Diferentes fuentes de input: Las películas

En la entrega anterior empezamos analizando las diferentes fuentes de input que podemos encontrar. Esta semana vamos a explorar las películas como fuente de input.

Las películas son una fuente de input muy rica. Por un lado presentan una inmensa variedad de vocabulario tanto informal como formal (si incluimos cosas como los documentales y videos educativos). En general son una fuente muy rica de lenguaje coloquial, el idioma hablado. Podemos aprender muchísimas expresiones de habla que se dan en un país en particular (el que representa la película) y la podemos comparar con nuestras expresiones. También es una fuente muy rica en lenguaje formal o de época. Si vemos alguna película histórica podremos aprender mucho de cómo se hablaba en una época dada, incluso la podemos comparar con el lenguaje moderno de alguna película actual.

El factor visual que aportan las películas contribuye a entender las distintas situaciones que se van sucediendo, ayudando a comprender lo que se está hablando. Si estamos viendo una comedia con adolescentes el contexto en el que estén los personajes, las expresiones faciales y gestuales, la ropa que usen, el lugar en que se encuentren nos va a ayudar mucho a entender lo que están hablando.

Las películas son además una fuente muy buena para aprender la pronunciación y la entonación de un idioma. Las películas no solo sirven para aprender vocabulario sino también para aprender su buena pronunciación y entonación.

Otra ventaja es que generalmente podemos optar por poner la película con subtítulos o sin subtítulos dependiendo del nivel de inglés que manejen, e incluso podemos poner los subtítulos en inglés así podemos escuchar y leer lo que pronuncian.

Esta fuente de input se puede usar para aprender muchos idiomas. Las películas ya vienen programadas para escucharlas en varios idiomas y con subtítulos también en varios idiomas.

Las desventajas de este medio no son muchas pero es importante que las tengamos en cuenta:

Una de las desventajas es que tenemos que ser muy conscientes de qué película vamos a utilizar. Tenemos que respetar los intereses y gustos de nuestros hijos a la vez que tenemos que cerciorarnos de que la película sea apropiada. La verdad es que aunque la mayoría de las películas digan que son aptas para todo público, hay muchas de ellas que contienen mucha violencia o retratan patrones de la sociedad que no considero adecuados. Los niños que son muy pequeños no tienen un filtro para procesar lo que ven, no han desarrollado aún la habilidad para distinguir entre lo real y lo imaginario, para diferenciar entre las situaciones irónicas y las reales y creen que todo lo que ven es cierto. Por eso creo que hay que tener mucho cuidado al elegir una película para ver con nuestros hijos.

Otra desventaja que tenemos que considerar es que si nuestros hijos aún son pequeños ver una película les puede resultar muy larga y se cansarán fácilmente. Además si aún no saben leer ponerles una película entera en otro idioma puede ser agotador para ellos y perder el interés fácilmente. Si ellos ya disfrutan la película en su idioma natal, ponerles la película en otro idioma puede transformarse en un obstáculo forzado y artificial que en vez de incentivar a nuestros hijos los va a desmotivar.

También tenemos que decidir cómo vamos a usar las películas. Si queremos que sean una fuente pasiva de input: miramos la película, la disfrutamos, le ponemos subtítulos en español (si nuestro hijo sabe leer) o en inglés (si ya tiene un buen nivel de inglés) y listo. O podemos utilizar la película como fuente activa de input realizando una actividad dada relacionada con la película. En este caso tendríamos que elegir la película con antelación, analizar su contenido, ver qué vocabulario podemos aprender de ahí. Que tiempos gramaticales podemos observar y analizar con esa película, qué mensaje transmite la misma y si se puede utilizar para realizar algún proyecto transversal en el que el idioma sea el eje principal. De esta manera, el input que ofrezca la película va a estar más cerca de transformarse en intake ya que estamos apuntando la lupa a un contenido específico de la película.

Teniendo en cuenta estas ventajas y desventajas podemos analizar esta fuente de input para darle utilidad en nuestro hogar. Con mi hijo pequeño (2 años y medio) todavía no le sacamos mucho provecho a este medio. Como es pequeño pero ya entiende bastante al ver una película prefiere verla con el audio en nuestro idioma. A veces solemos usarla como fuente pasiva de input con aquellas películas que les gusta mucho y que ve en más de una ocasión. En este caso a veces ve la película con el audio en inglés. Nosotros no tenemos cable, en cambio contratamos Netflix por lo que puede ver y rever las películas que les gusta, eligiendo el audio que queremos.

En mi experiencia hay dos películas que quiero rescatar que pueden servir como fuente de input tanto para niños como para preadolescentes por su contenido y mensaje:

The Lorax (El Lorax: En busca de la trúfula perdida): Esta película es muy pero muy linda. Tiene un mensaje sobre el cuidado del medio ambiente que realmente llega y los personajes son divertidos y muy coloridos. Nosotros la vimos con mi hijo pero no la utilizamos todavía como fuente activa de input. Tengo pensada usarla cuando sea más grande ya con muchas actividades diseñadas exclusivamente para esta película.

Meet the Robinson (La Familia del Futuro): Con esta película la compañía Disney me sorprendió. Estaba muy desencantada con sus películas por la cantidad de violencia que se ve en sus películas y porque en sus historias siempre hay un malo que al final termina muerto o pasándolo fatal. En esta película si bien hay un villano, no es quien parece y la verdad es que no se muestra mucha violencia. Además tiene un mensaje muy hermoso sobre el aprender de los errores y lo importante que es ver fracasos como distintos escalones que nos llevarán al éxito. Esta película también la hemos usado como fuente pasiva de input pero también tengo pensado usarla con mi hijo desarrollando actividades para poder trabajarla y sacarle todo el jugo.

Bueno, espero que les haya gustado la entrada de hoy y no se pierdan las próximas entregas que seguiremos analizando las distintas fuentes de input. ¡No se olviden que espero sus comentarios!

 Autora:

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Mi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

Trackbacks

  1. […] fuente de input audiovisual con características similares a las películas, las cuales vimos la entrega anterior. Pero también tienen unas características particulares que vale la pena […]

  2. […] artículo fue una colaboración para “Madres […]

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies