¿Qué saber antes del embarazo?

Antes del embarazo tenemos que analizarnos y pensar cómo queremos hacer crecer nuestro hijos.Los bebes para crecer sanos requieren AMOR.

Rebeca Wild, en su libro “Libertad y limites Amor y respeto” cita a Humberto Maturana dándonos

la definición de Amor:  “la fuerza impulsora de la evolución que desde el comienzo ha permitido toda la vida”

y más adelante aclara su postura respeto a la necesidad de amor del bebé

“para un recién nacido que acaba de llegar a este mundo, esta necesidad es de una importancia tan primordial y es tan apremiante que efectivamente su supervivencia corre peligro si falta el amor”.

Si tenemos proyectos de trabajo que no nos permiten dedicarles el tiempo que necesitan, probablemente no sea un buen momento para un embarazo.

Si no nos sentimos listas para dar amor incondicional, para cambiar nuestros horarios y costumbres, par entregar cariño en cada momento, tampoco podemos pensar en un embarazo.

Por que nuestro bebé nos cambiará la vida.

Hará nacer en nosotras el instinto maternal, las ganas de proteger nuestra cría.

Ese instinto nos llevará a centrarnos únicamente en nuestro pequeño.

Si nos dejamos llevar por el instinto, si de veras actuamos como madres naturales, las otras cosas tendrán menos importancia.

Tener un bebé cambiará nuestra visión de la vida.

Muchas mujeres al nacer su bebé deciden dejar un trabajo satisfactorio y prometedor para dedicarse exclusivamente a la crianza por que sienten la llamada del amor maternal. Ellas deciden vivir con menos dinero, arreglarse con menos para disfrutar de su pequeño, para ayudarle a crecer.

Otras deciden trabajar en casa para seguir el crecimiento de sus hijos, algunas en trabajos de manualidades o de artesanía, otras con trabajos por internet.

Yo misma busqué por más de dos años un trabajo por internet para seguir el crecimiento de mis hijos, por fin lo encontré. Es un trabajo fácil, satisfactorio y hecho a medida por las madres naturales. Ve el enlace: Trabaja por internet.

Al tener un niño, hay mujeres que cambian sus costumbres y horarios, deciden quedarse en casa con sus hijos en lugar que salir por la noche con los amigos. Para ellas no es un deber como piensan los demás, que muchas veces no las entienden. Para muchas madres estar con sus hijos es un placer, el placer más grande. Para ellas pasar la noche sólo acunando a su bebé es mucho más satisfactorio que salir de fiesta.

Cuando nace el bebé, muchas mujeres cambian sus amistades, dejan de ver, o ven menos, a las amigas que aún no tienen hijos y empiezan a relacionarse con más madres. Las madres naturales buscan más madres sinceras, personas que como ellas sienten de veras la maternidad. Compartir con otras madres la visión de crianza es muy positivo.

Nuestro bebé nos hará sentir importantes, indispensables, únicas.

El bebé nos pedirá atenciones constantes, calor y cariño, o simplemente nuestra presencia.

Como madres seremos el centro del mundo de nuestro pequeño.

El vinculo que une el pequeño a la madre es un vinculo indisoluble.

El pequeño busca en la madre protección y calor, cariños, seguridad y amor. Y la madre podrá dárselos para hacerle crecer feliz.

La madre tendrá a su pequeño, su bebé que sólo pide sus atenciones.

Nuestros bebes serán los pilares de nuestra existencia y nosotros seremos los pilares de las suyas.

Nosotras enseñaremos el respeto a nuestros hijos, antes que todo dándoles respeto, dándole las atenciones que requieren, dándoles todo el amor y los cariños que necesitan para crecer felices.

Nuestro hijo nunca será un peso si nos dejamos llevar por el instinto, si seguimos la llamada del amor que nos pide entregarnos a criar nuestro bebé.

Nuestro bebé nos dará las ganas de cambiar, de mejorar.

Aconsejo a todas las mujeres que están pensando en el embarazo el libro La revolución de las madres, de Laura Gutman. El libro estimula un viaje en la biografiá humana en el camino hacia el descubrimiento del “yo verdadero”, esencial para entregar amor a nuestros hijos de manera positiva.

Nadie nace sabiendo ser madre, todas aprendemos sobre la marcha, junto a nuestros pequeños.

Sólo debemos dejarnos llevar por el amor, entregarnos a nuestros hijos, tenerlos a nuestro lado, ayudarlos a crecer felices.

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies