En realidad …

 

En realidad no quería ser madre soltera, quería un marido que me cuidara y que cuidara de nuestros hijos.

En realidad no quería ser tan independiente, quería tener fe en los demás y dejarme llevar de sus manos.

En mis sueños de niña llevaba un vestido blanco y lloraba ante un altar, en mis sueños de niña removía ollas con una sonrisa llena … y esto me bastaba.

En realidad no quería ser la que soy … pero la vida me ha enseñado que tengo que caminar sola, que mi mente se mantiene ocupada en mi propio crecimiento personal y busca satisfacción en cosas más grandes.

 

La vida me ha enseñado a pensar por mi misma, a ser la que soy, a vivir con ganas, a llorar por una sonrisa, a nutrirme de la Tierra bajo mis pies, a necesitar beber aire puro … a amar con locura, a abrazar con cariño, a consolar con sentimientos y comprensión.

 

Lejos está esa mujer de sus sueños de niña, lejos está la que pensaba como sería … en su lugar ha amanecido una mujer nueva, de una nueva generación, con unos nuevos cánones de respeto, educación y cariño, con más consciencia de si misma y de los demás, con ganas de andar su camino de crecimiento personal y de guiar a sus hijos y a otras madres a expandir el mensaje del cambio de mentalidad, para ser cada vez más mujeres conscientes, mujeres que no tienen miedo de dejar a un lado ese sueño de niñas para simplemente dejarse fluir y descubrir la que son en realidad …

 

espléndidas mariposas que sólo esperan dejar sus lastres para volar.

 

 mariposasphoto credit: Ajith (അജിത്ത്) via photopin cc

 
 
Analizamos este y otros temas más en profundidad en el Grupo DepurAlma DepurVida
 

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies