¡Viejas creencias sobre mi maternidad, al ropero!

Graciela SusanaHoy cuento con la aportación de Graciela Susana de Alimentación Rítmica

La capacidad de romper viejos esquemas de pensamiento relacionados con tu maternidad es una de las habilidades que tienen las mamás de Alimentación Rítmica. Y es que elaborar un formato de maternidad que se ajuste solo a nosotras, y nada más que a nosotras, requiere en principio, tener la mente abierta.

Cada idea, valor o conceptos, incluso prejuicios, que fuimos experimentando a lo largo de nuestra vida, se van estructurando a modo de esquemas mentales. ¿Qué te parece llamarlos lentes o simplemente gafas? ¿Alguna vez probaste ponerte las gafas de otra persona? No se ve para nada bien si no son nuestros anteojos recetados, que están diseñados pura y exclusivamente para nuestras necesidades. Con la realidad pasa lo mismo. Cada una de nosotras ve la realidad que la rodea desde su propio cristal. Estas gafas invisibles nos muestran una única forma de “ver” y comprender las situaciones, y nosotros por lo tanto actuamos en consecuencia.

¡Consecuencias son después las que padecemos por tener esta mirada limitante ante la realidad que nos sorprende!

viejas creencias sobre la maternidadphoto credit: Xavier P. Garcias via photopin cc

 

Situación:

Cuando nació mi hijo todos me sugerían quedarme en casa aproximadamente un mes, para preservarlo de no sé de qué monstruo que vive aparentemente al cruzar el umbral de mi casa. Por H o por B, tardé no más de diez y ¿saben donde fui? ¡A la peluquería!

¡No se imaginan cuando entré con un bebé de doce días en mis brazos! ¡Yo orgullosísima de semejante bombón, pero sentí las miradas de las señoras mayores que se incrustaron en mi, cual filosos cuchillos sobre la piel!

– ¡Pero nena! ¿Cuánto tiempo tiene esa criatura? ¿Qué haces acá que no estás en tu casa?

Mi respuesta fue rotunda -: ¡Le estoy poniendo buena onda al post parto señora!

Conclusión: Todas aplaudieron, incluso mi peluquero.

Muchas veces no tener la mente abierta ante las oportunidades actúa como una dura pared para apostar al cambio y alcanzar el bienestar. En este caso, fue una situación relacionada con el puerperio, etapa tan sensible para la mujer. Pero definitivamente hay que romper moldes viejos.

El equilibrio está en las bases del sentido común, no en la mirada del otro.

Entonces, comienza a poner en tela de juicio tu forma de actuar ante situaciones cotidianas que no se ajustan con la mejor versión de mamá que tú tienes pensada para ti.

¿Si tienes otras representaciones de lo que es ser madre, por qué replicas aquellas que no quiero para tí?

¿Qué barreras te impiden diseñar tu propio formato de mamá?

Busca todas las alternativas posibles animándote a ser creativa en tus respuestas.

Los momentos difíciles son los que exigen tener mayor perspectiva. Entonces, a renovar los pensamientos. ¿Por qué? Porque todo aquello que se puede pensar, se puede alcanzar si uno se compromete con la idea y busca las herramientas necesarias para modificar las acciones.

¡Y claro, puedes empezar hoy mismo! Lo importante es tomar acción.

Ayudemos a Doña Rosa (hay que actualizar este nombre) Ayudemos a Rose. Rose es una mujer como vos y yo, que tiene muy arraigada y maneja muy bien la idea de mujer profesional. ¡Felicitaciones Rose! Al nacer su primer hijo, nunca lo dudo, tenía decido hacer lo que hicieron su abuela enfermera, su madre empleada pública y su hermana médica: tomarse los 45 días de licencia por maternidad y seguir trabajando. ¡Se equivocan las que a esta altura del artículo creen que voy a emitir juicio sobre las mamás que trabajan o las mamás que se quedan en casa! Y es que hay que recordar que cada uno ve la realidad con diferentes gafas, según las experiencias pasadas y actuales. Pero ayudemos a Rose. Le diríamos:

Ni intentes reprocharte acciones del pasado.

Cuestiona todo aquello que implique tu respuesta automática. Piensa si te hace feliz o simplemente lo hiciste hasta ahora porque no creías que se podía hacer diferente, o porque te representaba un desafío que hasta el momento no querías tomar. Por ejemplo, ¿Si Rose no iría a trabajar a dónde va diariamente, qué haría? ¿Qué la haría más feliz? ¿Qué le impide hacer eso que la haría más feliz? ¿Estará segura que su respuesta no está fundada simplemente en ideas o miedos que le impiden actuar de forma diferente?

Tomate tiempo, muy poco, pero tiempo al fin, para lograr un modo de pensar reflexivo y dinámico. Que nada tienen que ver con enlazarse al pasado o llenarse de ansiedad por el futuro. Simplemente es estar dispuesto a mirar desde otras perspectivas, recibir nueva información que te permita caminar hacia una maternidad plena. E insisto: maternidad plena es lo que mejor se ajusta a lo que quieres para ti (y no siempre la respuesta es quedarse en casa)

¡Pone en tela de juicio añejos esquemas de pensamientos, desecha los poco prácticos y sacude las estructuras de aquellas creencias muy rígidas y que no se ajustan a lo que te hace bien.

Recuerda siempre volver a las fuentes del sentido común y la intuición, de acuerdo a tus gafas, a tu realidad y no a la de tu amiga. Ten confianza en ti. El resultado: vas a lograr ser la mejor mamá que puedas ser y esa es tu gloria.

Y tú mamá, ¿qué ideas sobre la maternidad no se ajustan a ti y quieres hoy mismo guardarlas para siempre?

¡Visita Alimentación Rítmica! Tenemos muy buenas preguntas, para ayudarte a diseñar tu mejor versión de mamá. Y recetas simples, económicas y saludables, para acompañarte en el proceso.

Deja Tu Comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies