De dientes rotos y de vínculo familiar

 

A mi hija le han roto las 2 paletas en el colegio.

Ella estaba en el pasillo y un niño que  pensaba que ella jugaba al pilla pilla la ha empujado contra al muro con la cara.

La dentista me dijo que tenemos trabajo para meses, primero para reconstruir la paleta rota, luego para curar la otra que muy probablemente tiene las raíces muertas a causa del golpe y se morirá … así que con el tiempo tendrá que ponerle un postizo …

Pasó la semana pasada pero no quise decir nada en primer lugar porque los problemas no se van a solucionar más rápido si  hablamos siempre de ellos , sino todo lo contrario, mientras nuestro cerebro se queja no puede encontrar una solución.

Y también porque hasta que conocía el desenlace estaba un poco nerviosa, ahora que ya sé cuanto trabajo llevará, cuantas horas de dentista, cuantas curas y cuantos sufrimientos, parece una paradoja, pero estoy más  tranquila.

Tranquila porque sé con seguridad que tiene mi hija, era la incertidumbre y no el accidente en sí que me tenía nerviosa.

 

Resultado: mi hija tiene los 2 dientes rotos y tardará años en curarlos.

Realmente podría haber reaccionado de 2 formas:

decir –los niños son así– y dejarlo correr, dando a entender que es normal que entre niños se den de cabezazos en el muro jugando

– o enfadarme con el colegio y pedir responsabilidades.

 

Con la primera reacción habría demostrado un desinterés hacia los problemas de mi hija y también un desconocimiento de los niños en general ya los accidente ocurren pero son diferentes de los golpes adrede.

Los golpes dados adrede hablan de un niño con faltas de vínculo familiar … yo esto lo sé, soy consciente.

Un niño que viene a la escuela solo, un niño que come un paquete de patatillas a las 9 de la mañana, un niño que viene a mi casa y hasta se queda a comer y … yo nunca he visto a sus padres.

 

Decimos la verdad ¿ tú mandarías tu hijo de 8-9 años a casa de alguien que no conoces?

El sentimiento que me empuja a acompañar a mi hija  a casa de sus nuevas amigas, quedarme un rato a hablar con sus padres y ir a recogerla a la hora que le he dicho, ni antes, ni después, no es sobreproteger sino cuidar.

Cuidar a mi hija y cuidar el vínculo familiar. 

 

Así que nos enfrentamos a un niño desvinculado  de su familia, un niño al que es muy difícil hacer entender las pocas reglas básicas de mi casa, un niño al que es difícil dar de comer, un niño que sin embargo se entusiasma hasta con la más pequeña de las cosas compartidas, una partida al UNO es mágica para él …

Un niño que pide a gritos vínculo, un niño que cuando ha visto el vínculo que tenemos mis niños y yo … ha reaccionado con violencia hacia mi hija.

De toda esta historia lo único que me queda quemando dentro es la tristeza.

Y podemos ahora perdernos en el tema del cole, porque allí no había maestros mirando a los niños y muchas cosas más pero en realidad el colegio no tiene responsabilidades sobre la educación de los niños.

Los niños tienen que ir al cole educados … y para ellos también es un problema tener en clase niños así.

Así que de poco me habría servido enfadarme con el colegio.

 

… Lo que sí me gustaría sería ir a ver a la mamá de este niño y ayudarla, … sí, ayudar a ella y a su hijo a instalar entre ellos un vínculo seguro, una relación fuerte que haría desaparecer los problemas de este niño en las relaciones sociales.

¿Por qué no voy?

Porque tengo miedo de darme contra un muro, tengo miedo de encontrarme delante de una puerta cerrada, de una persona que no quiere entender lo  que yo le explico… una mujer que no quiere ver porque tiene miedo a mirar dentro de ella…

 

Cada día, cada día, en los pequeños accidentes y en los grandes problemas, aprendemos o reconfirmamos algo que sabemos, los dientes rotos de mi hija me han enseñado algo que ya sabía: que los niños vinculados se relacionan mejor con los demás, no son violentos, ni celosos y entienden el dolor ajeno.

 

Yo sé … porque yo lo sé en el profundo de mi alma que mi hija NUNCA habría hecho una cosa así … no porque sea mejor ni más inteligente sino porque está vinculada con su familia.

 

Una vez más la solución a los problemas de los niños, que serán  adolescentes y adultos, es el vínculo familiar. 

 

 

Comments

  1. Laura says:

    Gracias Lily por darnos una linda lección. Nunca dejes de compartir con nosotras tus vivencias en los post. gracias!

    • Gracias a ti por gustarte mis palabras Laura, son reflexiones sobre mis reacciones que pueden servir a las demás 🙂
      Un gran abrazo

Responder a Lily Cancelar respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies