Ser madre es un hermoso camino de crecimiento personal

la maternidad es un hermoso camino de crecimiento personal Escribo este post en la tranquilidad del porche de mi nueva casa, sola, un té frío a mi lado y como único sonido el canto de las cigarras … mis hijos se han ido al rio con sus abuelos, los padres del papá de mi hijo menor, pero que son, claramente, los abuelos de los 2.

Como sabes, soy soltera y me llevo bien con el papá de mis hijos aunque su nombre no figure en los documentos y no tenga obligaciones legales ni económicas y claramente me llevo bien también con su familia.

Pero estas pocas frases, este panorama de mi tarde que te he pintado en pocas palabras, dice mucho.

 

Habla del camino de limpieza de educación machista que he hecho admitiendo ser una madre soltera, disfrutando de cada día al lado de mis hijos, no necesitando una pareja al lado por ser una “manzana completa” y una familia feliz, sino aceptando en mi interior que nosotros, los 3 juntos, YA somos una familia feliz, viéndolo en las sonrisas de mis hijos … cada día.

 

Habla del coraje que he tenido eligiendo ser la única responsable de unas pequeñas vidas en crecimiento.

 

Habla de la fuerza que  tengo cada día por lidiar con las discriminaciones, siempre menos pero aún presentes en las miradas y en los comentarios de más de uno/a.

 

Habla del camino que limpieza de pensamientos negativos  para eliminar los rencores hacia el papá de mis pequeño permitiendole ser papá de una forma diferente,huyendo del patriarcado en el que he sido educada, respetando sus ideas, cambiando las mías, evolucionando hacia una relación basada en el cariño, en el conocimiento y en la comprensión mutuos y que tiene por finalidad la educación de nuestros hijos, una relación que no se basa en la obligación legal o moral sino en el cariño natural que cada persona desarrolla cuando ayuda unos niños a crecer.

 

Habla de la abertura mental de un hombre que se ha visto criando a una niña que no era “suya” cuando ningún niño es “nuestros· sino del mundo, nosotros sólo estamos de paso en sus vidas pero justamente en los años en que nuestros hijos cogen sus valores, se abren al mundo exterior y nosotros estamos llamados a presentárselo no bajo leyes y obligaciones que establecen nuestra presencia a su lado sino en base a la ley del amor, del respeto, de la comprensión para que ellos un futuro sean personas llenas y felices.

 

Habla del crecimiento personal de unos abuelos, de la aceptación de las relaciones diferentes, de la decisión de sentir “suya” una nieta que no es de sangre pero lo es de corazón, del ligamen afectivo que se ha instaurado con los años, entre ellos, mis hijos, y también yo, que, justo por no ser obligatorio es más fuerte, más puro.

Habla de como ellos mismos han dejado a un lado las ideas patriarcales para inventar con sus nietos una forma de ver la función de abuelos nueva y diferente de los demás.

 

Y habla de lo más importante, de lo más básico, si sólo abrimos los ojos, pero más que nada el corazón y los sentidos, y nos ponemos a pensar: que la función de nuestros hijos es llevarnos hacia un camino de crecimiento personal, es ayudarnos con sus sonrisas a lidiar los problemas, a guiarnos con su inocencia hacia el descubrimiento de nuestra “niña interior”y a enfocarnos sobre nuestras responsabilidades y nuestros errores, a empujarnos a ser mejores personas para criar hijos felices, mejores adultos de mañana.

 

Porque ser madre, y padre y abuelos … es un HERMOSO CAMINO DE CRECIMIENTO PERSONAL.

 

  

 

Analizamos este y otros temas más en profundidad en el Grupo DepurAlma DepurVida

 

 

 

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies