Rinoceronte Naranja

rinoceronte naranja

El otro día en facebook me encontré con muchos dibujitos y posts sobre un rinoceronte naranja,curiosa fui a ver de que se trataba, en pocas palabras es un reto que ha creado una mamá estadounidense “El desafío del rinoceronte naranja” con una meta precisa : no gritar a los niños.

 

Me parece excelente la iniciativa, muchas madres se han unido (aquí y aquí por ejemplo) tiene también un grupo de facebook donde las madres que se unen al reto pueden hablar de sus logros o dificultades: un apoyo imprescindible.

 

Personalmente llevo casi 2 años sin usar los gritos en casa, eliminé los gritos no por un reto que me propuse sobre este tema en particular sino gracias a un camino de crecimiento personal que emprendí empezando con analizar mi biografía humana y eliminado de mi vida todas las actitudes negativas con las que me había criado para criar a mis hijos de una forma más justa, más respetuosa y amigable.

 

Sin embargo me uno al reto con otro objetivo que varias veces mis hijos me han hecho notar con una frase superbonita – mamá, está más bonita cuando sonríes – así que mi reto va a ser estar siempre sonriente, pase lo que pase.

 

Aquí abajo copio los 12 pasos que la creadora del reto propone en su web para seguirlos tú misma si quieres seguir este reto o crearte el tuyo proprio como yo:

 

Paso 1

Reconocer que necesitas cambiar: comprométete al cambio reconociendo que eliminar una costumbre negativa es un trabajo duro, que requiere mucha energía y compromiso, hay que tomarlo en serio y hacer de este desafío una prioridad.

 

Paso 2

Establecer un objetivo: ni poco ni demasiado sino motivante y medible tipo una semana sin gritar

 

Paso 3

Compartir el objetivo : la meta es contarle a las personas a nuestro alrededor nuestro reto para hacer concreta la idea .

 

Paso 4

Crear una red de apoyo: eligir a quienes nos pueden dar apoyo para poder cumplir con la meta Según la “Mamá Rinoceronte Naranja” hay cuatro tipos de personas:

 

1.- las que puedes llamar cuando tengas ganas de renunciar y que siempre te dirán que no lo hagas.

 

2.- las que van a contestar a tus mensajes de desaliento con un “no lo hagas”.

 

3.- Tus hijos,que se darán cuenta de que estás a punto de gritar y te lo harán notar enseguida.

 

4.- Un grupo de Facebook, donde encontrar consejos, apoyo y comprensión

 

Paso 5

Identificar qué provoca los gritos: es necesario para establecer un sistema de alarma mental, identificar los problemas, tener conciencia de nosotras mismas y optar por prevenir los gritos

 

Paso 6

Comenzar lentamente a practicar: es difícil dejar de gritar de un día para otro, pero podemos seguir gritando lejos de los niños y remplazar los gritos por sonidos, silbidos o ssss… “La clave aquí es repetir y aceptar que ‘no siempre puedo controlar las acciones de mis hijos, pero SIEMPRE puedo controlar mi reacción’” dice “Mamá Rinoceronte naranja”

 

Paso 7

Continuar practicando: una vez superada la primera meta y nos daremos cuenta que tenemos el control sobre nostras mismas y … podremos seguir trabajando hasta encontrar nuestro ritmo.

 

Paso 8

Mantener siempre presente la meta : poner recordatorio del reto que te has propuesto en forma de mensaje pegados en la casa, adornos o ropa naranja , etc …

 

Paso 9

Perseverar en el desafío: “Mamá Rinoceronte naranja” reconoce que debió recomenzar su reto en varias veces, algo que la hizo sentir mal. Pero se dio cuenta que es un proceso largo, que necesita tiempo. Dice “Dejé de ser tan dura conmigo misma y cuando gritaba, me perdonaba, le ofrecía disculpas a mis hijos y prometía seguir intentándolo”.

 

Paso 10

Celebrar cuando tenemos éxito: ser creativas y cuando cumplimos la meta de quedar calmadas hacer algo para celebrarlo : apuntarlo con un dibujo bonito en un lugar donde lo vemos a menudo

 

Paso 11

Dejar de gritar, comenzar a pensar y continuar en calma: las clave es el consejo que cuando sentimos que queremos gritar, cerremos tu boca, apretemos las manos y contemos hasta 10, analizando lo que nos hizo levantar la voz y buscando una manera de calmarnos y de quedar calmas.

 

Paso 12

Recordar que no estamos solas: “Muchos creen en ti y están allí para ayudarte” dice “Mamá Rinoceronte naranja” y allí la importancia del grupo de Facebook.

En definitiva pienso que el reto es COMPRENDER porque gritamos y nos enfadamos con los niños.

 

La respuesta es fácil pero pocas veces la vemos porque es “fea” : gritamos a los niños porque están allí, están indefensos y seguirán queréndonos.

 

Gritamos a los niños porque no podemos gritar al jefe de trabajo si no nos despediría o al marido porque podría dejarnos … pero los niños están siempre a nuestro lado, no se pueden defender gritando más fuerte y no pueden dejarnos … los niños siguen queriéndonos por cuanto les gritemos o les peguemos … por esto nos aprovechamos de ellos y descargamos en ellos nuestra adrenalina, la rabia acumulada en el trabajo o en los conflictos de pareja.

 

Mi propuesta, además de los pasos de la “Mamá Rinoceronte naranja” es analizar nuestra biografía para analizar en que momento de nuestra infancia hemos aprendido la ansiedad, hemos acumulado rabia y rencor, hemos aprendido a comunicarnos con gritos, malas miradas o caras feas.

 

Hondonar en nuestra biografía es, según mi punto de vista, la verdadera clave, no sólo para eliminar los gritos o las actitudes violentas con los niños sino para limpiar nuestro interior y vivir felices en primer lugar nosotras mismas para trasmitir esta actitud a nuestros hijos y a todas las personas que están nuestro alrededor.

 

Trackbacks

  1. […] que, como llevo días recibiendo en mis rincones online al Rinoceronte Naranja, creo que es momento de que le abra la puerta y vea si podemos convivir […]

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies