¿Soy mala si no me gustan las princesas?

Sé que el título de este post te ha llamado la atención, y a mí también me llamó la atención esta pregunta que me hizo mi hija, hace ya 5 años.

Ya la había vista venir del cole pensativa pero decidí esperar a ver si confiaba en mí y me decía lo que la preocupaba.

Vino fuera a la mañana, mientras bajábamos a la parada del bus, pisando charquitos de agua y hojas secas.

 

¿Soy mala si no me gustan las princesas? 

 

Y yo vi una niña, mi niña, apartada de su grupo de amigas porque, claro …. a ella no le gustan las princesas.

La vi jugando sola.

La vi sin entender que había hecho mal para que la apartaran si lo que ella sentía, lo que para las demás eran tan importante,  era sólo que no le gustaban las princesas. 

Vi todo esto pero tuve que manejárlo desde fuera, desde los ejemplos sencillos que los niños de 4 años entienden.

No, no eres mala si no te gustan las princesas, a cada uno le gusta lo que le gusta y no es malo por ello. A mí me gusta el ajo, verdad? – su carita pensativa y haciendo sí con la cabeza – a ti no, verdad? – cara de asquillo – y soy más mala porque me gusta el ajo? o tú eres más buena porque no te gusta? – su cara iluminándose – o al revés? – mi sonrisa, la suya.

Ha entendido, no es mala para que le gustan las princesas, a cada uno le gusta lo que le gusta y no es malo por ello. 

 
 

Han pasado 5 años y esa niñita ha perdido la cara regordecha, ha crecido hasta llegar casi a mi altura y se ha estilizado.

Y ha tan interiorizado el hecho de que a cada uno le gusta lo que le gusta que cuando alguien le dice que le debería gustar algo que no le gusta o al revés, levanta los hombros y sonríe, como apreciando el chiste, y sigue haciendo lo que le da la gana.

Evita juntarse con grupos de niñas que las juzgan o juzgan a los demás .. simplemente porque le da fatiga, no entiende como ellas no puedan entender y no quiere explicarlo porque sabe que no van a entender, por otro lado ella misma no va a meterse a juzgar a los demás … porque ella sabe quién es y por tanto respeta a los demás.

Sabe lo que le gusta y lo que no le gusta y se quiere exactamente como es … no va a cambiar por ser de las que juzgan, por estar integrada, no le merece la pena, no le ve sentido ninguno.

Sin embargo, si hay una compañera rezagada, una compañera de etnia gitana o extranjera que no sabe hablar castellano bien y no se sabe comunicar, ambos casos ejemplos que ha vivido en la clase, se acerca a ellas, las invita a jugar con su sonrisa honesta, las coge de la mano, las ayuda …

Y si ellas quieren jugar a princesas … ella juega con ellas … porque aunque a ella no le gustan … a su amiga sí y por que su amiga esté contenta ella juega a princesas. 

 
 

El otro día, después de la conferencia del programa Tiempo Femenino, con Azucena Caballero, hablábamos sobre los resultados de la crianza con apego, ella con el gran orgullo de ver su hijo ser admitido en uno de mejores conservatorios del mundo … y nosotras alegrándonos y pensando en los resultados de nuestros hijos, de nuestra crianza, tirando sumas empujadas por su entusiasmo.

Por esto me vino a la mente este episodio que comparto contigo porque el resultado de mi crianza con apego es mi hija, con casi 10 años: segura de si misma y que se respeta a si misma y  convencida de quién es … y con una empatía tan grande que no cabe en una niña tan pequeña, que brota de su sonrisa y de su mirada honesta.

sonrisa

Sé que esa marca de agua le afea la carita pero quiero estar segura compartiendo sus fotos en la red. Sé que entiendes 🙂 .

 

Y sí, la crianza con apego DA resultados, aunque podamos estar agotadas por toda esta entrega que nos piden cada día por años, especialmente los primeros.

La crianza con apego hace que una niña de menos de 5 años si sienta segura de pedir a su madre sobre algo que la angustia.

El vínculo hace que ella me crea a mí antes que a todos porque sabe que yo siempre le voy a decir la verdad y siempre voy a querer lo mejor para ella. 

El respeto hace que se sienta segura de ella misma, que sepa quién es y se respete, si no quiere jugar con algunas niñas … levanta los hombros y a otra cosa.

El cariño hace que aprenda a prodigar cariño, a mirar a los ojos a las niñas dejadas a un lado  y a saber como están, a llevarlas en pocos minutos a correr y a sonreír.

 

La crianza con apego DA  resultados.

 

GRANDES resultados porque nuestros hijos son GRANDES PERSONAS.

 

 

 

 

Comments

  1. Graciela says:

    Excelente post Lily! Gracias por compartir las características de la crianza con apego, con ejemplos claros.

    • Gracias a ti por pasarte por aquí Graciela 🙂
      A veces las mamás con niños tan pequeños sienten que todo la entrega que están dando no llega a nada … este post para reconfortárlas y animarlas porque la crianza con apego DA resultados, lo que pasa es que tardan años en verse cumplidos … y ese día nos sentimos TAN orgullosas.
      Un abrazo grande

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies