Una forma divertida de presentar las habitaciones de la casa en inglés

Hoy les voy a mostrar una forma divertida de presentarles a sus hijos las habitaciones de la casa en inglés.

Lo bueno de enseñar en casa es que tenemos los recursos al alcance de nuestra mano sin hacer mucho esfuerzo. Si queremos presentar las habitaciones de la casa creo que la mejor manera de hacerlo es utilizando nuestra propia casa como recurso.

Para ello necesitan diseñar dos cosas:

 

– Cárteles con los nombres en inglés de las habitaciones de la casa.

– Un plano de su hogar.

¿Cómo pueden hacer esto?

– Para los carteles:

Los carteles pueden hacerlos a todo color y resulta muy útil plastificarlos para que queden como recurso permanente, o pueden hacerlos en blanco y negro y una vez terminada la actividad pueden pedirles a sus hijos que los coloreen. Acá depende de los gustos de cada familia y de lo que crean más apropiado en ese momento.

Si los hacen en colores pueden usar WordArt que vienen con el programa Word (editor de texto de Microsoft). Los carteles quedarían más o menos así:

Bathroom Color

Si lo hacen en blanco y negro quedaría así:

Bathroom BtN

Un aspecto a tener en cuenta es que si sus hijos recién están iniciando la alfabetización es importante que el formato de letra que elijan sea bien legible. Si utilizan un formato en el que las letras están muy dibujadas o muy apretadas unas con otras por ahí les resultará más difícil leerlo. En cambio si sus hijos ya están alfabetizados y pueden leer cualquier formato de letras pueden elegir el que más les guste y darle mucha personalidad a los carteles.

– Para el plano de la casa:

Para el plano de la casa pueden hacerlo de dos formas: Puede pedirle a sus hijos que lo dibujen ellos mismos (dependiendo de la edad de sus hijos) o puede dibujarlo usted misma a mano o pueden hacerlos utilizando Word. Pueden insertar una tabla y en las celdas de la tabla pueden pegar las fotos. No va a quedar tan lindo como cuando lo dibujen a mano pero para salir del paso es una opción.

El plano quedaría así.

Las fotos las pueden buscar desde internet o pueden utilizar fotos que hayan tomado de su misma casa. Si deciden utilizar esto último van a tener la ventaja de que sus hijos van a reconocer mejor cada habitación por la familiaridad con las imágenes.

Una vez hecho esto tienen que pedirles a sus hijos que, con el plano de la casa en mano, recorran las habitaciones buscando los carteles en las puertas para poder identificarlas. Una vez identificadas tienen que escribir en el plano el nombre de cada habitación en los espacios en blanco.

En la entrega siguiente les voy a proponer un juego muy divertido para poder seguir practicando las habitaciones de la casa. Pero antes de irme quiero dejarles una lista con los nombres de las partes más comunes que puede tener una casa para que tengan como referencia.

– Living room (en mi país se lo llama de la misma manera que en inglés pero también puede llamarse “sala de estar”)

– Study (estudio)

– Garage (Garage)

– Dining room (Comedor)

– Kitchen (Cocina)

– Bathroom (Baño)

– Laundry room (Lavadero)

– Bedroom (Dormitorio o pieza)

Si quieren pueden descargar los carteles con estos nombres aquí, tanto a color como blanco y negro para que sus hijos las puedan pintar.

Espero que si diviertan mucho haciendo esta actividad y me encantaría escuchar sus comentarios de cómo les fue!!!

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero animar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Seguimos aprendiendo la hora

En las entregas anteriores estuvimos viendo por qué a nuestros hijos les cuesta tanto aprender la hora, cómo hacer un reloj de cartón para aprender la hora y cómo utilizar ese reloj de cartón para jugar aprendiendo la hora. En la entrega de hoy seguimos aprendiendo la hora. Pero ahora les voy a enseñar cómo hacer “Visual Aids” para que puedan colgar en casa, en el rincón de estudio (“Study Corner”) que tengan así lo tienen a mano cada vez que quieran consultarlo.

Por “Visual Aids” se refieren a todo material visual, ya sean pósters, maquetas, etc que sirven para aprender y luego recordar lo aprendido. El más común es el póster. Por eso, les voy a mostrar cómo hacer un póster con el que puedan aprender la hora de forma práctica y que sea fácil de recordar, tanto para los niños como para los papás:

Visual Aid - La Hora

Este es el poster que yo hice para enseñar la hora. Lo hice con el programa Paint para que quede más prolijo. Para mis alumnos lo dibujaba a mano con distintos colores para que ellos lo copien o fotocopien y lo peguen en sus cuadernos.

Para que se entienda mejor, voy a explicarlo por partes. Es más, lo que pueden hacer es hacer el dibujo en etapas a medida que ustedes lo van explicando a sus hijos.

1. Pueden usar el video del post anterior para mostrarles las horas y los minutos en inglés. Y mientras tanto le explican que la manecilla corta es para la hora y la manecilla larga para los minutos. En el dibujo están hechos con colores diferentes para que la asociación sea más clara. Con el reloj de cartón pueden jugar moviendo cada manecilla y que digan los números en inglés, si mueven la corta, tienen que decir el número de la hora que señala la manecilla, y si mueven la larga tienen que decir el número de los minutos que señala esa manecilla.

2. Lo segundo que pueden mostrarles es terminología más específica del reloj, por ejemplo que cuando la manecilla larga está en el minuto 15 o en el minuto 45 se llama también “quarter” y cuando la manecilla está en el minuto 30 se dice “half”. Para practicar pronunciación les recomiendo este diccionario online que es muy bueno.

3. Ya podemos pasar a explicarle la estructura completa de la hora. En el post anterior habíamos visto con el video cómo se pregunta la hora y cómo se dice cuando una hora es en punto, pero les doy un ejemplo:

What time is it? (Qué hora es?)

It is 8 o’clock. (Son las 8 en punto.)

Cuando queremos decir la hora y ya no es en punto la manecilla larga deja de estar en el número 12 (que en los minutos figura como 60) y pasa a moverse dentro del reloj. Cuando queremos decir una hora en particular que contenga: y cuarto, y diez, y cinco, y veinte, incluido y media, se usa “past” (lo que está en rojo en la figura).

Cuando armamos la oración completa tenemos que tener en cuenta que en inglés se empieza por lo minutos y luego se dice la hora (al revés de como lo decimos nosotros). Veamos algunos ejemplos:

What time is it? (Qué hora es?)

It is quarter past 8. (Son las 8 y cuarto.)

It is 10 past 7. (Son las 7 y 10.)

It is 5 past 6. (Son las 6 y 5.)

It is half past 1. (Es la 1 y media.)

It is 20 past 3. (Son las 3 y 20.)

En estos ejemplos escribí los números en vez de escribirlo de forma alfabética así se notaba mejor la explicación de cómo en inglés se dice al revés de como decimos nosotros. Para poder visualizar mejor esto recomiendo mirar el poster con las explicación y con el reloj de cartón representar las horas que están de ejemplo.

4. Por otro lado cuando queremos decir por ejemplo: menos veinte, menos cuarto, menos diez, menos cinco, etc. se utiliza “to”. Acá también podemos aclarar que cuando estamos diciendo cuánto falta para una hora dada, los minutos 40, 45, 50 y 55 pasan a ser 20, 15, 10 y 5 respectivamente. Esta parte la dibujé con color verde para diferenciarlo del resto.

Veamos ejemplos:

What time is it? (Qué hora es?)

It is quarter to 8. (Son las 8 menos cuarto.)

It is 10 to 7. (Son las 7 menos 10.)

It is 5 to 6. (Son las 6 menos 5.)

It is 20 to 3. (Son las 3 menos 20.)

5. Para resumir, cuando estamos hablando de los minutos hasta el 30 (en Inglés siempre se usa “half” cuando leemos un reloj de manecilla) se utiliza “past”. Luego del 30 se empieza a decir “to” (en el dibujo lo puse con color verde, aparte del rojo para que se distinga).

Como verán aprender la hora en inglés no es nada fácil pero teniendo a mano el reloj de cartón para jugar y haciendo el poster como “visual aid” podremos lograr que nuestros hijos puedan estructurar este conocimiento de forma visual y práctica.

Espero me cuenten como les fue en los comentarios!!!

Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero animar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

¿Cómo aprender la hora jugando con un reloj de cartón?

En la entrega anterior les enseñé cómo hacer un reloj de cartón para que puedan practicar la hora en inglés y si en caso de que quieran enseñarle también puedan. Ahora les voy a mostrar cómo pueden enseñar la hora en inglés.

Una consideración muy importante a tener en cuenta: Si vamos a enseñar a nuestros hijos a leer la hora en inglés, es mejor que la sepan decir en español primero. Eso quiere decir que ya están listos para aprenderla. No es un requisito indispensable pero es mejor ya que los niños van a tener una ventaja que es la familiaridad de lo que le estamos hablando. Si ellos ya saben lo que son las horas, los minutos y los segundos en español, les va a resultar más fácil aprenderlo en otro idioma. Y mejor aún, si ellos ya pueden decir la hora en español, más fácil le resultará entender que significa: “menos cuarto, menos diez, menos cinco, y cinco, y diez, y cuarto, y media, etc”. También tenemos que considerar que nuestros hijos tengan un conocimiento previo de los números en inglés.

Para empezar les recomiendo que les muestren primero este video en el que les enseña cómo van las agujas del reloj en la hora (y cómo se dicen en inglés) y en los minutos (y cómo se dice en inglés). De acá pueden tratar de sacar la pronunciación que les va a servir más adelante.

Después, para niños que ya manejan la lecto-escritura les pueden mostrar de forma escrita cómo se pregunta la hora y cómo se responde. Si no manejan la lectoescritura, lo pueden hacer de forma oral. Si sus hijos no tienen ninguna experiencia previa con las horas en inglés, les recomiendo que sólo utilicen las horas en punto. Si ya saben cómo, pueden directamente mostrarles con el reloj de cartón que armaron cómo se dice las y cuarto, las y media, las menos cuartos, etc. A continuación les dejo vocabulario al respecto:

Niños que no saben la hora en inglés:

What time is it? (¿Qué hora es?)

It’s one o’clock. (Es la una en punto.)

It’s three o’clock. (Son las tres en punto.)

It’s six o’clock. (Son las seis en punto.)

It’s twelve o’clock. (Son las doce en punto.)

Etc.

Niños que ya sepan decir lo anterior tanto en español como en inglés, podemos agregarle un poco de complejidad:

What time is it? (¿Qué hora es?)

It’s ten past four. (Son las cuatro y diez.)

It’s quarter past two. (Son las dos y cuarto.)

It’s half past five. (Son las cinco y media.)

It’s quarter to seven. (Son siete menos cuarto.)

It’s ten to eleven. (Son las once menos diez)

Etc.

Para que tengan en cuenta:

  • Si tratan de analizar las oraciones en inglés, verán que ellos dicen la hora al revés de cómo la decimos nosotros, lo cual para nosotros se nos hace un poco más complicado. Si nosotros decimos “Son las cuatro y diez”, ellos dicen, utilizando una traducción literal: “Son las diez pasadas las dos.”
  • Otro factor a tener en cuenta cuando nos referimos a “menos cuarto, menos diez” ya no se usa “past”, en cambio se usa “to”. Pero no se preocupen en el próximo post les dejo un gráfico con esto para que puedan visualizarlo mejor.

Con este vocabulario presentado anteriormente y luego de que le hayan mostrado en el reloj de cartón estas horas pueden hacer un juego con sus hijos. Escriben estas frases en pequeños papelitos y lo doblan. Si tiene más de un hijo, mejor, sino puede jugar usted con él. La idea es que cada niño saque un papelito doblado y una vez que usted le pregunte: “What time is it?” ellos tienen que sin decir una palabra representar la hora en el reloj de cartón. Su otro hijo (o usted misma) tiene que decir la hora que él representó. Si lo que su hijo representó en el reloj es la hora que tiene en el papel su hijo tiene un punto. Luego el turno le toca a la otra persona (otro hijo o usted misma) la cual también tendrá que sacar un papelito para representar la hora mientras su hijo le pregunta “What time is it?”.

Puede probar este juego con otras frases eligiendo usted las horas que le parezca. ¿Se animan a jugarlo? ¿Me cuentan cómo les fue?

 VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero animar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

¿Cómo hacer un reloj de cartón para practicar la hora en inglés?

 

Para los niños más mayorcitos de la casa que ya sepan decir la hora en inglés (o también se les puede enseñar) les voy a contar cómo hacer un reloj de cartón muy lindo y fácil.

Lo bueno de poder aprender inglés con nuestros hijos en el hogar es que pueden hacer juntos sus propios materiales.

A mis alumnos particulares les encanta cuando ellos diseñan los materiales que van a usar porque sienten que son parte del proyecto y no meros receptores. Espero que ustedes también lo disfruten:

Materiales

  • Cartón
  • Cartulina blanca (o de color si quieren darle más personalidad al reloj)
  • Fibra negra y/o de colores
  • Un gancho mariposa
  • Compás o tapa redonda bien grande que les permita marcar el círculo para el reloj.
  • Tijeras o trincheta

 

Primero tienen que cortar el cartón en un círculo del tamaño que quieran hacer el reloj. Pueden utilizar un compás o una tapa redonda de algún tupper que les sirva para hacer el reloj en el tamaño que deseen. Luego lo recortan.

 

Para cortarlo pueden utilizar una tijera, pero si el cartón es muy duro conviene marcarlo antes con una trincheta y luego utilizar las tijeras. Esta parte conviene que la realice un adulto, más que nada por el manejo de las tijeras y la trincheta.

Una vez que cortaron el cartón, recortan la cartulina del mismo tamaño y la pegan al cartón. Del lado de la cartulina le escriben los números del reloj. Lo pueden hacer con cualquier marcador y del color que más les guste. La cartulina, como les decía no tiene porqué ser blanca, puede ser de colores o incluso puede ser blanca y los niños les hacen dibujos tanto en el centro como en los números. Este es a gusto de cada familia.

Con el cartón que les quede, marcan las agujas del reloj y las recortan. También marcan la cartulina del mismo tamaño que las agujas de cartón y las pegan juntas. Luego pueden pintar las agujas del color que quieran. Nosotros las pintamos de negro.

Una vez que tienen todo cortado, hacen un agujero pequeño en el centro del reloj y en el extremo de cada una de las manecillas recién cortadas. Luego, pasan el gancho mariposa por cada agujero y lo unen todo.

 

¡Ya está! Tienen un reloj para poder jugar y divertirse practicando la hora en inglés.

 

Leila GodinoAutora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante.

Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje.

Con inglesenelhogar.com quiero ayudar a aminar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto a ellos.

 

¿Por qué les cuesta tanto a nuestros hijos aprender la hora en inglés?

Aprender la hora en inglés no es tarea fácil para nuestros hijos. ¿alguna vez se preguntaron por qué?

Los idiomas no solo son un conjunto de reglas gramaticales y vocabulario, sino que también tienen un gran aspecto social que los define.

Se podría decir que cada idioma es influenciado por la sociedad que lo habla, y viceversa.

Recuerdo la anécdota de una profesora que nos contaba cómo un maestro británico no entendía cómo podía ser que a los niños y adolescentes Argentinos les costara tanto aprender la hora, para ellos era lo más simple y normal del mundo. Mi profesora nos comentó que a este profesor le llamaba tanto la atención ya que no entendía el trasfondo cultural detrás de saber la hora. Ella nos decía a modo de broma, “Cuando un niño británico nace le ponen un nombre y un reloj en la muñeca”. Para demostrar lo familiarizados que están ellos con el horario.

Además, la puntualidad es una característica muy importante en su cultura. Tienen el Big Ben y el meridiano de Greenwich que los cruza justo en el medio. Todos estos factores hacen que su cultura valore mucho la puntualidad y la precisión en decir la hora.

Nosotros, los latinoamericanos en cambio, no somos muy estrictos con la puntualidad.

Si bien sabemos decir la hora, manejamos solo 4 de los usos horarios: en punto, y cuarto, y media y las menos cuarto.

Si decidimos encontrarnos y hacer alguna reunión estas cuatro opciones son las que elegimos.

Nunca vamos a decir o nunca vamos a encontrar un tren o autobús que tenga como horario de salida las 13:07 por ejemplo. O sale a las 13 o sale a las 13:15.

Toda esta anécdota es en realidad, para reflejar que aprender un idioma no implica solamente adquirir conocimientos estrictos de la lingüística de un idioma, sino que también involucra adentrarnos en esa cultura donde el idioma es hablado, para entenderla, para entender el porqué de las elecciones de los términos usados, y buscar el marco cultural que se haya detrás y poder entender mejor ese idioma.

Algo que también resulta importante es saber qué nos diferencia de esa lengua y de esa cultura para poder saltar los obstáculos con más facilidad.

Obviamente siempre desde el respeto y con la meta de poder ampliar y enriquecer nuestra visión del mundo en el que vivimos.

 

Leila GodinoAutora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante.

Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje.

Con inglesenelhogar.com quiero ayudar a aminar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto a ellos.

¿Qué clase de inglés quiere que aprendan nuestros hijos?

Lo bueno de aprender inglés en el hogar es su flexibilidad.

Un aspecto de todo ello es la opción de poder orientarnos, con el tiempo y a medida de que conozcamos más los intereses de nuestros pequeños, sobre qué clase de inglés vamos a querer para nuestros hijos.

Y dentro de esto, para cada hijo en particular.

A pesar de que la lengua sea una, las direcciones que tome el aprendizaje pueden ser totalmente diferentes.

No es lo mismo lo que sabe un médico de Inglés, de lo que sabe un abogado.

Tampoco es lo mismo lo que sabe de Inglés una familia viajera que lo que sabe un ingeniero mecánico.

Lo importante es definir, a largo plazo, cuál va a ser el uso que nuestros hijos (y nosotros) queremos del Inglés.

Porque teniendo un objetivo claro podemos arrancar y empezar de ahí.

Por ejemplo, si nuestros hijos son homeschoolers y nosotros somos una familia emprendedora que le encanta viajar por el mundo. Lo mejor es empezar a aprender los contenidos de inglés inmersos en el mundo en el que nos vamos a mover: el mundo de los aeropuertos, de las estaciones de trenes, de las preguntas a atención a turistas, de los hoteles y museos, de las preguntas a lugareños por direcciones, etc.

En fin, lo que necesitamos es un Inglés para turistas.

Si ya empezamos a aprender un idioma utilizando como referencia el entorno en el que nos queremos mover y aprendiendo el lenguaje específico que lo abarca, nuestra tarea de aprender, además de ser más fácil, será más entretenida y lo que es mejor aún tiene un objetivo y un propósito claros.

Poniendo otro ejemplo, si nuestro hijo quiere ser mecánico es importante que el Inglés que aprenda esté enmarcado en el contexto que sea más beneficioso para él y lo que sería un Inglés para turistas pase a un segundo o tercer plano, pero un Inglés que le permita entender manuales técnicos de armado y desarmado de motores y máquinas complejas sea primordial.

Por supuesto que hasta que tengamos en claro cuál es el camino que nuestros hijos quieran tomar podemos aprender un montón de actividades súper divertidas que hagamos en familia: escuchando canciones, viendo películas y videos, jugando con las palabras, etc, pero el tener una idea clara de cuáles son los objetivos a futuro de nuestros hijos y sus aspiraciones nos van a ayudar mucho a darle una orientación firme y útil en el aprendizaje de un idioma.

 

Leila GodinoAutora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante.

Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje.

Con  www.inglesenelhogar.com quiero ayudar a aminar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto a ellos.

Aprender inglés en casa: una alternativa económica y divertida

Una alternativa a las costosas academias de idiomas es aprender inglés en el hogar.

A pesar que suene a misión imposible, creo que es totalmente posible aún cuando los padres no tengan mucho conocimiento de inglés.

A pesar de que uno tenga muchos miedos respecto a las capacidades que tengamos para enseñarles me parece importante que resaltemos cuáles son los beneficios a la hora de enseñar un idioma a nuestros hijos en el seno de nuestro hogar:

  1. Los recursos son prácticamente infinitos.

Estoy más que segura que en sus hogares pueden encontrar muchísimas oportunidades para aprender y enseñar inglés.

Vivimos en un mundo globalizado, estamos a un click de distancia de cualquier cosa que queramos averiguar, por lo que no debería ser un problema el obtener recursos para aprender inglés.

Más allá de las páginas web que presentan recursos gratuitos con actividades ya diseñadas, podemos utilizar otros recursos como las canciones, los videos, los dibujos animados, los juegos de mesa, los juegos bilingües, etc.

El cielo es el límite en lo que respecta a recursos.

  1. Pasar tiempo con nuestros hijos es invaluable.

Ya sea que estemos enseñándoles nosotros mismos, o que estemos aprendiendo junto con ellos o solamente cantándoles una canción tirados en la cama, cada segundo que pasamos con nuestros hijos vale más que el oro.

Es muy importante que le dediquemos todo el tiempo que tengamos disponibles, ellos lo necesitan y nosotros también.

Más allá de ello, no hay mejor manera de reforzar el vínculo que compartiendo actividades en común.

El vínculo que empecemos a construir y a reforzar desde pequeños se va a transformar en un puente que nos conectará en el futuro.

  1. Permite ahorrarnos tiempo y dinero.

Más allá del ahorro económico que implicaría no tener que pagar una cuota mensual en una academia, que se multiplicaría por el número de hijos, debemos considerar todo el tiempo que perdemos llevando a nuestros hijos a la academia.

Entre los preparativos, el viaje de ida y de vuelta, el tráfico en caso que tengamos que usar el auto para ir, es increíble el tiempo que se pierde.

Imaginen lo que se ahorrarían de tiempo y en qué otras cosas lo podrían destinar.

  1. La Enseñanza es 100% personalizada.

Lo bueno de enseñar Inglés en el hogar en lugar de asistir a una academia es que la enseñanza es 100% personalizada al estilo de aprendizaje de nuestros hijos, y por qué no, a nosotros también.

En una clase con 20 individuos en el que cada uno tiene su propio estilo de aprendizaje, sus propios gustos, intereses y pasiones, su propio pasado y conocimiento adquirido es imposible que la enseñanza pueda adaptarse perfectamente a sus necesidades individuales.

Aunque con el mayor esfuerzo trates de apelar a los intereses de tus alumnos es imposible que puedas abarcar los intereses de todos y ni hablar con los estilos de aprendizaje.

Enseñar o aprender un idioma junto a tus hijos presenta una gran oportunidad y nos da una gran facilidad para ajustar la enseñanza a cada niño en particular.

  1. Nos ayuda a conocer más a nuestros hijos

Al hacer un esfuerzo por ajustar la enseñanza a cada estilo de aprendizaje de nuestros hijos y al tomar como base sus intereses y pasiones, tenemos que dedicar tiempo para conocer mejor a nuestros hijos.

Para observarlos, ver cómo aprenden, ver qué temas son los que les interesan, qué actividades les gusta hacer, qué cuentos les gusta leer.

Todo esto va a ser la base en la que nuestra enseñanza se fundamente.

De esta manera, el aprendizaje será más fácil, porque estará adaptado a cómo aprenden nuestros hijos y será más divertido ya que partirá de los intereses y gustos de cada uno.

Leila GodinoAutora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante.

Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje.

Con inglesenelhogar.com quiero ayudar a aminar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto a ellos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies