Dejar de chuparse el dedo

La succión es una práctica natural en los bebés y natural por ellos es explorar su cuerpo chupándose los dedos de las manos (y algunos incluso de los píes).

Muchos bebés se chupan el dedo y encuentran en él confort y seguridad.

Pero cuando el hábito se prolonga hasta pasado los 4 años, muchas mamás se dejan coger por la ansiedad, temen por la salud bucal de su hijo y empiezan a probar de todo para dejar el hábito de chuparse el dedo.

Pero ningún método funciona y así un hábito más o menos normal y mamífero se convierte en un problema psicológico, en una fuente de ansiedad por la mamá y por el niño que no entiende porque su mamá quiere quitarle su dedo.

Mi niña está dejando el dedo y tiene 7 años, yo también me chupaba aún el dedo con 7 años y hoy han venido a vernos unos niños con su papá y él también se ha chupado el dedo hasta los 7 años.

Así que hoy, hablando de dedos, hemos comparado los diferentes métodos para dejar de chuparse el dedo para descubrir el mejor.

Cómo el tema me parece interesante me he puesto a buscar el la web y he encontrado todo tipos de metodologías y de aparatitos … ninguno me convence, sobre la página 20-22 de búsqueda de google se empiezan a encontrar unos consejos positivos, así que quiero dejar aquí mi contribución y explicar a las mamás unos consejos para dejar de chuparse el dedo.

Para empezar, la coincidencia de los 7 años no es casual, a los 7 años el niño entra en otra fase de desarrollo, llamada la tercera infancia, en la cual tiene unos cambios importantes a nivel psicológicos.

Según la teoría del desarrollo moral del pedagogo Jean Piaget a los 7 años los niños “empiezan a darse cuenta de la reversibilidad de algunos cambios físicos y de las posibilidades del pensamiento para detectar relaciones entre las cosas”, es decir, en el caso del dedo, que si hablamos con un niño de 7 años sobre las consecuencias del hábito en su dentadura, podemos esperar que el niño entienda. (y deje el hábito)

Pero a los 7 años, el niño también entra en la etapa de “hedonismo ingenuo” que fue definida por Kohlberg, discípulo de Piaget, como la etapa donde “las personas siguen las reglas con fines egoístas, se valoran los actos en función de las necesidades que satisface”, es decir, en el caso del dedo, que los castigos para dejar el hábito también pueden tener efecto. (el niño no quiere ser castigado y deja el hábito)

A los 7 años es el momento en el que los niños suelen dejar la costumbre de chuparse el dedo, está a nosotras, las mamás, decidir cual de las dos metodologías queremos usar.

Si explicamos a un niño de 7 años las consecuencias del hábito, si hablamos con ellos, de manera consciente, del cambio de dentadura, de la importancia de dejar el hábito en esta fase de su vida porque ya está poniendo los dientes de mayores, lo más probable es que entienda la situación y quiera dejar de chuparse el dedo.

Pero entre querer y llegar a  hacer …. Por esto las madres estamos aquí, para ayudar a nuestros hijos en las fases difíciles de sus vidas.

 

Primero : es importante no hacer un drama: vale, puede tener los dientes torcidos, pero hay muchas mujeres guapas (es la niña la que se chupa) con los dientes un poco torcidos y viven igual y son felices igual, lo importante es gustarse a si mismo (si has visto mi foto verás como yo también tengo los dientes bastante torcidos … pero que le voy a hacer… me gusto así 🙂 )

 

Segundo : no aceptar que otros hagan un drama, si otras personas fuera del ambiente familiar o con otra idea de la crianza asustan al niño (te se van a caer todos los dientes, te se pudre el dedo) , hay que decirle algo a esa persona y reconfortar al niño y explicarle que no es verdad, se pueden explica al niño las consecuencias reales del hábito de manera positiva. (y si no sabes como un buen dentista te puede ayudar)

 

Tercero : si se chupa el dedo durante el día, una buena solución puede ser entratener al niño con otras cosas, lo ideal son las actividades manuales donde el niño necesita las manos, la tele y los cuentos no valen.

 

Cuarto : si se chupa el dedo para dormir, se puede poner el niño en la cama con mamá que estará atenta y cuando percibe que el niño se chupa el dedo, quitárselo suavemente.

 

Quinto: si lo del dedo ya es un acto de reflejo,es decir, si el niño se duerme sin dedo pero se lo pone durante el sueño, un buen método es aplicar la psicología, antes de ir a dormir hablaremos con el niño y le enseñaremos una frase tipo “gracias dedo, me has hecho mucha falta hasta ahora pero ya no te necesito”, le daremos un besito al dedo y lo meteremos bajo la almohada. Otro metodo es escribir (o hacer escribir al niño) en un papel en dos columnas, de un lado todas las razones por quitarse el hábito y del otro todas las razones para seguir, de esta manera se dará cuenta, y podrá leer a menudo, porque quiere conseguir dejar de chuparse el dedo.

 

Sexto : No esperes que tu hijo deje de chuparse el dedo de un día para otro, como siempre la clave para un correcto aprendizaje es la calma. No te pongas nerviosa, ni castigues al niño, sí, de esta manera probablemente habrás conseguido que se deje de chupar el dedo (cómo te decía antes) pero no será sano para su desarrollo psicológico.

 

Y tu hijo ¿se chupa el dedo? ¿Y cuántos años tiene?

 

Comments

  1. Lily! que bien que me viene leer esto!! Mi nena se lo chupa desde los 3 meses. Tiene la teta a demanda y un poco pensba en eso. Pero siempre pienso que es su confort.

    • Mi niña empezó a los 2 meses y ahora lo está dejando.
      Nunca le hize un drama y ahora entiende que ya es grande y no necesita más el dedo, y a poco a poco, lo está quitando.
      Pero lo está haciendo de manera positiva y gradual, como todo aprendizaje. 🙂

      Gracias por pasarte por aquí.
      Abrazos
      Lily

  2. Muy buenos consejos!
    Mis hijas no se han chupado el dedo nunca, pero si conozco casos de niños que se han chupado el dedo hasta bien mayores y la mayoría de la gente hace mucho drama con esto 🙂
    Un abrazo!

    • Hola Pilar,
      cuanto más drama hacen los padres, cuanto más los niños no entienden que es por su proprio bien.
      Primero tienen que entender que es por ellos mismos, sólo así pueden dejar el hábito de manera positiva.
      Si las mamás hacemos un drama, los niños “puede” que acaben dejando el dedo, pero lo harán para “hacer feliz su mamá”, no por ellos mismos.
      Abrazos a ti y a tus pequeñas.

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies