Limpiar culpas sobre la lactancia – #DíaLactancia

Dialactancia_2014_zpsdf217be9

 

El otro día estaba bastante baja de moral por varias interferencias externas y tuve una sección de coaching con mi amiga Mamá Golodrina (muy recomendada 🙂 ) ; fue una de sus preguntas clave, con el tono que sólo ella sabe emplear, que me hizo dar cuenta de la realidad palpable de lo que ya estaba pensando, lo que ya estaba entreviendo … y no acababa de aceptar.

A la pregunta contesté – Quiero llorar lo que no lloré de 15 años para acá –

Sí, aún tengo mucho para llorar aunque ya empecé mi camino que me lleva a ser más consciente de mi misma, a limpiar mis culpas … y una de esas culpas es respeto a la lactancia de mi hijo pequeño.

 

Mis hijos tienen ahora 9 y 7 años y en estos últimos años hemos luchado mucho para normalizar la lactancia (normalizar la lactancia? qué quiere decir? es como decir normalizar el sueño o el hambre … pero este es otro tema) pero hace unos años era diferente. Las personas en la calle, los vecinos, los médicos, los amigos y amigas …. TODOS me decía que era mejor, pero que MUCHO MEJOR, la leche en polvo, sólo 2-3 personas compartían mi idea y en estas me apoyé para seguir adelante.

 

Amamanté a mi hija desde su nacimiento en marzo 2005 hasta el embarazo de su hermano, en verano 2006 cuando se destetó y volvió a mamar con su hermano en febrero 2007 para 2-3 meses de lactancia en tandem.

Sin embargo en noviembre 2007 me afectó un fuerte dolor de dientes y los médicos me dijeron claro que ningún medicamento era compatible con la lactancia. Así que a golpes de antibióticos y antidoloríficos metí fin a la lactancia de mi hijo con sólo 8 meses.

Tengo que decir que busqué remedios alternativos … pero no lo suficiente, tengo que aceptar que no los busqué lo suficiente porque honestamente y con una mano en el corazón estaba contenta de dejar de amamantar, contenta de no tener que estar pendiente las 24 horas del día, desde hace años,  de unos pequeños, … queridos, claro, CLARO QUE SÍ, pero también agotadores, más para una madre soltera, más en esos tiempos …

Esta mañana leí un comentario de una mamá en Facebook que decía – Espero con todo el corazón llegar por lo menos a los 2 años de lactancia- Sentí los sentimientos de esa madre, las ganas, las fuerzas, y, sí, también la consciencia de estar apoyada, si no por su familia o su médico, por una red de mujeres en Internet.

Podría decir que yo no tenía ese apoyo, que estaba agotada y sola … pero sería una escusa más …

Me queda aún culpa para limpiar respeto a la lactancia de mi hijo, sé que he seguido dándole todo el cariño que necesitaba pero también soy consciente que para una madre soltera como yo es casi imposible estar 100% entregada, por cuanto trabaje en casa.

 

Por esto muchas madres solteras tienen esta culpa en común: haber acabado demasiado pronto con la lactancia de sus hijos porque estaban agotadas; la excusa, el detonante, puede haber sido el trabajo o los médicos, pero esa mamá, yo misma y como yo muchas otras, lo han cogido como esto, como una escusa para no ver su agotamiento, para no aceptar ir en contra del sentimiento de amor incondicional que sienten hacia su hijo.

Limpiémonos de culpas, todas las madres, no sólo las solteras, aceptemos que en la lactancia, así como en cualquier otra faceta de la crianza y de la educación de nuestros hijos queríamos (y lo mismo podíamos) haberlo hecho mejor pero …

 

Pero somos personas. 

Damos a nuestros hijos todo … todo lo que podemos con nuestros medios y nuestra educación.

 

Por esto es TAN importante educarnos y a la vez educar para apoyar a esas madres que se sienten agotadas, ayudarlas a adquirir una nueva consciencia de si mismas para que acepten la ambivalencia de los sentimientos de la maternidad, para que se libren de la culpa, para que se presenten a sus hijos como personas enteras.

lactancia2014

Hoy, día de la lactancia materna, tomamos un momento para nosotras para pensar nuestras lactancias, par volver a rememorar los sentimientos que probábamos a tener a nuestro hijo en los brazos, para volver a llenarnos de la oxiticina que nos invadía y abrazamos a nuestro hijo como lo hacíamos entonces para trasmitirle todo nuestro cariño, para que ellos nos trasmitan el suyo y eso sea el motor para limparnos de la culpa.

Te dejo esta canción de Bebe y me quedo con la frase
– Ella prometió darte todo … pero sólo pudo darte lo que tuvo – 

Si te interesa profundizar sobre el tema Culpabilidad Maternal, puedes acceder a la grabación de la conferencia AQUÍ

 

 

 Loading InLinkz ...

Comments

  1. ¡Qué mala es la culpa! Me quedo con la frase de “Ella prometió darte todo … pero sólo pudo darte lo que tuvo” Y aunque podías haber dado más, tus fuerzas llegaron hasta donde llegaron..Ojalá te quites esa culpa.
    A veces son excusas…otras veces razones…

    • Gracias Palabrita 🙂
      A poco a poco se van todas las culpas cuando somos conscientes de nuestras debilidades … no somos superwoman, sólo unas mamás que hacen lo mejor que pueden.
      Un abrazo muy grande y gracias por pasarte por aquí 🙂

Responder a Lily Cancelar respuesta

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies