en carpetas o en una caja y déjalo a su nivel, para que el niño lo pueda coger cuando quiera trabajar con este material, sin necesidad de llamarte cada vez que quiera cogerlo.
  • Alaba sus logros, por muy pocos que sean y anímale a seguir aprendiendo.
  • Cuando acabe, te recomiendo escuchar qué modalidades de juegos se inventa para seguir jugando

 

¿Qué te ha parecido todo el material que he puesto en tus manos?

Noelia BernalSoy Noelia Bernal Marquez, autora y directora de “Deberes en Familia”.

Madre de dos hijos. Trabajo prestando un apoyo extraescolar a aquellos niños que necesitan un refuerzo en sus estudios, a los que necesitan re-aprender algunos conceptos de manera divertida o simplemente acompañando a los que necesitan compañía para realizar sus deberes. Trabajo con padres que necesitan pautas para ayudar a sus hijos en sus estudios y con profesores que quieren ideas de actividades divertidas para trabajar en el aula.

Mi gran pasión es la educación, de aquí nace esta web, hecha con mucho cariño para ayudar a todas las personas que quieren trabajar el aprendizaje de manera divertido y creativo.

Me podéis encontrar en la web de Deberes en Familia, en Facebook, Twitter, Pinterest y Google +

Diferentes fuentes de input: programas de TV

Seguimos presentando en detalle las diferentes fuentes de input que podemos encontrar. Hoy les toca a los programas de TV.

Los programas de TV presentan una fuente de input audiovisual con características similares a las películas, las cuales vimos la entrega anterior. Pero también tienen unas características particulares que vale la pena mencionar.

Los programas de TV, ya sean series, shows infantiles o dibujos animados, son mucho más cortos que una película, lo que los hace el medio ideal para niños. Como contra, la calidad entre los diferentes programas es muy variable, y a pesar de que muchos de ellos son aptos para todo público, los que se pueden realmente ver con niños son muy pocos.

Siempre miré TV desde chica y por ello al principio no tenía ninguna objeción con que mi hijo viera dibujos animados. Mi hijo nunca miró dibujos solos, siempre estuve yo a su lado ya sea viendo con él o realizando alguna actividad pero atenta a lo que él miraba. De esta manera descubrí que algunos dibujos animados tratan de representar patrones de la sociedad con los que no estoy de acuerdo. Algunos shows infantiles y dibujos animados están hechos para manipular la conducta del niño y que haga lo que los adultos quieren, muchas veces negando su propia imaginación e instintos. Hay dibujos animados que quieren “enseñar” a los niños a dormir solos sin llamar a sus padres, dibujos que quieren mostrarle cuán equivocados están al pedirles a sus padres una mascota dado que no están preparados para cuidarlas por ellos mismos, etc. Muchos otros dibujos animados, en cambio, desisten de la pretensión educativa pero están llenos de violencia, armas y muerte. Y aunque parezca que “suavizan” la violencia no mostrando sangre ni muertes explícitas, el resultado final es aún peor: al banalizar la violencia, la vuelven más aceptable a los ojos del niño quien puede llegar a creer que una acción violenta no tiene consecuencias reales, o que todos quienes se opongan a su voluntad son automáticamente “malos”.

Por este motivo creo importante que los padres traten de ser conscientes de lo que miran sus hijos al utilizar cualquiera de estos recursos. No deje solos a sus hijos en frente a la TV, ¡no es una niñera electrónica! Trate en cambio de reservar algunos momentos para poder ver algo juntos.

Como fuente de input para aprender inglés hay en el mercado algunos dibujos infantiles que ya vienen con este propósito, como “Dora la exploradora”, “Go, Diego, Go” y “Super Why” entre otros. De estos dibujos en particular me gustaría nombrar algunas ventajas y desventajas.

Una de las ventajas es que no tienen violencia explícita ya que están pensados para niños pequeños. Son cortos y cada episodio está diseñado para enseñarles un contenido particular en inglés. En el caso de “Super Why” utilizan los libros de cuentos clásicos y los transforman con finales mucho más amigables y originales.

La desventaja que encuentro en estos dibujos animados es que la pronunciación en inglés no es muy buena. No sé si es la traducción o el hecho de que estén pensados para niños hacen que lo lea alguien emulando la voz de niño, la verdad no sé pero la pronunciación no es de buena calidad. Con los niños creo que es de mayor importancia que la pronunciación que sirve de modelo sea la correcta y de la mejor calidad posible. Los niños tienen una habilidad increíble para copiar la pronunciación que les presentemos y si esta es buena, ellos la imitaran completamente. Creo que debemos utilizar esta facilidad que tienen los niños para poder permitirles que desarrollen una pronunciación lo más nativa posible.

Como en el caso de las películas, podemos utilizar los dibujos animados (si no están pensados ya para enseñar inglés) de forma pasiva o activa, ya sea dejando que vea un dibujo animado en inglés para su entretenimiento o tratando de desarrollar actividades relacionadas al dibujo una vez que lo termine de ver, respectivamente.

Los programas infantiles que me gustan mucho son los siguientes:

  • Pocoyo: para niños pequeños, este dibujo se puede ver en inglés completamente porque el contexto de todo lo que pasa ayuda a entender mucho la situación. El audio puede estar en inglés tranquilamente que nuestros hijos van a entender todo sin mayores dificultades.
  • Avatar: The last Airbender (Avatar: La leyenda de Aang): Para niños ya mayores o incluso adolescentes me gusta Avatar. Si bien tiene peleas, éstas se dan dentro del contexto de las artes marciales y el personaje principal es pacifista. Fue criado por monjes de la Tribu Aire por lo que a pesar que a veces le toca pelear siempre trata de buscar la mejor solución sin incluir la violencia. Este dibujo ya es más complejo que “Pocoyó” por lo que conviene utilizarlo en inglés pero con subtítulos en español y si el nivel de inglés del niño lo permite con subtítulos en inglés.

Bueno espero que les haya gustado esta entrega y nos vemos la semana que viene analizando más fuentes de input. Pero antes, cuéntenme: ¿Qué opinan de la TV como fuente de input? ¿Ven dibujos animados con sus hijos o ellos miran solos? ¿Qué dibujos animados les permiten ver? ¿Usaron alguna vez dibujos animados para enseñar inglés a sus hijos? ¿Cuáles fueron los resultados?

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

Marcadores de las tallas de la ropa (I)

 

¿Cuándo compras la ropa te quedas con las perchas? ¿Y en la percha hay algo de plástico que indica la talla de la prenda? A partir de ahora fíjate en ello y, si tiene, ¡no lo tires! porque con muchos como ese voy a compartir contigo actividades para niños de 3 a 8 años de matemáticas, lectoescritura, algún juego de mesa, …

Esta semana me voy a centrar en actividades para los niños de 3 a 5 años. Te traigo 9 actividades a para realizar con este material y, para no abrumarte con mucha información, en este artículo te cuento 5 actividades y la semana que viene te cuento las otras 4.

La primera actividad es jugar a emparejar por colores (área de matemáticas, psicomotricidad fina y aprendizaje kinestésico, visual y auditivo de los colores).

Puedes preparar la actividad de varias formas. Por ejemplo, en una bandeja coloca:

  • un cuenco con los marcadores de plástico
  • unas pinzas de madera o de plástico grandes como las de las cubiteras para el hielo
  • un cartón vacío de los huevos
  • rotuladores de colores

Pinta el fondo de cada hueco del cartón de huevos de un color con los rotuladores. Si no tienes un cartón de huevos puedes utilizar cuencos de plástico de colores, trozos de cartulina de colores o pinta círculos de colores en un folio.

 

El juego consiste en coger un marcador de plástico con la pinza y dejarlo en el hueco cuyo color coincida (aprendizaje kinestésico y visual; al mismo tiempo que deposita el marcador nombra el color para conectar con tu hijo si es auditivo).

marcadores_de_tallas_emparejarcolores_mda_opt

 

Mira las letras o los números de los marcadores porque ahora vamos a jugar fijándonos en este detalle, siempre adaptándolos al conocimiento de tu hijo.

En mi caso tengo marcadores con los siguientes números y letras:

marcadores_de_tallas_clasificacion_mda_opt

 

Como primera opción puedes quedarte únicamente con los marcadores que tengan sólo letras: M, L, G, XL. Y preparar la segunda actividad para clasificar los marcadores centrándote en las letras en vez de en los colores y estarás reforzando la psicomotricidad fina, la lectoescritura y las matemáticas. La forma de preparar la actividad es igual que antes, pintando las letras en el fondo del cartón de huevos en vez de colores, o en un folio con un rotulador negro.

Si tienes un alfabeto de madera (tipo Montessori) o magnético aprovéchalo y sustituye el cartón de huevos por estas letras. Tu hijo depositará los marcadores de plástico debajo de la letra que corresponda.

Al mismo tiempo que deposita el marcador de plástico, nombra el sonido de la letra con la que corresponde (estilos de aprendizaje visual, auditivo y kinestésico).

Nota: en esta actividad de letras, elimina las tallas con dos o más letras como XL, XXL, etc.

Para seguir con el juego de aprender las letras, puedes proponerle a tu hijo que, cada vez que deposite un marcador, busque en el entorno un objeto que empiece por el sonido de esa letra, o que acabe por esa letra, o que se encuentre en medio. Adapta la dificultad al nivel cognitivo de tu hijo.

Como hay marcadores de plástico con números en vez de letras, puedes jugar con ellos y reforzar la psicomotricidad fina y el conocimiento de los números naturales. Para la tercera actividad, escoge aquellos números que conozca tu hijo o aquellos que quieras que empiece a conocer.

Coge una recta numérica en papel con los números en grande (puedes pintarla en ese momento en un folio) y que tu hijo coloque los marcadores en la recta con las pinzas haciendo corresponder los números y nombrando el número (o los números) que está colocando (aprendizaje visual, auditivo y kinestésico). Hay marcadores con dos números, por ejemplo 9-10, y como son consecutivos los puede colocar fácilmente.

Nota: elimina los marcadores complicados como 9/12.

La cuarta actividad que te propongo es la de crear series lógicas con los marcadores de plástico (área de matemáticas, psicomotricidad fina, estilos de aprendizaje visual y kinestésico).

Primeramente puedes centrarte en series lógicas por colores y, después, en series lógicas por letras o números. Si tu hijo es auditivo, pídele en esta actividad que te cuente en voz alta el razonamiento que está siguiendo para colocar un nuevo marcador de plástico.

Vamos con la quinta actividad. Busca tarjetas con nombres escritos con letras huecas o prepara tú algunas con su nombre, por ejemplo. Procura que las letras sean muy grandes. También necesitas pegamento o cola blanca.

El juego consiste en echar pegamento o cola blanca en el interior de las letras y que tu hijo vaya pegando los marcadores de plástico.

Con este juego sigues reforzando la psicomotricidad fina y el aprendizaje de las letras de manera visual y kinestésica y, en este caso, tú eliges las letras que quieres que aprenda y no estás limitado por las letras de los marcadores de plástico.

marcadores_de_tallas_nombre_opt

 

¿Te han gustado las actividades multisensoriales que te he propuesto esta semana? ¡Déjame tus comentarios en el blog!

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Diferentes fuentes de input: Las películas

En la entrega anterior empezamos analizando las diferentes fuentes de input que podemos encontrar. Esta semana vamos a explorar las películas como fuente de input.

Las películas son una fuente de input muy rica. Por un lado presentan una inmensa variedad de vocabulario tanto informal como formal (si incluimos cosas como los documentales y videos educativos). En general son una fuente muy rica de lenguaje coloquial, el idioma hablado. Podemos aprender muchísimas expresiones de habla que se dan en un país en particular (el que representa la película) y la podemos comparar con nuestras expresiones. También es una fuente muy rica en lenguaje formal o de época. Si vemos alguna película histórica podremos aprender mucho de cómo se hablaba en una época dada, incluso la podemos comparar con el lenguaje moderno de alguna película actual.

El factor visual que aportan las películas contribuye a entender las distintas situaciones que se van sucediendo, ayudando a comprender lo que se está hablando. Si estamos viendo una comedia con adolescentes el contexto en el que estén los personajes, las expresiones faciales y gestuales, la ropa que usen, el lugar en que se encuentren nos va a ayudar mucho a entender lo que están hablando.

Las películas son además una fuente muy buena para aprender la pronunciación y la entonación de un idioma. Las películas no solo sirven para aprender vocabulario sino también para aprender su buena pronunciación y entonación.

Otra ventaja es que generalmente podemos optar por poner la película con subtítulos o sin subtítulos dependiendo del nivel de inglés que manejen, e incluso podemos poner los subtítulos en inglés así podemos escuchar y leer lo que pronuncian.

Esta fuente de input se puede usar para aprender muchos idiomas. Las películas ya vienen programadas para escucharlas en varios idiomas y con subtítulos también en varios idiomas.

Las desventajas de este medio no son muchas pero es importante que las tengamos en cuenta:

Una de las desventajas es que tenemos que ser muy conscientes de qué película vamos a utilizar. Tenemos que respetar los intereses y gustos de nuestros hijos a la vez que tenemos que cerciorarnos de que la película sea apropiada. La verdad es que aunque la mayoría de las películas digan que son aptas para todo público, hay muchas de ellas que contienen mucha violencia o retratan patrones de la sociedad que no considero adecuados. Los niños que son muy pequeños no tienen un filtro para procesar lo que ven, no han desarrollado aún la habilidad para distinguir entre lo real y lo imaginario, para diferenciar entre las situaciones irónicas y las reales y creen que todo lo que ven es cierto. Por eso creo que hay que tener mucho cuidado al elegir una película para ver con nuestros hijos.

Otra desventaja que tenemos que considerar es que si nuestros hijos aún son pequeños ver una película les puede resultar muy larga y se cansarán fácilmente. Además si aún no saben leer ponerles una película entera en otro idioma puede ser agotador para ellos y perder el interés fácilmente. Si ellos ya disfrutan la película en su idioma natal, ponerles la película en otro idioma puede transformarse en un obstáculo forzado y artificial que en vez de incentivar a nuestros hijos los va a desmotivar.

También tenemos que decidir cómo vamos a usar las películas. Si queremos que sean una fuente pasiva de input: miramos la película, la disfrutamos, le ponemos subtítulos en español (si nuestro hijo sabe leer) o en inglés (si ya tiene un buen nivel de inglés) y listo. O podemos utilizar la película como fuente activa de input realizando una actividad dada relacionada con la película. En este caso tendríamos que elegir la película con antelación, analizar su contenido, ver qué vocabulario podemos aprender de ahí. Que tiempos gramaticales podemos observar y analizar con esa película, qué mensaje transmite la misma y si se puede utilizar para realizar algún proyecto transversal en el que el idioma sea el eje principal. De esta manera, el input que ofrezca la película va a estar más cerca de transformarse en intake ya que estamos apuntando la lupa a un contenido específico de la película.

Teniendo en cuenta estas ventajas y desventajas podemos analizar esta fuente de input para darle utilidad en nuestro hogar. Con mi hijo pequeño (2 años y medio) todavía no le sacamos mucho provecho a este medio. Como es pequeño pero ya entiende bastante al ver una película prefiere verla con el audio en nuestro idioma. A veces solemos usarla como fuente pasiva de input con aquellas películas que les gusta mucho y que ve en más de una ocasión. En este caso a veces ve la película con el audio en inglés. Nosotros no tenemos cable, en cambio contratamos Netflix por lo que puede ver y rever las películas que les gusta, eligiendo el audio que queremos.

En mi experiencia hay dos películas que quiero rescatar que pueden servir como fuente de input tanto para niños como para preadolescentes por su contenido y mensaje:

The Lorax (El Lorax: En busca de la trúfula perdida): Esta película es muy pero muy linda. Tiene un mensaje sobre el cuidado del medio ambiente que realmente llega y los personajes son divertidos y muy coloridos. Nosotros la vimos con mi hijo pero no la utilizamos todavía como fuente activa de input. Tengo pensada usarla cuando sea más grande ya con muchas actividades diseñadas exclusivamente para esta película.

Meet the Robinson (La Familia del Futuro): Con esta película la compañía Disney me sorprendió. Estaba muy desencantada con sus películas por la cantidad de violencia que se ve en sus películas y porque en sus historias siempre hay un malo que al final termina muerto o pasándolo fatal. En esta película si bien hay un villano, no es quien parece y la verdad es que no se muestra mucha violencia. Además tiene un mensaje muy hermoso sobre el aprender de los errores y lo importante que es ver fracasos como distintos escalones que nos llevarán al éxito. Esta película también la hemos usado como fuente pasiva de input pero también tengo pensado usarla con mi hijo desarrollando actividades para poder trabajarla y sacarle todo el jugo.

Bueno, espero que les haya gustado la entrada de hoy y no se pierdan las próximas entregas que seguiremos analizando las distintas fuentes de input. ¡No se olviden que espero sus comentarios!

 Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies