Todo lo que QUIERO hacer por ti

Hoy  vengo a pedirte …

¿Qué puedo hacer por ti  ? 

 

Quiero centrarme y trabajar en lo que REALMENTE NECESITAS 

 

Por esto te invito a contestar a la pregunta de esta encuesta, sólo serán 5 segundos que me ayudarán a darte siempre lo mejor de mí. 

 

Rellena la encuesta AQUÍ
encuestaphoto credit: Stefan Baudy via photopin cc
Desde ya gracias por tu ayuda. 

 

Limpiar culpas sobre la lactancia – #DíaLactancia

Dialactancia_2014_zpsdf217be9

 

El otro día estaba bastante baja de moral por varias interferencias externas y tuve una sección de coaching con mi amiga Mamá Golodrina (muy recomendada 🙂 ) ; fue una de sus preguntas clave, con el tono que sólo ella sabe emplear, que me hizo dar cuenta de la realidad palpable de lo que ya estaba pensando, lo que ya estaba entreviendo … y no acababa de aceptar.

A la pregunta contesté – Quiero llorar lo que no lloré de 15 años para acá –

Sí, aún tengo mucho para llorar aunque ya empecé mi camino que me lleva a ser más consciente de mi misma, a limpiar mis culpas … y una de esas culpas es respeto a la lactancia de mi hijo pequeño.

 

Mis hijos tienen ahora 9 y 7 años y en estos últimos años hemos luchado mucho para normalizar la lactancia (normalizar la lactancia? qué quiere decir? es como decir normalizar el sueño o el hambre … pero este es otro tema) pero hace unos años era diferente. Las personas en la calle, los vecinos, los médicos, los amigos y amigas …. TODOS me decía que era mejor, pero que MUCHO MEJOR, la leche en polvo, sólo 2-3 personas compartían mi idea y en estas me apoyé para seguir adelante.

 

Amamanté a mi hija desde su nacimiento en marzo 2005 hasta el embarazo de su hermano, en verano 2006 cuando se destetó y volvió a mamar con su hermano en febrero 2007 para 2-3 meses de lactancia en tandem.

Sin embargo en noviembre 2007 me afectó un fuerte dolor de dientes y los médicos me dijeron claro que ningún medicamento era compatible con la lactancia. Así que a golpes de antibióticos y antidoloríficos metí fin a la lactancia de mi hijo con sólo 8 meses.

Tengo que decir que busqué remedios alternativos … pero no lo suficiente, tengo que aceptar que no los busqué lo suficiente porque honestamente y con una mano en el corazón estaba contenta de dejar de amamantar, contenta de no tener que estar pendiente las 24 horas del día, desde hace años,  de unos pequeños, … queridos, claro, CLARO QUE SÍ, pero también agotadores, más para una madre soltera, más en esos tiempos …

Esta mañana leí un comentario de una mamá en Facebook que decía – Espero con todo el corazón llegar por lo menos a los 2 años de lactancia- Sentí los sentimientos de esa madre, las ganas, las fuerzas, y, sí, también la consciencia de estar apoyada, si no por su familia o su médico, por una red de mujeres en Internet.

Podría decir que yo no tenía ese apoyo, que estaba agotada y sola … pero sería una escusa más …

Me queda aún culpa para limpiar respeto a la lactancia de mi hijo, sé que he seguido dándole todo el cariño que necesitaba pero también soy consciente que para una madre soltera como yo es casi imposible estar 100% entregada, por cuanto trabaje en casa.

 

Por esto muchas madres solteras tienen esta culpa en común: haber acabado demasiado pronto con la lactancia de sus hijos porque estaban agotadas; la excusa, el detonante, puede haber sido el trabajo o los médicos, pero esa mamá, yo misma y como yo muchas otras, lo han cogido como esto, como una escusa para no ver su agotamiento, para no aceptar ir en contra del sentimiento de amor incondicional que sienten hacia su hijo.

Limpiémonos de culpas, todas las madres, no sólo las solteras, aceptemos que en la lactancia, así como en cualquier otra faceta de la crianza y de la educación de nuestros hijos queríamos (y lo mismo podíamos) haberlo hecho mejor pero …

 

Pero somos personas. 

Damos a nuestros hijos todo … todo lo que podemos con nuestros medios y nuestra educación.

 

Por esto es TAN importante educarnos y a la vez educar para apoyar a esas madres que se sienten agotadas, ayudarlas a adquirir una nueva consciencia de si mismas para que acepten la ambivalencia de los sentimientos de la maternidad, para que se libren de la culpa, para que se presenten a sus hijos como personas enteras.

lactancia2014

Hoy, día de la lactancia materna, tomamos un momento para nosotras para pensar nuestras lactancias, par volver a rememorar los sentimientos que probábamos a tener a nuestro hijo en los brazos, para volver a llenarnos de la oxiticina que nos invadía y abrazamos a nuestro hijo como lo hacíamos entonces para trasmitirle todo nuestro cariño, para que ellos nos trasmitan el suyo y eso sea el motor para limparnos de la culpa.

Te dejo esta canción de Bebe y me quedo con la frase
– Ella prometió darte todo … pero sólo pudo darte lo que tuvo – 

Si te interesa profundizar sobre el tema Culpabilidad Maternal, puedes acceder a la grabación de la conferencia AQUÍ

 

 

 Loading InLinkz ...

Creando veo-veo historias

Me gusta adaptar actividades que he visto en otros blogs a los gustos de mis hijos, o juntar ideas que descubro mientras deambulo por la red, tomar un poco de allí y de allá, probar el resultado, cambiar lo que no les convence… Al final, es como elaborar una buena comida, ¿no crees?

En el tema de la diversión y el aprendizaje me considero el equivalente a una persona <<cocinillas>>, una de esas personas que disfrutan realmente de lo que están preparando en la cocina y del resultado. Es un proceso con unas cuantas fases, en el que la imaginación y la creatividad intervienen y mucho. No me gusta mucho cocinar, la verdad, yo soy de las personas que siguen una receta paso a paso y sin saltarme ninguno para que el resultado sea comestible. En cambio, los <<cocinillas>> hacen maravillas con una simple receta: cambian algunos ingredientes para probar nuevos sabores, lo hacen al horno en vez de a la plancha (es un ejemplo), le añaden otro acompañamiento, lo decoran de otra forma… Y saben disfrutar de cada paso.

En este caso he preparado una actividad “cocinilla”, he juntado unas cuantas ideas para que los niños de 3 a 8 años jueguen y aprendan las letras, estimulen la concentración y la imaginación, practiquen la escritura creativa y refuercen la expresión oral y la lateralidad. La actividad se llama “Creando veo-veo historias” y es adecuada para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico).

Materiales que necesitas:

  • Trozos de cartón. Los puedes conseguir recortando las cajas de cereales.
  • Tijeras
  • Cinta de carrocero
  • Lápiz

Materiales para crear veo-veo historias

La actividad se basa en el juego del veo-veo clásico y es preferible que el primer jugador seas tú para que tus hijos vean cómo se juega.

– Veo, veo.

– ¿Qué ves?

– Una cosita.

– ¿Y qué cosita es?

– Empieza, empieza por… “m” (con niños pequeños de 3 a 5 años es conveniente que digas el sonido de la letra en vez de su nombre; es decir, que digas “mmm” en vez de “eme”) (aprendizaje auditivo de las letras)

Corta un trozo pequeño de cinta de carrocero y pégala en el extremo superior izquierda del cartón. Es conveniente pegarlo en ese sitio para trabajar la lateralidad (te indico cómo más adelante). Escribe en ese trozo “m”.

Ahora, por cada palabra que diga otro jugador intentando adivinar la que has pensado, se corta un trozo de cinta de carrocero y se pega a continuación de la anterior hasta llegar al extremo derecho del cartón. Cuando ya no quepa un nuevo trozo, se pega en la segunda fila del extremo izquierdo. De esta forma refuerzas la lateralidad porque trabajas la idea de que se escribe de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

El jugador que dice la palabra la escribe en la cinta de carrocero. Con esto, estás reforzando la lectoescritura en niños auditivos (dicen la palabra), visuales (la ven escrita) y kinestésicos (la trazan).

Si algún jugador no sabe escribir o no conoce todas las letras de la palabra, ayúdale tú: puedes escribir la palabra en un folio aparte y que él la copie, o podéis formar juntos la palabra con un alfabeto de madera o magnético o con el alfabeto móvil Montessori y tú la escribes en la cinta de carrocero, etc.

El juego sigue hasta que un jugador adivina la palabra que has pensado. Y será el último trozo de cinta de carrocero que se pega en el cartón.

Ahora volved a jugar varias rondas, procurando que todos los niños que participan hayan pensado una palabra. Jugad todas las veces que queráis pero no tires las tarjetas de cartón porque os van a servir para seguir jugando.

Jugando a crear veo-veo historias

Te propongo una segunda actividad para jugar con las palabras de las tarjetas de cartón. Puedes optar por escoger únicamente las palabras adivinadas (las últimas escritas en cada tarjeta) o todas las palabras que habéis ido diciendo para averiguar la palabra pensada.

Para que sea más fácil jugar, escribe cada palabra de forma separada en una tarjeta. Si tenéis muchas tarjetas, las puedes dividir en grupos para jugar varias veces. O si hay muchos jugadores, repartir un grupo de tarjetas a cada uno. También podéis formar equipos de 2-3 jugadores para esta actividad.

Con cada grupo de tarjetas, colócalas sobre una superficie (la mesa, el suelo) de forma desordenada. El juego consiste en que cada jugador/equipo invente una historia con las palabras de las tarjetas (escritura creativa). Puedes dibujar también la imagen que corresponde a cada palabra para facilitar el juego a los niños de 3 a 5 años.

Por ejemplo, con las siguientes palabras

Palabras e imágenes para crear veo-veo historias

se puede jugar de varias formas:

  • Cada jugador/equipo piensa y escribe su propia historia en la que aparecen esas palabras y, por turnos, la cuenta a los demás (expresión oral).

Para el primer grupo de palabras, por ejemplo:

Estaba sentado en el sofá comiendo una manzana para merendar. En la tele salía un coche y esquivaba un árbol para no chocarse.

Si los niños son pequeños ayúdales tú y creáis un cuento con pictogramas. Tú escribes las frases y ellos pegan en el sitio adecuado las imágenes.

A los chicos mayores puedes proponerles que dibujen la historia como en un cómic, mezclando ilustraciones con textos.

  • Jugáis todos con todos. El primer jugador/equipo dice una frase en la que aparezca la primera palabra; el segundo jugador/equipo, otra frase con la segunda palabra; etc.

Primer jugador/equipo: Estaba sentado en el sofá.

Segundo jugador/equipo: La farola de la calle no se encendió.

Primer jugador/equipo: Mi merienda es una manzana.

Segundo jugador/equipo: El césped estaba mojado porque habían regado.

Etc.

Habéis escrito muchas frases con la que tenéis que escribir la historia. La historia la podéis escribir, dibujar o hacer un cómic como antes.

No hace falta que las frases aparezcan en el orden en el que las habéis dicho y escrito, aunque es lo más natural y es lo que van a hacer los niños. Así
que explícales este dato, que las frases pueden colocarlas en cualquier orden.

Po último, te propongo la tercera actividad para reforzar la expresión oral, la memoria visual, la imaginación y reconocer y cumplir las normas “atípicas” de un juego. Se elige un jugador que se coloca en el centro. El resto de los jugadores eligen una de las tarjetas al azar y la pegan con cinta de carrocero a la espalda de este jugador.

El juego consiste en que el jugador del centro debe adivinar la palabra de su espalda haciendo preguntas a los otros jugadores pero sólo pueden responder “sí” o “no” a las preguntas y con mímica. Lo más fácil para empezar este juego es empezar a preguntar por cosas generales para ir delimitando poco a poco. Por ejemplo:

  • ¿Es una persona? (No)
  • ¿Es una cosa que se come? (No)
  • ¿Es una cosa grande? (con las manos pueden decir lo grande que es)
  • Etc.

¿Qué te parecen las actividades de esta semana? ¿Cuántas más se te ocurren? Cuéntame todo lo que quieras en los comentarios.

 

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Diferentes fuentes de input: Apps

Esta es la última entrega de esta serie en la que les fui presentando las diferentes fuentes de input que pueden encontrar. En esta entrega les presento diferentes aplicaciones (“apps”) para el sistema operativo Android que pueden servir como fuente de input.

Las apps tienen la ventaja de presentar un idioma de forma simple e intuitiva. Cada fase que vas completando te lleva a la otra. En esto se parecen mucho a los videojuegos. Por eso son tan atrapantes, tanto para niños como para adultos.

Dentro de las ventajas también podemos mencionar que existe una enorme variedad, pudiendo encontrar muchísimas aplicaciones que se pueden utilizar para aprender inglés.

Entre las desventajas que vale la pena mencionar es que, dada la gran cantidad de aplicaciones disponibles, hay que buscar bastante hasta encontrar las que mejor se adaptan a nuestros niños, tanto a su nivel de inglés como a sus intereses.

Otra desventaja es que hay muchas aplicaciones para aprender inglés que son muy conductistas, donde hay mucha memorización en el aprendizaje y muy poco entretenimiento, donde solamente pasan imágenes con sus respectivos nombres y luego hay que recordar cada imagen.

También otra desventaja que tienen algunas apps (no todas) es que no tienen una buena pronunciación. La grabación del sonido no siempre es buena y la pronunciación podría estar mejor pulida. También cabe mencionar que el vocabulario de estas apps es muy limitado, tratando de cubrir los temas más comunes como presentarse, los animales, la familia, etc.

Teniendo en cuenta estas desventajas, se pueden buscar apps que se adapten a lo que nosotros queremos practicar del idioma y así poder sacarle el mejor provecho.

A mí personalmente me gustaron las siguientes apps:

–       Busuu para niños: Esta app a pesar de que algunas actividades son bastante memorísticas, tiene otras actividades que son bastante lúdicas y pueden atrapar bastante.

–       Monki Hide and Seek: Esta para mí es la major app para niños pequeños que vi. La verdad a mi peque (2 años y 9 meses) le gustó muchísimo. La versión que yo descargué tiene tres lugares para elegir en los cuales un personaje (una gatita llamada Lisa) te presenta a sus amigos animales y luego éstos se esconden, teniendo que buscarlos. Lo que más me gusta de esta app es que el lenguaje que te presenta si bien te sirve de guía, es totalmente de trasfondo respecto de la actividad que estás haciendo. El input es pasivo, mientras estas buscando a los animalitos se escucha una voz que te felicita si los encontraste o te orienta si no. Mientras jugaba con mi peque lo oía repetir palabras que escuchaba incluso guiándome a mí. La verdad es una app que recomiendo y que realmente vale la pena explorar.

–       Busuu (versión normal): Esta app es muy completa. Tiene muchísimos idiomas que podés aprender, y si bien es paga es bastante accesible y las lecciones que te ofrece gratis como prueba se pueden aprovechar bastante. Otro aspecto que es muy bueno es que toda producción escrita que realices en la aplicación es corregida por otro usuario que domina ya el idioma, en la mayoría de las ocasiones un nativo. Me han corregido escritos y a la vez he recibido oraciones de otras personas que aprendían español para corregir. Esto es lo mejor de la aplicación. Lo que no me gusta de busuu es que no tiene una buena pronunciación. Lo he probado en inglés, italiano e incluso chino y comparada con otras aplicaciones la pronunciación podría ser mejor, dado que es un producto pago.

Estas son solo algunos ejemplos de la innumerable lista de apps que pueden encontrar. Espero que les haya gustado esta serie de las diferentes fuentes de input y que les haya sido muy útil. No se olviden de dejar sus comentarios.

Leila Maia Godino

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

Educación Primaria: Introducción a las monedas y los números (III)

¿Jugamos con las monedas? Es la mejor forma de aprender, mamá

dinero para jugar

Fuente: http://www.pinterest.com/pin/505247651918517293/

¡¡Si señor!! la mejor forma de aprender es mediante el juego y en este caso, llegando al tercer artículo de la enseñanza y aprendizaje de las “monedas y números” no podía ser de diferente forma que jugando. En el primer artículo el niño hace una toma de contacto con las diferentes monedas que existen y sus valores y en el segundo artículo, el niño experimenta los diferentes tipos que existe de monedas y cuáles son sus equivalencias. Pues bien, hoy vamos a desarrollar todo lo aprendido mediante el “juego simbólico”. Mediante este tipo de juegos, el niño experimenta, imagina, desarrolla una acción física real en ficticia, se convierten en personajes del juego y todos sus materiales de juegos cobran vida. Estos juegos ayudan a los niños a establecer representaciones mentales que luego, en un futuro, les serán de gran ayuda para resolver situaciones en su vida. El juego simbólico beneficia  a tu hijo:

  • Le permite representar situaciones reales y ficticias en su mente.
  • Un buen desarrollo del lenguaje.
  • Desarrolla su parte emocional.
  • Desarrollo de la imaginación.
  • Ayuda en la comprensión del entorno y asimila esos conceptos.
  • Permite en un futuro la comprensión y fácil integración de los juegos con reglas

 

Y viendo todos estos beneficios, ¿por qué no jugar en casa para aprender las “monedas”? Vamos a montar en casa una TIENDA, ¡¡¡siiiii!!! , ¡¡¡ qué divertido!!! Para montar una tienda, podemos seguir una estructura y unos pasos y luego, dejar en ese rincón la tienda montada para cuando tu hijo tenga ganas de jugar y divertirse, o bien, podemos utilizar los materiales y luego recoger para seguir haciéndolo cuando el niño quiera. En este caso, os dejo la iniciativa de montar en un rincón de casa la “TIENDA” y dejarla allí como zona de juego, le motivará mucho la idea.

 

 

MONTAMOS LA TIENDA

 

 

supermercado

Fuente: http://www.pinterest.com/pin/505247651918517300/

 

En primer lugar, te puedes pasear por la casa con tu hijo y buscar el lugar adecuado para montar la tienda, encontrar mobiliario y cajas necesarias para ello y hacer una toma de contacto con la idea de que tipo de tienda quiere montar. Para ello, también te aconsejo llevar a tu hijo al supermercado a conciencia, para fijaros en todos los detalles, cómo están organizados los productos, si tienen varias secciones, etc… es una manera de involucrar a tu hijo y además se fijará en muchos detalles que antes no se había dado cuenta. A la vuelta del supermercado, ya con las ideas más claras, puedes empezar por: -Recopilar  envases de todo tipo de productos que puedan venderse en una tienda. -Coger folletos de propaganda de supermercados. -Organizar  los espacios en donde se ubicará la TIENDA. -Colocar estanterías y mesas si las necesitas. -Elaborar  si hace falta productos que puedas utilizar en distintas dependencias, como la carnicería, pescadería, frutería, etc. -Etiquetar  productos, es decir, construir carteles con los nombres del producto y poner su precio. (Aquí fomentarás la lectoescritura y las matemáticas) -Utilizar  instrumentos de medida y cálculo (balanza y calculadora). -Confeccionar   monedas y billetes o utilizar si tienes en casa. Al organizar la tienda en casa, le estás dando a tu hijo la oportunidad de observar, ordenar, clasificar, pensar, imaginar, etc. Todo ello, elementos reales que ayudan a tu hijo en su entorno inmediato de forma manipulativa, con lo cual, le lleva a un aprendizaje concreto e inmediato.

 

 

VAMOS A COMPRAR

 

 

Fuente: www.juguetesvalencia.es

Una vez que ya tienes montada la tienda y todos los productos en ella, puedes empezar a trabajar los siguientes conceptos:

  • Organizar los productos por secciones (Campo Semántico): Pescadería, Carnicería, Frutería, Lácteos… además de trabajar los tipos de productos que existen para cada uno, le das la oportunidad a tu hijo de relacionar que tipo de producto va en cada uno de ellos y diferenciar el campo semántico que pertenece a cada tipo, además de aumentar su vocabulario.
  • El concepto de agrupar: Puede formar grupos de 4 en 4, de 2 en 2… un concepto matemático bastante utilizado en las futuras operaciones matemáticas.
  • Ordenar los productos según ciertas características: de mayor a menos, pesan más o pesan menos…
  • Clasificar las monedas y los billetes
  • Establecer las relaciones de equivalencia entre ellas: Es lo mismo comprar un producto que cuesta cinco euros con cinco monedas de un euro que con un billete de cinco euros.

 

cashier-23666_640

 

 

Mis propuestas de trabajo son:

  • Hacer carteles con los nombres de los productos y sus precios. Para ello, tu hijo puede buscar el producto en el folleto, escribir su nombre y mirar su precio para copiarlo.
  • Reconocer y hablar sobres las cifras que componen su precio y cómo se podría pagar. (Esto se haría en el mismo juego)
  • Confeccionar sus propios folletos con ofertas del día y todo lo que se le ocurra (Además de la imaginación y creatividad, fomentamos el emprendimiento y como trabaja una empresa)
  • Empezar a comprar y vender utilizando estrategias de conteo para la suma total y para la devolución del dinero.
  • Utilizar el concepto de medida y peso con la balanza.
  • Utilizar la calculadora para obtener el resultado total de la compra (mediante una suma) y la devolución (mediante una resta)
  • Realizar y confeccionar sus propios tickets de compra.
  • Y por supuesto, asignar un nombre a la tienda y hacer un bonito cartel para decorar.

Como puedes ver, son muchos los conceptos trabajados y aprendidos mediante el juego simbólico de la tienda. Te aseguro que es una forma muy divertida de trabajar en casa muchos conceptos matemáticos, además de la escritura, lectura, conocimiento del medio, plástica, creatividad, etc… solo tienes que echar imaginación y tirarte al suelo a jugar con tu hijo.

¿Qué te ha parecido esta forma de trabajar las matemáticas? ¿Vas a ponerlo en práctica? 

Espero que si, y además si quieres más ideas o tienes más sugerencias, no dudes en dejar un comentario. Me hará mucha ilusión conocer otros puntos de vista.

 

 

Noelia Bernal

Soy Noelia Bernal Marquez, autora y directora de “Deberes en Familia”. Madre de dos hijos. Trabajo prestando un apoyo extraescolar a aquellos niños que necesitan un refuerzo en sus estudios, a los que necesitan re-aprender algunos conceptos de manera divertida o simplemente acompañando a los que necesitan compañía para realizar sus deberes. Trabajo con padres que necesitan pautas para ayudar a sus hijos en sus estudios y con profesores que quieren ideas de actividades divertidas para trabajar en el aula. Mi gran pasión es la educación, de aquí nace esta web, hecha con mucho cariño para ayudar a todas las personas que quieren trabajar el aprendizaje de manera divertido y creativo. Me podéis encontrar en la web de Deberes en Familia, en FacebookTwitter, Pinterest y Google +

Diferentes fuentes de input: libros en inglés

En la entrega anterior analicé los libros de cuentos como fuente de input. Me pareció importante ponerlos por separado porque los cuentos tienen una estructura única que es digno de analizar por sus propios méritos. En esta entrega voy a analizar los libros en inglés que no entran en el género cuento.

Aquí podemos encontrar todos aquellos libros en inglés con rimas, canciones, libros que sirven para introducir vocabulario como los típicos libros que presentan cosas que vuelan, cosas que se encuentran en la naturaleza, los animales de la granja, los colores, las texturas, etc. Estos libros se pueden conseguir en inglés y en español y de ambos se puede sacar provecho para realizar actividades en inglés.

Estos libros que describen categorías de objetos y cosas tienen la ventaja de ser muy sencillos ya que están pensados para niños pequeños, para introducirles distintas categorías de vocabulario de una forma simple y descriptiva. Son ideales para aquellos papás cuyo nivel de inglés no es muy alto ya que no tienen que saber tanto del idioma para entenderlos, con un diccionario de pronunciación, tanto físico como online, es suficiente para que puedan sacarle provecho y divertirse con sus hijos.

Los libros en inglés que contienen canciones o rimas son ideales para enseñar la pronunciación ya que como dijimos con las canciones, son pegadizas y además ayudan a predecir la pronunciación de lo que viene a continuación.

La desventaja más grande de estos libros (los de rimas y los que presentan objetos) es que generalmente al no contener una historia, un hilo conductor, los niños se aburren enseguida. Mi hijo por ejemplo con estos libros los mira un rato y después quiere que le cuente un cuento. Además cuando los agarra muchas veces quiere que se lo cuente como los cuentos y no que le muestre las imágenes.

Por ello una de las actividades que se pueden hacer con esto libros, además de introducir el vocabulario en inglés, es tratar de contar una historia. Si nuestros hijos son aún pequeños la historia la podemos inventar nosotros. Pero si nuestros hijos son grandes y ya se desenvuelven desplegando toda su imaginación, la historia la pueden inventar ellos. Dependiendo del nivel de inglés que tengamos nosotros y nuestros hijos, podremos inventar la historia en inglés o en español. Luego se pueden realizar actividades en inglés.

En caso de que no tengamos libros en inglés de este tipo, podemos utilizar libros en español que sirvan para presentar objetos. Como actividad podemos imprimir y plastificar los nombres de esos objetos en inglés y etiquetarlos en las distintas páginas, poniendo los nombres en inglés al lado del nombre en español. Para no arruinar el libro y para hacer la actividad interesante, es mejor que no los peguemos. De esa manera cada vez que busquen el libro pueden optar por volver a etiquetar los objetos con los nombres en inglés.

Espero que les sirva y que les haya gustado esta entrada y ya saben que espero sus comentarios.

Leila Maia Godino

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

Diferentes fuentes de input: Cuentos

Los libros de cuentos son una fuente muy buena de vocabulario y gramática. Sirven para presentar el pasado como tiempo verbal y además el lenguaje hablado a través de los diálogos. Los cuentos tienen una estructura única en la forma que se desarrollan que por un lado atrapa al lector con su trama y por otro le da una estabilidad ya que la forma en la que se van escalonando los hechos hace que uno pueda predecir lo que va a suceder. Esto es lo más importante de los libros de cuentos, la trama que te atrapa y que hace que quieras seguir leyendo para poder saber qué es lo que va a pasar después.

Los libros de cuentos, ya sea que se lean en vos alta o que se compren y escuchen como audio-cuentos, son una gran ayuda para practicar la pronunciación. Además, y lo más importante, es que ayudan a aprender la entonación del idioma. El inglés tiene una peculiaridad y es que la entonación aporta mucho significado a lo que se dice. Nosotros, los hispano-hablantes, otorgamos significado a través de la entonación pero no es tan importante como en el idioma inglés. En este último, el cómo se dice es igual o más importante que el qué se dice.

Como verán lo que se puede aprender de los cuentos es mucho. Además de las posibilidades de aprendizaje, podemos citar las siguientes ventajas:

  • Ayudan a fomentar la imaginación en nuestros hijos. A los niños les encanta escuchar cuentos lo que a la vez ayuda a mejorar su concentración. Les ayuda a poder desarrollar sus propias habilidades de narración ya que ellos van aprendiendo a contar historias. Si los cuentos tienen imágenes, éstas ayudan a hilar la historia del cuento y a predecir lo que va a pasar.
  • Las imágenes también ayudan a nuestros hijos a aprender a describir. Si utilizamos las imágenes para contar el cuento y dejamos a nuestros hijos interactuar con ellas podremos observar como ellos empiezan a describirlas y a usarlas para recrear la historia.

Las desventajas de los cuentos son pocas, pero podríamos mencionar, como ya lo venimos mencionando antes, que tenemos que tener en cuenta el contenido del cuento que planeamos usar. Resulta increíble, pero muchos contenidos para niños no son tan apropiados, incluso en cuentos. Si tomamos los cuentos clásicos tenemos que considerar muchos aspectos de los mismos y ver si queremos que nuestros hijos estén expuestos a ellos, como por ejemplo la violencia. De todas maneras, dependiendo de la edad de nuestros hijos, podemos utilizarlos como disparador para poder hablar de esos temas y analizarlos juntos.

Otra desventaja de los cuentos es que tenemos que tener un nivel de inglés de medio para arriba para poder aprovecharlo al máximo. De todas maneras hay formas de utilizar los libros de cuento de manera que podamos aprender de ellos aunque no tengamos mucho nivel de inglés. A continuación voy a describir algunas formas de utilizarlos que van de lo más simple a lo más complejo:

  • Podemos optar por utilizar un cuento bilingüe o incluso uno en español pero que tenga imágenes para utilizar las mismas para describirlas en inglés. Una vez que nuestros hijos estén familiarizados con el cuento (porque lo conocen en español) podemos empezar a describir las imágenes en inglés. Sólo utilizando las imágenes para describirlas aprovecharemos una gran fuente de vocabulario para enseñar. Desde descripciones físicas, de lugares, de emociones. Mirando las caras de los personajes podremos introducir las emociones y como se sienten en inglés. También podremos aprender vocabulario sobre vestimenta, comida, animales, etc.
  • Otra forma de utilizar las imágenes es contando la historia a través de la descripción de las mismas. Ahí incluiríamos parte del vocabulario descripto en el apartado anterior, pero agregando la complejidad de hilar la historia con una narrativa simple. De esta manera podemos introducir tiempos verbales a la vez que le damos entonación a la narrativa.
  • Una alternativa a lo mencionado anteriormente es que se utilicen las imágenes del cuento con su descripción para contar una historia totalmente diferente a la que está escrita en el cuento. Esto puede hacerse con un cuento que ya conozcan porque ya se contó la historia o con un cuento totalmente nuevo. La verdad es muy divertido y es un disparador a la imaginación de nuestros hijos, especialmente cuando son pequeños y todavía no leen. Yo me asombro a diario con la capacidad de describir e hilar historias de mi peque con apenas dos años y medio.
  • La última y más compleja es contar el cuento tal cual está en inglés, utilizar las imágenes como apoyo visual y utilizando la entonación adecuada. Esto es lo más complejo no solo para el niño, sino para la persona que lo cuenta ya que necesita perfeccionar su pronunciación, su entonación y tener un nivel de inglés que le permita entender lo que lee para poder transmitirlo.

Como verán es mucho el provecho que pueden sacarle a los cuentos y es mucho lo que se puede aprender de ellos.

Y ustedes cuéntenme, ¿qué libros de cuentos tienen en casa?, ¿tienen cuentos en inglés, español o bilingües?, ¿cuáles son los cuentos que más les gusta a sus hijos?, ¿les gusta hacer actividades con los cuentos que leen o sólo les gusta escucharlos?

Leila Godino

Autora:

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

Marcadores de las tallas de la ropa (II)

Esta semana continúo contándote actividades para los niños de 3 a 5 años, las 5 últimas actividades, con un material muy sencillo como son los marcadores de plástico de las tallas de la ropa (las 5 primeras actividades las tienes publicadas también en el blog).

Te recuerdo que son actividades multisensoriales para niños de 3 a 5 años, para todos los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y kinestésico) y, con ellas, jugarás con tu hijo y reforzarás diversas áreas como matemáticas, psicomotricidad fina y la concentración.

Empezamos entonces con la sexta actividad. Necesitas un trozo de lana de cualquier color o un cordón de zapato, y algo a lo que puedas atar los dos extremos de la lana y que quede a cierta altura como el respaldo de dos sillas, o dos sujetarollos verticales de papel de cocina o entre dos patas de una mesa o de una silla…

La actividad es para aprender la secuencia de los primeros números naturales (área de matemáticas) y reforzar la psicomotricidad fina de manera visual, auditiva y kinestésica.

Elige tantos marcadores de plástico como el número al que quieres llegar, por ejemplo 10, pero adáptalo al conocimiento de tu hijo. Enhebra el trozo de lana a través de los 10 marcadores y ata los extremos al respaldo de dos sillas o lo que hayas elegido. Coloca todos los marcadores a la izquierda.

marcadores_de_tallas_abaco_mda_opt

 

El juego consiste en ir deslizando de uno en uno cada marcador hacia la derecha al mismo tiempo que va contando en voz alta “uno, dos,…”.

En la séptima actividad eres tú el que desliza hacia la derecha un número aleatorio de marcadores y le pides a tu hijo que busque tantas pinturas (coches, clips, etc.) como marcadores hay a la derecha, pero sin tú decir el número que hay. Tu hijo es el que tiene que decir cuántos marcadores hay (aprendizaje visual y kinestésico de los números naturales).

En esta actividad, si tienes números de madera o magnéticos o tablillas de madera Montessori o perlas Montessori o regletas de Cuisenaire o cualquier otro material manipulativo puedes utilizarlo. Cuando tu hijo averigüe el número de marcadores que hay debe elegir el número correspondiente en el material manipulativo elegido.

marcadores_de_tallas_numerosmontessori_mda_opt

 

Octava actividad: puedes utilizar este juego para las primeras sumas de forma visual, auditiva y kinestésica. Coloca todos los marcadores a la izquierda.

Escribe en un papel o tarjeta una suma muy sencilla, cuyo resultado no sea superior a 10 que son los marcadores que hay en el trozo de lana.

Di en voz alta el primer sumando y desliza a la derecha el número adecuado de marcadores. Señala el signo “+” diciendo que es “añadir”. Di en voz alta el segundo sumando y vuelve a deslizar el número de marcadores necesario. Pídele a tu hijo que te diga el resultado y lo escribís en la tarjeta o lo indicáis con el material manipulativo elegido.

En la novena actividad vais a construir un juego de mesa. Necesitas los marcadores de plástico, un dado y gomets de los colores de los marcadores. También puedes dibujar círculos de colores con rotuladores y recortarlos, cuyo tamaño quepa en la cara del dado que tienes.

Pega un gomet en cada cara del dado (o los círculos recortados) para crear un dado de colores.

El juego consiste en dejar todos los marcadores en el centro de la mesa y disponer a los jugadores en círculo.

El primer jugador tira el dado y coloca en el centro el marcador del color que indica el dado. El segundo jugador vuelve a tirar y coloca encima del primer marcador el marcador que indica el dado en la segunda tirada. Y así sucesivamente hasta que la torre se caiga.

¿Cuántos marcadores tenía la torre más alta que habéis conseguido en todas las rondas del juego?

Una variante del juego es que cada jugador construya su propia torre y van quedando eliminados los jugadores a los que se le caiga la torre.

Y la décima actividad es la mejor de todas para mi gusto. Mientras preparaba las actividades para poder hacer las fotos, se acercó mi hijo de 5 años y se puso a jugar con el material. Y sin él saberlo, realizó trasvases entre dos cuencos al estilo Montessori con las pinzas y se dedicó a elegir todos los marcadores de color rosa. ¿Qué reforzó con ello? Psicomotricidad fina, el razonamiento lógico y la concentración.

marcadores_de_tallas_trasvases_montessori_opt

 

En el próximo artículo compartiré contigo actividades para los niños de 6 a 8 años con este material. ¡Es muy versátil! Y es lo bueno de los materiales caseros, con ellos puedes realizar muchas actividades, sencillas de preparar y sin realizar grandes esfuerzos económicos.

Pero hasta el siguiente artículo te invito a que comentes lo que quieras sobre estas cinco actividades. ¿Te ha gustado una más que otra especialmente?

Diana Lopez Soy Diana López Merinero, madre de dos niños y emprendedora.

Investigo sobre las distintas formas de aprender de cada persona y aplico este conocimiento al área de la educación. Ayudo a las familias que quieren mejorar el rendimiento de sus hijos en el colegio, proporcionando pautas y herramientas para conseguirlo, respetando siempre las características individuales del niño, su desarrollo cognitivo y su ritmo de aprendizaje.

 

Puedes encontrarme en mi página ActividadesMultisensoriales.com, en Facebook, en Twitter, en Google+ y en Pinterest.

Diferentes fuentes de input: Canciones

Seguimos analizando las diferentes fuentes de input que se pueden encontrar en los hogares. En esta entrega vamos a ver en profundidad las canciones.

Las canciones son una inmejorable fuente de input a la hora de aprender un idioma. Tienen la ventaja de que es casi imposible encontrar a una persona que no le gusten las canciones, de hecho forman parte de nuestra vida cotidiana.

Las canciones tienen la ventaja de ser pegadizas (“catchy”) lo que hace que nos guste escucharlas una y otra vez por lo cual ayudan a aprender la pronunciación además de ser una fuente de vocabulario increíble.

Las canciones tienen rima. La rima ayuda muchísimo a poder predecir la pronunciación de una palabra ya que podemos anticipar cuál será el sonido con el que termina la siguiente estrofa.

Las canciones por supuesto también tienen algunas desventajas. Una de ellas es que las letras a menudo incluyen expresiones y gramática poco habituales que se consideran como “licencia artística”, es decir, que la expresión artística prima por sobre la veracidad de una obra. Por esta razón se pueden encontrar algunas expresiones gramaticales o fonéticas que son consideran incorrectas pero que son aceptadas como parte de la licencia artística.

Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en la canción de Shania Twain: “That don’t impress me much”. Esta expresión es incorrecta. “That” está en tercera persona del singular por lo que el verbo auxiliar en presente simple no debería ser “don’t” y en su lugar debería utilizarse “doesn’t”. La expresión correcta debería ser “That doesn’t impress me much”, pero como verán escrito de esta forma no hay forma que la expresión entre en la métrica de la canción. Por ello, tanto las canciones como los poemas gozan de licencia artística.

Esto puede resultar contraproducente a la hora de aprender ya que como dijimos las canciones son pegadizas y pueden contribuir a que formemos ciertos vicios al aprender otro idioma, o sea expresiones o palabras que no son correctas pero que tenemos incorporadas por la repetición continua y que luego son difíciles de erradicar.

Teniendo en cuenta estos factores las canciones pueden resultar muy beneficiosas a la hora de aprender una lengua. Para elegir que canciones utilizar tenemos que basarnos en los gustos e intereses de nuestros hijos. Los dos aspectos que se pueden aprovechar mejor en las canciones son la pronunciación y el vocabulario. Yo todavía guardo una carpeta enorme con letras de canciones en inglés que me gustaba en mi adolescencia (muchas de las cuales me siguen gustando) y recuerdo el gran interés que tenía por tratar de saber que era lo que decían. Además como ya manejaba el inglés me gustaba utilizarlas para poder asociar la lectura de la letra con la pronunciación.

En el caso de canciones para niños siempre me gusta pensar en canciones originales de cada lengua, los llamados clásicos ya que están pensadas para chicos y por ello gustan mucho. A continuación les doy algunos ejemplos:

  • Este canal en youtube tiene muchas canciones infantiles como “Twinkle, twinkle Little star”, “Old McDonald had a farm”, etc. Lo bueno que con este canal pueden poner los subtítulos en inglés para poder leer la canción mientras la cantan.

En el caso de canciones para adolescentes no puedo recomendarle ya que los adolescentes tienen cada uno su gusto ya definido por lo que el material a utilizar va a depender de cada hijo en particular. Lo que puedo recomendar acá son páginas donde pueden encontrar las letras de las canciones que les gustan. Estas páginas las usaba yo cuando era adolescente y seguro que sus hijos ya la descubrieron también, jejeje!:

  • http://www.lyrics.com/
  • http://www.azlyrics.com/
  • http://www.metrolyrics.com/

Espero que les gusten mis recomendaciones y ya saben que espero sus comentarios.

 

Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Diferentes fuentes de input: Las películas

En la entrega anterior empezamos analizando las diferentes fuentes de input que podemos encontrar. Esta semana vamos a explorar las películas como fuente de input.

Las películas son una fuente de input muy rica. Por un lado presentan una inmensa variedad de vocabulario tanto informal como formal (si incluimos cosas como los documentales y videos educativos). En general son una fuente muy rica de lenguaje coloquial, el idioma hablado. Podemos aprender muchísimas expresiones de habla que se dan en un país en particular (el que representa la película) y la podemos comparar con nuestras expresiones. También es una fuente muy rica en lenguaje formal o de época. Si vemos alguna película histórica podremos aprender mucho de cómo se hablaba en una época dada, incluso la podemos comparar con el lenguaje moderno de alguna película actual.

El factor visual que aportan las películas contribuye a entender las distintas situaciones que se van sucediendo, ayudando a comprender lo que se está hablando. Si estamos viendo una comedia con adolescentes el contexto en el que estén los personajes, las expresiones faciales y gestuales, la ropa que usen, el lugar en que se encuentren nos va a ayudar mucho a entender lo que están hablando.

Las películas son además una fuente muy buena para aprender la pronunciación y la entonación de un idioma. Las películas no solo sirven para aprender vocabulario sino también para aprender su buena pronunciación y entonación.

Otra ventaja es que generalmente podemos optar por poner la película con subtítulos o sin subtítulos dependiendo del nivel de inglés que manejen, e incluso podemos poner los subtítulos en inglés así podemos escuchar y leer lo que pronuncian.

Esta fuente de input se puede usar para aprender muchos idiomas. Las películas ya vienen programadas para escucharlas en varios idiomas y con subtítulos también en varios idiomas.

Las desventajas de este medio no son muchas pero es importante que las tengamos en cuenta:

Una de las desventajas es que tenemos que ser muy conscientes de qué película vamos a utilizar. Tenemos que respetar los intereses y gustos de nuestros hijos a la vez que tenemos que cerciorarnos de que la película sea apropiada. La verdad es que aunque la mayoría de las películas digan que son aptas para todo público, hay muchas de ellas que contienen mucha violencia o retratan patrones de la sociedad que no considero adecuados. Los niños que son muy pequeños no tienen un filtro para procesar lo que ven, no han desarrollado aún la habilidad para distinguir entre lo real y lo imaginario, para diferenciar entre las situaciones irónicas y las reales y creen que todo lo que ven es cierto. Por eso creo que hay que tener mucho cuidado al elegir una película para ver con nuestros hijos.

Otra desventaja que tenemos que considerar es que si nuestros hijos aún son pequeños ver una película les puede resultar muy larga y se cansarán fácilmente. Además si aún no saben leer ponerles una película entera en otro idioma puede ser agotador para ellos y perder el interés fácilmente. Si ellos ya disfrutan la película en su idioma natal, ponerles la película en otro idioma puede transformarse en un obstáculo forzado y artificial que en vez de incentivar a nuestros hijos los va a desmotivar.

También tenemos que decidir cómo vamos a usar las películas. Si queremos que sean una fuente pasiva de input: miramos la película, la disfrutamos, le ponemos subtítulos en español (si nuestro hijo sabe leer) o en inglés (si ya tiene un buen nivel de inglés) y listo. O podemos utilizar la película como fuente activa de input realizando una actividad dada relacionada con la película. En este caso tendríamos que elegir la película con antelación, analizar su contenido, ver qué vocabulario podemos aprender de ahí. Que tiempos gramaticales podemos observar y analizar con esa película, qué mensaje transmite la misma y si se puede utilizar para realizar algún proyecto transversal en el que el idioma sea el eje principal. De esta manera, el input que ofrezca la película va a estar más cerca de transformarse en intake ya que estamos apuntando la lupa a un contenido específico de la película.

Teniendo en cuenta estas ventajas y desventajas podemos analizar esta fuente de input para darle utilidad en nuestro hogar. Con mi hijo pequeño (2 años y medio) todavía no le sacamos mucho provecho a este medio. Como es pequeño pero ya entiende bastante al ver una película prefiere verla con el audio en nuestro idioma. A veces solemos usarla como fuente pasiva de input con aquellas películas que les gusta mucho y que ve en más de una ocasión. En este caso a veces ve la película con el audio en inglés. Nosotros no tenemos cable, en cambio contratamos Netflix por lo que puede ver y rever las películas que les gusta, eligiendo el audio que queremos.

En mi experiencia hay dos películas que quiero rescatar que pueden servir como fuente de input tanto para niños como para preadolescentes por su contenido y mensaje:

The Lorax (El Lorax: En busca de la trúfula perdida): Esta película es muy pero muy linda. Tiene un mensaje sobre el cuidado del medio ambiente que realmente llega y los personajes son divertidos y muy coloridos. Nosotros la vimos con mi hijo pero no la utilizamos todavía como fuente activa de input. Tengo pensada usarla cuando sea más grande ya con muchas actividades diseñadas exclusivamente para esta película.

Meet the Robinson (La Familia del Futuro): Con esta película la compañía Disney me sorprendió. Estaba muy desencantada con sus películas por la cantidad de violencia que se ve en sus películas y porque en sus historias siempre hay un malo que al final termina muerto o pasándolo fatal. En esta película si bien hay un villano, no es quien parece y la verdad es que no se muestra mucha violencia. Además tiene un mensaje muy hermoso sobre el aprender de los errores y lo importante que es ver fracasos como distintos escalones que nos llevarán al éxito. Esta película también la hemos usado como fuente pasiva de input pero también tengo pensado usarla con mi hijo desarrollando actividades para poder trabajarla y sacarle todo el jugo.

Bueno, espero que les haya gustado la entrada de hoy y no se pierdan las próximas entregas que seguiremos analizando las distintas fuentes de input. ¡No se olviden que espero sus comentarios!

 Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies