¿Cómo es un parto natural?

Un parto natural es la manera de permitir que el parto siga su curso normal, es decir se vale de la mínima tecnología posible.

Los trabajos de parto no son inducidos ni acelerado, duran el tiempo necesario para permitir al niños nacer de manera natural.

Parir de manera natural significa no usar fármacos, incluido los analgésico como la epidural que pueden alterar el curso natural del parto.

En un parto natural se utilizan pocas intervenciones medicas o ninguna : se intenta evitar el monitoreo fetal continuo y las episiotomías (corte en el perineo para facilitar el parto).

Un parto natural permite que la mujer dirija el trabajo de parto y el parto en sí de la manera más cómoda para ella. Muchas mujeres se sienten más cómodas desarrollando los trabajos de parto de pie o en cuclillas; durante los trabajos de parto la mujer puede cambiar de postura, levantarse y caminar para favorecer la bajada del bebé.

Parir de manera natural significa aceptar el trabajo de parto como en hecho natural.

Una mujer que decide parir de manera natural no se hace la mártir, simplemente decide seguir el curso de la Naturaleza para traer al mundo a su hijo.

Nos sentiremos impulsadas por el amor hacia nuestro pequeño, por las ganas de tenerle en nuestro brazos.

El amor incondicional hacia el niño es esencial por un buen desarrollo de un parto natural.

Los partos naturales pueden avenir en casa, naturalmente con la presencia de una doula o una enfermera partera especializada, o en hospital, donde previamente la futura madre hablará con doctores y enfermeras cerca de su decisión.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja AQUÍ tus datos para suscribirte al blog y recibir más consejos de educación positiva y tips de crecimiento personal 

Deja Tu Comentario

*