Sólo un caso …

 

 

Escena

El hombre fuera intentando tirar abajo la puerta gritando – Porque YO sufro mucho

La mujer sujetando la puerta con un viejo congelador … lo más pesado que he encontrado en la casa

Al final salta – Voy a llamar a la policía

Coge el teléfono mientras valúa si puede dejar de sujetar el congelador

Será suficiente?

Por los nervios y el miedo se equivoca, marca 012

El hombre da otro empujón, fuerte, muy fuerte, el cristal tiembla, el postigo se entreabre y la mujer puede ver su cara de rabia y venganza, sus ojos que ya la ven en el sueldo,humillada,  pateada, ensangrentada …

Esa cara da tanto miedo …

– Hola soy X, en que puedo ayudarla? – voz de postal

– Mira, están intentando tirar abajo la puerta de mi casa- atropellado y sin aire

 

Paran los golpes

– Ah, pero esta no es la guardia civil, tienes que llamar al 061

¿Cómo puede esta tía no ponerse nerviosa? No se da cuenta de la situación?

– Ah, muchas gracias

 

El tío se aleja calle abajo despotricando

 

La mujer llama al 061 mientras sus manos tiemblan

– Hola, esta es urgencia de la cuidad X (a cuarenta minutos de distancia de la mujer)-

– Sí, … pero, de la ciudad X? No hay uno más cerca?

– No, esta es la central …

– Ah, estaban intentando entrar dentro de mi casa y como estoy sola llamé-Además le explica la situación, es su ex, bla bla bla y… esta noche ha vuelto …

– Tienes una orden de alejamiento?

– Pues no, es la primera vez que pasa algo así

– Ah … pero ya se ha ido?

– Bueno, yo pienso que sí, no sé …

– Mira, ahora no hay coches, pero en a lo largo de la noche lo mismo pasamos …

– Bueno, si podéis pasar me hacéis un favor

– Ah, y si vuelve a venir llama que venimos (en un cuarenta minutos ?¿) otra cosa, me puedes dar los datos del agresor?

– Pero, la denuncia …

– No, si esto no es para denuncia ?¿?¿?¿?¿?¿ pero para saberlo …

¿ Para saber a donde ir a picar mañana a la mañana después de recoger mi cadáver?

Le da los datos.

– Bueno, veremos si podemos pasar, y cuídate.

 

No pasan en toda la noche, la mujer lo sabe porque ha estado despierta todo el tiempo, atenta al mínimo ruido, asomándose a la ventana con unas tijeras de cocina en la mano y el teléfono en la otra … y con la cara desencajada.

 

Después de 7 horas vuelve, lo escucha, mira, y lo ve pasar por la calle, vuelve a llamar a la policía, lo mismo esta vez se lo toman en serio

 

Llama la central

– Pero sólo ha pasado? No ha gritado ni aporreado la puerta?

– Pues no, por ahora..

– Y me ha dicho que no tiene orden de alejamiento

– Pues no …

– Entonces no podemos hacer nada ¿?¿?¿?¿?

– Bueno, pero el miedo lo tengo igual, … entonces si vuelve a meter bronca, llamo

– Sí, eso. Buenas noches

 

Y sigue rondando alrededor de la casa, en silencio pero ella sabe que está allí …

 

 

Y esta es una historia REAL, de la España de HOY, relatada por una mamá no sólo maltratada a nivel psicológico por un hombre perverso sino que además ninguneada por los servicios policiales, esos mismos servicios que empapelas sus cuarteles con carteles con mensajes bonitos pero, por lo que se ve, nadie lee.

Así como nadie lee las estadísticas, estadísticas que hace sólo algunas noches podían haber aumentado.

Y así como nadie lee el periódico donde cada día, cada día, hay un caso de violencia de genero.

Casos que llegan al periódico cuando es demasiado tarde, casos que podían, lo mismo podían, ser resueltos ANTES de que esa puerta se rompiera y ese hombre entrara, con todo su amor y su sufrimiento, a descargar su furia.

Casos que lo mismo, probablemente, han sido ninguneado en un principio, se la ha dicho la victima –si esto no es para denuncia– o no se ha ido a su casa a ver que pasaba.

 

… y cuando se ha ido era demasiado tarde.

 

 

 

 

 

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies